Siglo XXI. Diario digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Tienda Siglo XXI Grupo Siglo XXI [ Cambiar a versión móvil ]
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

Vivir en un país violento acorta la vida hasta 14 años, según un estudio

viernes, 3 de febrero de 2023, 20:00 h (CET)

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)


La esperanza de vida en los jóvenes puede acortarse hasta 14 años en los países violentos en comparación con las naciones pacíficas y la duración vital en esos lugares resulta menos predecible, incluso para quienes no están involucrados en ningún conflicto.


Esa es la conclusión de un estudio realizado por seis investigadores pertenecientes a instituciones de Alemania, Austria, Dinamarca, Emiratos Árabes Unidos, España y Reino Unido, y publicado este viernes en la revista ‘Science Advances’. Uno de sus autores es Tim Riffe, de Ikerbasque y el Grupo de Investigación en Determinantes Sociales de la Salud y Cambio Demográfico de la Universidad del País Vasco.


El trabajo revela un vínculo directo entre la incertidumbre de vivir en un entorno violento, incluso para quienes que no están directamente involucrados en la violencia, y una 'doble carga' de vidas más cortas y menos predecibles.


Según la investigación, las muertes violentas son responsables de una alta proporción de las diferencias en la incertidumbre de por vida entre países violentos y pacíficos. “El impacto de la violencia en la mortalidad va más allá de acortar vidas. Cuando las vidas se pierden rutinariamente a causa de la violencia, los que quedan se enfrentan a la incertidumbre de quién será el siguiente”, apunta el estudio.


José Manuel Aburto, del Centro Leverhulme para la Ciencia Demográfica de la Universidad de Oxford y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (Reino Unido), apunta: “Lo que encontramos más sorprendente es que la incertidumbre de por vida tiene una mayor asociación con la violencia que la esperanza de vida".


Los investigadores utilizaron datos de mortalidad de 162 países y el Índice de Paz Global entre 2008 y 2017 para concluir que las naciones más violentas son también las que más contribuyen a ello, mientras que hay un patrón similar por homicidios y violencia interpersonal en América Latina.


GUERRA EN UCRANIA


La incertidumbre de por vida fue notablemente baja entre 2008 y 2017 en la mayoría de los países del norte y sur de Europa. Aunque Europa ha sido la región más pacífica durante el periodo analizado, la invasión rusa de Ucrania tendrá un impacto, según los autores.


En los países ricos, la reducción de la mortalidad por cáncer ha ayudado recientemente a disminuir la incertidumbre de por vida. Pero, en las sociedades más violentas, esta es incluso experimentada por quienes que no están directamente involucrados en la violencia.


“Los ciclos de pobreza-inseguridad-violencia magnifican los patrones estructurales preexistentes de desventaja para las mujeres y los desequilibrios fundamentales en las relaciones de género a edades tempranas. En algunos países de América Latina, los homicidios de mujeres han aumentado en las últimas décadas y la exposición a ambientes violentos conlleva cargas sociales y de salud, particularmente para niños y mujeres”, recalcan los autores.


Ridhi Kashyap, del Centro Leverhulme, subraya que, "si bien los hombres son las principales víctimas directas de la violencia, es más probable que las mujeres experimenten consecuencias no fatales en contextos violentos". “Estos efectos indirectos de la violencia no deben ignorarse, ya que alimentan las desigualdades de género y pueden desencadenar otras formas de vulnerabilidad y causas de muerte”, apostilla.


Según el informe, la esperanza de vida más baja suele estar asociada con una mayor incertidumbre durante la vida. Además, vivir en una sociedad violenta crea vulnerabilidad e incertidumbre y eso, a su vez, puede conducir a un comportamiento más violento.


Los países con altos niveles de violencia experimentan niveles de esperanza de vida más bajos que los más pacíficos. Así, hay una brecha de alrededor de 14 años en la esperanza de vida entre los países menos y más violentos.


Noticias relacionadas

El rey Felipe VI recibe un cupón de la ONCE junto a los presidentes de Uruguay y Portugal

Ceapa premia a los astronautas Sara García y Pablo Álvarez por ser “un ejemplo inspirador” de la calidad de la educación pública

Alegría: “El reconocimiento y profesionalización de la función directiva es una pieza fundamental para el éxito de la reforma educativa”

Una carrera reúne el domingo en Madrid a miles de corredores solidarios que apoyan la educación de niños vulnerables

UNAD denuncia la “invisibilidad” de las personas con discapacidad y adicciones y pide servicios de atención “específicos”

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris