Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

La lamivudina podría tener "efectos muy interesantes" en personas con síndrome de Down, según una investigación en ratones

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 30 de junio de 2022, 20:10 h (CET)

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)


La lamivudina podría tener "efectos muy interesantes" en personas con síndrome de Down, según un estudio en ratones que explica la investigadora y experta Mara Dierssen, que trabaja junto al equipo del Centro de Regulación Genómica (CRG) y el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa.


En una entrevista en 'sindromedown.net', explica que según los primeros resultados de dicha investigación, todavía en una fase muy inicial en la que se estudian los efectos en ratones, la lamivudina podría tener “efectos muy interesantes” a nivel cognitivo para las personas con síndrome de Down.


Sin duda, se trata de un avance científico que podría tener consecuencias muy positivas para las personas del colectivo. Sin embargo, todavía es pronto para conocer realmente los efectos de este fármaco y habrá que esperar varios años a los resultados concluyentes de la investigación para confirmar su impacto.


Según explica, la lamivudina es un fármaco antirretroviral que se emplea para el tratamiento de adultos y niños infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el virus que causa el sida, y que pertenece a la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa del VIH. Se utiliza también para el tratamiento de la hepatitis B (VHB) crónica.


Hace un par de años, relata en la entrevista, unos investigadores de Estados Unidos descubrieron que la lamivudina disminuye la respuesta del interferón (IFN) y tiene importantes efectos antiinflamatorios en ratones. El IFN cumple un papel fundamental en la defensa contra los virus, de hecho, pero la respuesta exacerbada de IFNI produce inflamación, que se ha asociado con alteraciones cognitivas y neurodegeneración. De hecho, de los fármacos que se ensayaron, el genérico lamivudina destacó por su actividad y sus bajos efectos secundarios.


Así pues, "los efectos de la lamivudina son muy interesantes en el contexto del síndrome de Down porque precisamente entre los genes triplicados del cromosoma 21, hay cuatro relacionados con el IFN y eso produce una respuesta exacerbada en personas con síndrome de Down, como si estuvieran combatiendo una infección viral de forma sostenida".


"En el estudio con ratones, observamos que los ratones trisómicos que recibieron lamuvudina se produjo una reducción significativa de la hiperactividad motora y un rescate completo de la memoria de reconocimiento, cuya correcta ejecución depende de dos regiones afectadas en las personas con síndrome de Down: el hipocampo y la corteza cerebral".


FÁRMACO YA APROBADO


Sobre las expectativas que representa este hallazgo, precisa que por ahora "se trata de una investigación preclínica, pero la ventaja de la lamivudina es que es un fármaco ya aprobado y además está disponible como especialidad farmacéutica genérica por lo que los costes de investigación y desarrollo, aunque no son nulos, son muy inferiores a los de un medicamento que contenga un fármaco de nueva aprobación. Ello quiere decir que muy posiblemente podremos iniciar estudios clínicos en breve".


"Al igual que otros fármacos, si la lamivudina produjera una mejoría, aunque fuera pequeña supondría un gran paso" para las personas con síndrome de Down. "Pero, aunque los resultados son alentadores, queda mucho trabajo por hacer. Si tratamos con lamivudina, actuamos sobre la respuesta del interferón y la inflamación, pero no sabemos cuánto tiempo durarían los efectos. Aunque desde luego, en las personas con síndrome de Down la respuesta exacerbada del interferón y la inflamación son sin duda una parte importante del síndrome".


Sobre la relación que podría tener el uso de este fármaco en relación al alzhéimer, explica que la lamivudina "reduce significativamente la inflamación relacionada con la edad y otros signos de envejecimiento en ratones, por lo que su utilización temprana ayudaría posiblemente a prevenir la neurodegeneración".


Según precisa, en personas con VIH lleva años utilizándose, pero en personas con enfermedad de alzhéimer "solamente hay un ensayo clínico piloto en marcha, cuyo objetivo es evaluar la capacidad de lamivudina para penetrar en el sistema nervioso central, y suprimir la neurodegeneración". El otro objetivo es evaluar la seguridad y la tolerabilidad en pacientes con enfermedad de alzhéimer en estadio temprano, y este estudio proporcionará los datos iniciales sobre la seguridad y eficacia en la enfermedad de alzhéimer para poder realizar futuros ensayos.


Sobre el tiempo que podría tardar el equipo de investigación en tener resultados concluyentes, explica que en este momento están "realizando estudios para identificar precisamente en qué medida la normalización de la respuesta del interferón y la actividad antiinflamatoria están presentes en el cerebro de los ratones trisómicos y cómo se correlacionan estos aspectos con la eficacia para revertir el déficit cognitivo de memoria hipocampo-dependiente. Pero además, estamos preparando un primer ensayo clínico en colaboración con la Fundación ACE para tratar con lamivudina a personas con deterioro cognitivo leve y comprobar si mejora su evolución, ya que muchas de estas personas acaban desarrollando demencia".


Al ser preguntada por el tiempo que podría tardar el fármaco en estar disponible en caso de que el resultado de la investigación fuera positivo en humanos, precisa que ya está disponible en su forma genérica.


En relación a la investigación sobre la EGCG-epigalocatequina galato en la que ya se ha demostrado que puede mejorar la memoria y el aprendizaje de las personas con síndrome de Down, explica que ya han finalizado el estudio pediátrico e informarán "en breve" sobre los resultados, "tan pronto salga a la luz pública el trabajo".


Preguntada sobre si existen nuevos datos de alguna otra investigación destacable para el colectivo de personas con síndrome de Down, explica que en este momento "hay varios grupos trabajando a nivel internacional en mejorar las alteraciones inmunológicas en personas con síndrome de Down, ya que se ha corroborado que tal como decimos la exacerbación de la respuesta del interferón podría ser un mecanismo clave incluso para las deficiencias cognitivas. Otras líneas prometedoras son las que utilizan la neuromodulación, y los tratamientos multimodales".


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Unos 2.500 antitaurinos se manifiestan en Las Ventas por la “abolición” de la tauromaquia

La reina Sofía participa en la suelta de dos tortugas en Mallorca

Unos 2.500 animalistas llaman "traidor" al PSOE por excluir a los perros de caza de la ley de bienestar animal

Atresplayer Premium estrena mañana ‘La novia gitana’

La Xunta de Galicia felicita a Aspronaga por sus 60 años al servicio de las personas con discapacidad

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris