Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

La erupción cutánea por viruela del mono puede afectar a los ojos en el 20% de los casos

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 30 de junio de 2022, 15:04 h (CET)

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)


La erupción cutánea por viruela del mono puede propagarse en el 20% de los casos a la conjuntiva, la membrana que recubre la parte blanca del ojo, así como producir inflamación de la córnea denominada queratitis, según destacaron los especialistas del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega (IOFV).


Según informó este jueves el IOFV, la viruela del mono puede generar graves consecuencias para la salud ocular. En este sentido, el doctor Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso, de la Unidad de Córnea y Cristalino del IOFV, explicó que “esto se debe a que la córnea forma junto a la conjuntiva la superficie ocular, es decir, la primera capa de defensa del ojo. Por esta relación, y al ser ambas la primera envoltura del globo ocular, muchas veces se afectan de forma conjunta, como es el caso de la viruela del mono”.


Asimismo, añadió, “la queratitis es una inflamación que puede derivar en molestias oculares y también en pérdidas importantes de la agudeza visual, de hecho, puede acabar en ceguera”.


Además de las infecciones por virus, como el de la viruela símica, la queratitis puede producirse por bacterias, hongos y protozoos, sequedad ocular, irritaciones por agentes físicos y químicos (incluidos las radiaciones ultravioletas y el uso de lentes de contacto) y procesos alérgicos. Casi siempre estas queratitis son superficiales, pues afectan a las capas más externas de la córnea.


Entre los síntomas más comunes, además de la alteración de la agudeza visual, están el dolor agudo y la irritación, que pueden llegar a producir dificultad a la hora de parpadear.


SENSIBILIDAD A LA LUZ


A este respecto, la oftalmóloga del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, la doctora Pilar Quiroga, indicó que “también suelen ser habituales los ojos rojos, el picor ocular, el lagrimeo excesivo y, en muchas ocasiones, la fotofobia, es decir, el exceso de sensibilización a la luz”.


Con menos frecuencia puede haber afectación de capas profundas y entonces las consecuencias son más graves, llegando a ocasionar opacidades corneales permanentes.


Para tratarlas, es preciso un trasplante corneal denominado queratoplastia. Este trasplante puede ser lamelar, es decir, solo se trasplanta la parte afectada de la córnea (epitelio, estroma o endotelio).


“Hace unos años, la córnea solo se podía sustituir por otra completa, trasplantando todas sus capas. Ahora, los avances han permitido que podamos sustituir solo las capas dañadas, lo que reduce drásticamente el índice de complicaciones como rechazos, fallos del injerto o glaucoma, así como el tiempo de recuperación visual”, señaló el doctor Fernández-Vega.


El experto advirtió de que si no se trata o el diagnóstico se retrasa, la infección puede generar diferentes complicaciones, tales como infecciones virales recurrentes, inflamación crónica, reducción de la visión e, incluso, ceguera.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Alfonso Guerra defiende que "la transparencia es lo que mejor funciona en comunicación y en política"

Arrancan las charlas 'Reconduce tu vida' con trucos y consejos para convivir con la lesión medular sobrevenida

Florentino Pérez preside el Patronato de la Fundación Real Madrid que esta temporada ha ayudado a más de 75.000 personas y sus familias

Los mayores de 18 años de edad consumen 241 minutos al día de contenidos audiovisuales

El defensor del Pueblo recibe la Memoria del Ministerio Fiscal 2021

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris