Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

La contaminación del aire en la niñez cambia la conectividad cerebral en la preadolescencia

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 15 de junio de 2022, 15:03 h (CET)

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)


Una mayor exposición a la contaminación atmosférica en los primeros años de vida se asocia con una mayor conectividad funcional entre varias regiones cerebrales en la etapa preadolescente, mientras que la exposición al ruido del tráfico no muestra tal asociación.


Así se explica en un estudio liderado por ISGlobal, centro impulsado por la Fundación ‘la Caixa’. Los hallazgos, dados a conocer este miércoles, también indican que los primeros años de vida son el periodo más sensible de exposición a la contaminación atmosférica.


La contaminación atmosférica y el ruido relacionados con el tráfico están afectando a un número cada vez mayor de personas en todo el mundo. "Ya sabemos que los niños y las niñas son especialmente vulnerables al efecto de estas exposiciones, debido a su metabolismo inmaduro y a su cerebro en desarrollo", apunta Mónica Guxens, investigadora de ISGlobal y autora principal del trabajo.


De hecho, varios estudios realizados por Guxens y otros equipos han encontrado una asociación entre la exposición a la contaminación atmosférica durante la primera infancia y alteraciones en la estructura del cerebro.


En el nuevo trabajo, el equipo de investigación utilizó imágenes de resonancia magnética (IRM) para explorar si una mayor exposición a la contaminación atmosférica o al ruido podía asociarse también a posibles alteraciones en la conectividad cerebral (es decir, la forma en que interactúan distintas regiones del cerebro). "El uso de la IRM ha abierto nuevas posibilidades en el campo de la epidemiología, al permitir investigar la estructura y el funcionamiento del cerebro", recalca Guxens.


MÁS DE 2.000 MENORES


El equipo investigador utilizó datos de 2.197 niñas y niños del Estudio Generación R, nacidos entre abril de 2002 y enero de 2006 y residentes en Rotterdam (Países Bajos). Utilizando modelos de uso del suelo, estimaron los niveles de óxidos de nitrógeno (NOx y NO2) y de partículas en suspensión (PM) en los hogares de los participantes a diferentes momentos: durante el embarazo, desde el nacimiento hasta los tres años, desde los tres hasta los tres años y desde los seis años hasta la edad en que se realizó la resonancia magnética.


Los niveles de ruido debidos al tráfico rodado se calcularon utilizando los mapas de ruido existentes. Entre los 9 y los 12 años de edad, las personas participantes fueron invitadas a someterse a una resonancia magnética en estado de reposo, es decir, sin estímulos externos.


Los resultados muestran que una mayor exposición al NO2 y a la absorbencia de las PM2.5 (un indicador de las partículas de carbono negro) desde el nacimiento hasta los tres años, y al NOx desde los tres hasta los seis años, se asoció con una mayor conectividad funcional entre varias regiones cerebrales.


Las asociaciones se identificaron en áreas cerebrales predominantemente implicadas en dos redes que tienen funciones fuertemente opuestas: la red de tareas negativas (o ‘modo por defecto’) tiende a activarse en condiciones de reposo y la red de tareas positivas tiende a activarse durante las tareas que exigen atención.


"Todavía tenemos que entender las consecuencias de esta mayor actividad de ambas redes en condiciones de reposo, pero por ahora podemos decir que la conectividad cerebral en los niños expuestos a mayores niveles de contaminación atmosférica es diferente de lo que cabría esperar", subraya Laura Pérez-Crespo, primera autora del estudio.


El periodo comprendido entre el nacimiento y los tres años fue el de mayor susceptibilidad a la contaminación atmosférica y el carbono negro fue el contaminante más asociado a los cambios en la conectividad cerebral.


La principal fuente de carbono negro y gases de óxido de nitrógeno en las ciudades europeas son los vehículos diésel. La exposición al ruido en el hogar no se asoció con diferencias en la conectividad cerebral, a pesar de que varios estudios muestran que el ruido afecta al desarrollo cognitivo de los niños.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Los dinosaurios estaban en su apogeo antes de extinguirse tras el impacto de un asteroide

La fusión de dos estrellas abre un nuevo escenario en las explosiones estelares

Consumo advierte de la presencia de almendra no declarada en varios lotes de chocolate negro

El cambio climático agranda la brecha alimentaria entre el norte y el sur del Mediterráneo

Hallan el ADN más antiguo del mundo en sedimentos de hace dos millones de años en Groenlandia

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris