Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

La saliva del gusano de la cera puede degradar el plástico

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 24 de mayo de 2022, 11:42 h (CET)

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)


Un equipo de investigadores del CSIC ha descubierto que la saliva del gusano de la cera degrada el plástico, lo que podría tener numerosas aplicaciones en el tratamiento o reciclaje de residuos plásticos.


Este equipo descubrió en 2017 que esta especie de gusano (el lepidóptero ‘Galleria mellonella’) es capaz de descomponer el plástico (polietileno) y ahora han descubierto cómo lo hace: su saliva contiene unas enzimas (de la familia fenol oxidasa) que inicia la degradación del polietileno en poco tiempo y a temperatura ambiente.


Estas enzimas son las primeras y únicas que se conocen capaces de degradar el plástico polietileno sin pretratamiento, según Federica Bertocchini, investigadora del CSIC en el Centro de Investigaciones Biológicas (CIB-CSIC) que ha dirigido el estudio.


Los resultados del trabajo, pendiente de revisión, se han publicado en ‘preprint’ en el repositorio BioRxiv. El estudio ha contado con financiación de la Fundación Roechling (Alemania).


“Para degradar el plástico es necesario que el oxígeno penetre en el polímero (en la molécula de plástico). Este primer paso de oxidación, que normalmente es resultado de la exposición a la luz solar o a altas temperaturas, es un cuello de botella que ralentiza la degradación de plásticos como el polietileno, uno de los más resistentes”, explica Bertocchini, que agrega: “Por eso, en condiciones ambientales normales el plástico tarda meses o años en degradarse”.


“Ahora hemos descubierto que las enzimas de la saliva del gusano de la cera realizan este paso crucial: oxidan el plástico. Así, permiten superar el cuello de botella de la degradación del plástico y acelerar su descomposición”, señala.


El polietileno es uno de los plásticos más resistentes y utilizados. Junto al polipropileno y al poliestireno, integran el 70% de la producción total de plásticos. La contaminación por plásticos supone una amenaza para la salud y el medioambiente del planeta, por lo que urge encontrar soluciones para hacer frente a los residuos plásticos.


Una de las áreas de Investigación más prometedoras y con más potencial es la degradación de plásticos utilizando medios biológicos. Este proceso se conoce como biodegradación y está asociado a microorganismos como bacterias y hongos.


Sin embargo, hasta le fecha, solo un puñado de microorganismos pueden romper los resistentes polímeros plásticos del polietileno. Además, en la mayoría de los casos es necesario un pretratamiento agresivo que asegure la oxidación y permita así que los microorganismos tengan algún efecto (aunque lento) sobre el plástico.


GUSANOS ‘COME PLÁSTICOS’


Hace pocos años se abrió un nuevo campo de investigación al observarse que algunos insectos del género de los lepidópteros y los coleópteros eran capaces de degradar polietileno y poliestireno. “En nuestro laboratorio descubrimos el insecto que parece ser el más rápido de todos: las larvas del lepidóptero Galleria mellonella, conocido como gusano de la cera”, detalla Bertocchini, que recalca: “Estas larvas eran capaces de oxidar y descomponer los polímeros del plástico en muy poco tiempo (tras apenas una hora de exposición)”.


Bertocchini explica al respecto: “Hemos observado con detenimiento el comportamiento del gusano de la cera en presencia de polietileno y hemos descubierto que las enzimas presentes en la saliva del gusano (es decir, el líquido recogido de la boca del insecto) son capaces de degradar polietileno. El polímero en contacto con la saliva se oxida y se despolimeriza en unas pocas horas. Hemos identificado residuos degradados que se forman en presencia de su saliva”.


Además, este equipo de investigadores ha analizado la saliva con microscopía electrónica y ha observado un alto contenido en proteínas. “En la saliva hemos aislado dos enzimas que pueden reproducir la oxidación causada por el conjunto de la saliva”, indica la investigadora. Estas dos proteínas, bautizadas como Demetra y Ceres, pertenecen a la familia de las enzimas fenol-oxidasas.


“Hemos descubierto que la enzima Demetra mostraba un efecto importante sobre el polietileno, dejando marcas (pequeños cráteres) visibles a simple vista en la superficie del plástico; este efecto también quedó confirmado por la aparición de productos de la degradación formados tras la exposición del polietileno a esta enzima; la enzima Ceres oxida el polímero, aunque sin dejar marcas visibles, sugiriendo que las dos enzimas tienen un efecto diferente sobre el polietileno”, resume.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Ciudadanos tacha de “vergonzante” el “bloqueo” de la ley de la ELA

La Asociación Española de Consumidores alerta sobre el aumento de fraudes por el 'Cyber Monday'

El Instituto Imdea investiga la transformación de residuos urbanos en materias primas reutilizables

El 23% de los trabajadores españoles participa en programas de formación frente al 35% de la media europea

Médicos españoles crean un modelo de atención rápida de infecciones de transmisión sexual en prostitutas con adicciones

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris