Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

La contaminación y el ruido del tráfico pueden elevar el riesgo de insuficiencia cardíaca

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 6 de octubre de 2021, 18:52 h (CET)

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)


La exposición a la contaminación del aire y al ruido del tráfico de vehículos en el transcurso de varios años puede estar asociada con un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, y esa correlación parece ser aún mayor en las personas que son exfumadoras o tienen presión arterial alta.


Así aparece en una nueva investigación publicada hoy en la revista ‘Journal of the American Heart Association’, de la Asociación Americana del Corazón.


"Encontramos que la exposición a largo plazo a contaminantes específicos del aire y al ruido del tráfico vial aumentó el riesgo de insuficiencia cardíaca incidente, especialmente para exfumadores o personas con hipertensión, por lo que son necesarias medidas preventivas y educativas", apunta Youn-Hee Lim, autor principal del estudio y profesor asistente en la sección de salud ambiental del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Copenhague (Dinamarca).


En este sentido, este investigador añade que “para minimizar el impacto de estas exposiciones, se deben implementar tácticas públicas amplias, como medidas de control de emisiones”. “Se deben alentar estrategias como dejar de fumar y el control de la presión arterial para ayudar a reducir el riesgo individual", recalca.


El estudio se basa en el impacto de la exposición ambiental a largo plazo, específicamente por la contaminación del aire y el ruido del tráfico rodado, sobre el desarrollo de insuficiencia cardíaca en un grupo de enfermeras en Dinamarca durante un periodo de 15 a 20 años.


MÁS DE 22.000 PERSONAS


Los investigadores recopilaron datos de un estudio prospectivo de más de 22.000 enfermeras danesas de al menos 44 años y residentes en Dinamarca. Las participantes fueron elegidas en 1993 o 1999; cuando se inscribieron, cada una de ellas completó un cuestionario sobre el índice de masa corporal, los factores del estilo de vida (tabaquismo, consumo de alcohol, actividad física y hábitos dietéticos), las condiciones de salud preexistentes, la salud reproductiva y las condiciones de trabajo.


La información sobre los diagnósticos de insuficiencia cardíaca se recopiló a lo largo de los 20 años siguientes y los datos de las participantes se vincularon con el Registro Nacional de Pacientes de Dinamarca, que incluye registros sobre toda la atención médica proporcionada en los hospitales del país. Los datos de las pacientes se recopilaron hasta el 31 de diciembre de 2014.


El grupo de estudio vivía en zonas rurales, urbanas y suburbanas de toda Dinamarca. Para medir mejor la exposición individual a la contaminación del aire y el ruido del tráfico rodado, los investigadores mantuvieron registros de las direcciones residenciales de cada individua, incluidas las mudanzas a nuevas residencias.


Para determinar los niveles de contaminación del aire, las concentraciones promedio anuales de dos componentes, partículas finas (PM2.5) y dióxido de nitrógeno (NO2), se midieron utilizando un sistema danés de modelado de la contaminación atmosférica.


Los niveles de ruido del tráfico rodado dentro de un radio de tres kilómetros desde las direcciones residenciales de los participantes se calcularon utilizando un sistema modelo validado llamado Nord2000 y se midieron en decibelios (dB), la unidad estándar para la intensidad del sonido.


El análisis indica que, en un periodo de tres años, el riesgo de insuficiencia cardíaca aumentó un 17% por cada 5,1 microgramos por metro cúbico de incremento en la exposición a partículas finas; un 10% por cada 8,6 microgramos de aumento de exposición al NO2; un 12% por cada aumento de 9,3 dB en la exposición al ruido del tráfico rodado, y un 72% si se trata de personas exfumadoras.


"Nos sorprendió cómo dos factores ambientales, la contaminación del aire y el ruido del tráfico rodado, interactuaron. La contaminación del aire fue un contribuyente más fuerte a la incidencia de insuficiencia cardíaca en comparación con el ruido del tráfico rodado; sin embargo, las mujeres expuestas tanto a altos niveles de contaminación del aire como al ruido del tráfico vial mostraron el mayor aumento en el riesgo de insuficiencia cardíaca”, explica Lim.


Un 12% del total de participantes del estudio tenían hipertensión en el momento de la inscripción en el estudio. Sin embargo, un 30% de las enfermeras con incidencia de insuficiencia cardíaca contaban con antecedentes de hipertensión, y formaban la población más susceptible a la exposición a la contaminación del aire.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris