Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Nacional
    

Errejón cree que, si hubiera seguido en Podemos, le habrían echado como a Teresa Rodríguez

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 3 de octubre de 2021, 11:40 h (CET)

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)


El portavoz de Más País en el Congreso de los Diputados, Íñigo Errejón, piensa que, si no hubiera abandonado Podemos cuando era candidato a las elecciones autonómicas de Madrid en 2019, su antiguo partido le habría acabado haciendo lo que a su exportavoz en el Parlamento andaluz, Teresa Rodríguez, expulsada de su propio grupo parlamentario bajo la acusación de tránsfuga.


En un momento en que se especula con la posibilidad de que la vicepresidenta segunda del Gobierno y eventual candidata de Unidas Podemos a las próximas elecciones generales, Yolanda Díaz, pudiera intentar una reunificación de la izquierda que trascendiera los actuales partidos, Errejón parece tener razones para seguir con su “propio camino”, que es el mensaje que se está trasladando desde el entorno de Más País cuando se le interpela por esa hipotética coalición.


Así lo atestigua en su libro ‘Con todo. De los años veloces al futuro’, publicado por la Editorial Planeta y que se puso a la venta la semana pasada. Lo hace cuando relata los meses posteriores a que la dirección de Podemos le designe como candidato a las elecciones autonómicas de 2019, una vez derrotada su idea de partido en la Asamblea Ciudadana de Vistalegre II.


En concreto, cuando la dimisión de la expresidenta de la Comunidad Cristina Cifuentes, en abril de 2018, sugiere que los comicios podrían adelantarse, y el entorno del ex secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, le urge a elaborar la lista electoral y someterla a las preceptivas primarias. Es más, le obliga, según la versión del autor, a acordarla antes de abrir el proceso para elegir al coordinador autonómico del partido, cargo entonces en manos de Ramón Espinar.


“El acuerdo que sale es muy feo”, relata Errejón. “La mayoría de la lista está muy ajustada. ¿Por qué esto es importante? Bueno. Supongamos que llegan las elecciones y conseguimos 25 diputados, 13 son míos y 12 son de Ramón y el pablismo, eso que llamábamos ‘la camarilla’. Supongamos que a lo largo del primer año dimiten 5 diputados. Se vuelven a sus respectivos trabajos, deciden no seguir, encuentran algo que les interesa más, cualquiera de los miles de motivos que hacen que las listas se muevan”.


Siguiendo con la hipótesis y añadiendo en su contra a los nombres que correspondía incorporar a Izquierda Unida, concluye: “Resulta que ocho meses después de las elecciones ya no tengo la mayoría del grupo porque quien entra a sustituir a esos hace que ya estemos 15-10, por ejemplo. Entonces, la dirección del partido dice que cree que hay que votar una nueva portavocía del grupo y te sacan. Se acabó”.


SALTAR A TIEMPO


Es decir, Errejón aventura que le habrían hecho lo mismo que se hizo antes en la propia Asamblea de Madrid con el candidato de 2015, José Manuel López, y se haría a finales de 2020 con la propia Rodríguez, cuyo caso llega a mencionar explícitamente poco después. “Con esto quiero decir que yo hoy estoy de pie y haciendo política en Más Madrid y Más País porque nos atrevimos a movernos. Igual que mis compañeras y compañeros”, interpreta en el libro.


"De no haber sido así, de no habernos escapado de ese callejón sin salida, hoy engrosaríamos la lista de tantos fundadores, portavoces, figuras públicas o militantes del primer Podemos que han desaparecido silenciosamente tras un proceso interno del que se sabe poco o nada. Muerto, como cuando intentaron matar a Teresa Rodríguez y cambiaron el reglamento del Parlamento andaluz para hacerla pasar por tránsfuga. La diferencia es que yo salté a tiempo", sentencia.


Pese a la falta de apoyo que según su versión tuvo su candidatura de la dirección de Podemos, que le retiró incluso posibilidades de presencia en medios de comunicación dentro del creciente distanciamiento que comenzó con el cese del ex secretario de Organización y ‘errejonista’ Sergio Pascual, en 2016, y el citado Vistalegre II en 2017, el hoy líder de Más País siguió adelante con la cabeza de lista a las elecciones autonómicas hasta la ruptura de Podemos con la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena y los concejales del partido en el equipo de ésta, que se negaron a ceder puestos de salida a los nombres que quiso imponer el entonces líder de Podemos en la ciudad, el exjemad Julio Rodríguez.


Errejón narra así cómo le impactó el conflicto: “Y yo no dejo de pensar: «Si han hecho esto contra Manuela, ¿cómo voy a sobrevivir yo?». Y más aún: «¿Voy a seguir yo en el partido que ha echado a Rita Maestre?” Y concluye: “A partir de ese día yo estoy en Podemos, pero ya no soy de Podemos”. Alumbrará la idea de hacer tándem con Carmena, ella a las elecciones municipales y él a las autonómicas, y el plan terminará de fraguar de común acuerdo en una cena en diciembre y se hará público en enero, cuando Errejón anuncie que no será candidato de Unidas Podemos sino de Más Madrid, la plataforma creada por la alcaldesa para concurrir a los comicios de mayo de 2019.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris