Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

La ONU responsabiliza al ser humano de los fenómenos meteorológicos extremos vinculados al cambio climático

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 9 de agosto de 2021, 11:44 h (CET)

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)


El Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), grupo de trabajo perteneciente a la ONU, publicó este lunes un informe en el que se considera “inequívoco” que la “influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra”, ocasionando “cambios rápidos y generalizados” en el mundo, como la aparición de fenómenos meteorológicos extremos.


Esta es una de las conclusiones de este informe en el que se afirma que el calentamiento del planeta “está avanzando de manera bastante consistente” en las últimas décadas, desde que comenzaron las evaluaciones científicas sistemáticas.


El texto pone de manifiesto que existen “pruebas cada vez más contundentes” de la atribución a la “influencia humana” de “más y peores condiciones meteorológicas extremas, especialmente precipitaciones extremas, sequías, ciclones tropicales y eventos compuesto, incluido el clima de incendios".


Un sinnúmero de evidencias de la naturaleza avisa de los cambios climáticos recientes a gran escala en el contexto de la historia de la humanidad. De este modo, entre 2011 y 2020 la temperatura global de la superficie terrestre fue de aproximadamente 1,09°C por encima de los niveles preindustriales, siendo las temperaturas actuales equiparables a las alcanzadas hace 125.000 años durante el Último Interglacial, cuando la capa de hielo de Groenlandia era más pequeña y el nivel del mar era entre cinco y diez metros más alto que hoy en día.


Desde el último informe de evaluación publicado por el IPCC, la temperatura de la superficie global ha aumentado ampliamente, como lo demuestra el hecho de los últimos cinco años (2016-2020) fueron los más calurosos en el registro desde 1850.


A su vez, las tasas de aumento del nivel del mar y pérdida de hielo se han acelerado. La tasa del aumento del nivel del mar casi se ha triplicado en comparación con la de 1901-1971, mientras que la tasa promedio de pérdida de masa de la capa de hielo de Groenlandia fue aproximadamente seis veces más rápida durante el período 2010-2019 en comparación con el período 1992-1999. La capa de hielo de la Antártida estaba perdiendo masa en promedio tres veces más rápido en 2010-2019 en comparación con 1992-1999.


El informe del IPCC señala que cuantos más gases de efecto invernadero se añadan a la atmósfera “peor será la situación”, ya que “muchos cambios en el sistema climático se agrandan en relación directa con el aumento global del calentamiento”.


FENÓMENOS EXTREMOS


Así pues, un mayor calentamiento ocasiona fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes e intensos, como olas de calor, sequías, lluvias intensas, e inundaciones, así como provoca el empeoramiento de las condiciones de impacto climático, como el derretimiento del hielo y la nieve, el aumento del nivel del mar, el cambio de la circulación oceánica y la acidificación, el calentamiento y la desoxigenación de los océanos.


El informe indica que se producirá una “ocurrencia creciente de eventos extremos sin precedentes”, incluso a 1,5°C, si bien con un calentamiento de 2°C los cambios en la intensidad serían al menos el doble, y con 3 °C, cuádruples.


Es probable que el Ártico esté prácticamente libre de hielo marino en septiembre al menos una vez antes de 2050, en todos los escenarios evaluados por los expertos climáticos de la ONU. A pesar de ello, mientras que en escenarios de alta emisión de CO2, la ausencia de hielo se convierte gradualmente en la norma, en una vía compatible con 1,5°C aproximadamente la mitad de la extensión actual del hielo marino en verano permanecería e incluso podría comenzar una recuperación lenta.


El texto advierte de que los resultados de baja probabilidad, como el colapso de la capa de hielo, cambios abruptos en la circulación del océano, eventos extremos compuestos y un calentamiento sustancialmente mayor, no pueden descartarse y son parte de la evaluación de riesgos.


Tampoco se pueden excluir las respuestas abruptas y los puntos de inflexión, como el fuerte aumento del derretimiento del hielo ártico y la regresión forestal. “Si el calentamiento aumenta, algunos eventos compuestos con baja probabilidad en el clima pasado y actual se volverán más frecuentes y hay una mayor probabilidad de eventos y sorpresas sin precedentes históricos”, destaca.


Por último, las diferentes regiones del planeta se enfrentarán a distintas combinaciones de factores de impacto climático, que también están modulados por factores naturales y por la variabilidad interna.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris