Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Nacional
    

El Rey traslada “el abrazo emocionado” y “la gratitud infinita” de toda la sociedad a los sanitarios que “antepusieron su deber a su seguridad”

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 15 de julio de 2021, 10:46 h (CET)

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)


El Rey trasladó este jueves “el abrazo emocionado” y “la gratitud infinita” de toda la sociedad a los sanitarios que “antepusieron su deber a su seguridad” en la lucha contra la pandemia de Covid-19, en la que muchos perdieron la vida.


Felipe VI les dijo que, aunque “no existen palabras que de verdad consuelen la ausencia de un ser querido, España jamás olvidará a los ciudadanos que se enfrentaron a esta dura enfermedad. A todos los que fallecieron en soledad".


Así se expresó en el segundo homenaje de Estado en recuerdo a las víctimas de la pandemia de la Covid-19 y de reconocimiento al personal sanitario, que se celebró este jueves en el Palacio Real, un año después del primero, un acto lleno de emoción contenida, presidido por los Reyes y al que acudieron todas las autoridades del Estado, los presidentes del Congreso y del Senado, el Gobierno, salvo el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska; los presidentes autonómicos, menos los de Cataluña, País Vasco y Extremadura, así como el líder de la oposición, Pablo Casado y los portavoces parlamentarios, menos el de Vox.


También expresó Felipe VI en su discurso que la pandemia “ha demostrado de un modo irrevocable lo necesaria que es la cooperación en todos los ámbitos de nuestra convivencia y que, frente a desafíos tan graves como este, la unidad es fundamental”.


Subrayó en varias ocasiones “el reconocimiento a nuestros sanitarios y a quienes desempeñaron funciones esenciales en los momentos más duros. A todos —mujeres y hombres— que, en los días más sombríos, antepusieron su deber a su seguridad, actuaron de acuerdo con su conciencia cívica y solidaria, y dieron lo mejor de sí mismos, aportando como profesionales todo lo que sabían y, humanamente, todo el coraje y la voluntad que pudieron”.


El Rey también hizo un llamamiento a las autoridades e instituciones a “mantener viva la memoria de lo sucedido; no permitir el olvido. Y esa memoria también se ejerce aprendiendo de todo lo vivido” . En este sentido invocó a la sociedad a “seguir cuidándonos y protegiéndonos para poder dejar atrás cuanto antes estos tiempos tan difíciles. Y en este esfuerzo, nadie puede quedar al margen, nadie debe permanecer indiferente. Seguimos luchando contra el virus y sus efectos sobre la vida, la salud, nuestra vida en sociedad, el trabajo y la actividad económica”.


La palabra esperanza también estuvo presente en el discurso del Rey asociada a las vacunas y a los nuevos tratamiento, que suponen “un impulso para vencer esta pandemia que nos ha puesto a prueba a todas las sociedades” y exhortó a la sociedad española a construir “un país mejor para las próximas generaciones”.


INVITADOS


Antes de clausurar el acto Felipe VI, tomó la palabra la doctora María Díaz, hija de Joaquín Díaz, jefe de cirugía del Hospital La Paz de Madrid, que falleció por Covid-19 en ese centro sanitario en el que su mujer, enfermera, trabajó 40 años y en donde nacieron sus hijas. La doctora Díaz relató los difíciles días vividos “sin poder estar con, un hombre bueno, alegre que vivía enamorado de su familia y de la cirugía”, pero aseveró, “no estuvo solo, estuvo con los médicos, enfermeros, celadores, todo el personal sanitario que estuvo acompañándole cuando se marchó. Ellos fueron nuestros ojos, nuestras manos, los que trabajaron sin descanso para que los familiares no sintiéramos el horror”.


Pidió a los gobernantes que “no olviden nuestro dolor. Saldremos adelante pero ha silencios atronadores, heridas que no se pueden cerrar” e instó a “cuidar a los cuidadores. El sistema sanitario español es único y su fortaleza es el capital humano. No olviden cuando vayan a su centro de salud que quienes les atienden llevan mucho sufrimiento a sus espaldas”.


También habló Araceli Hidalgo, 97 años, la primera vacunada de España, que pidió a los jóvenes “ que respeten las normas” para que la pandemia deje de crecer. Su hija, Carmen Rodríguez dio las gracias a los sanitarios y al personal de las residencias que “cuidan de nuestros mayores”.


Se proyectó un vídeo titulado ‘Esperanza’ locutado por el futbolista Andrés Iniesta, con las fotografías del fotoperiodista y premio Pullitzer Emilio Morenatti, que describe tres historias de esperanza: una mujer que se contagió estando embarazada, pasó un mes en la UCI, y consiguió llevar su embarazo a término; tres estudiantes de bachillerato que lograron, pese a las dificultades, sacar la máxima nota en las pruebas de acceso a la universidad; una joven abogada que, cuando muchas empresas y negocios se veían envueltas en enormes dificultades para salir adelante, decidió colgar la toga y montar su sueño: una pastelería.


Al acto asistieron unas 700 personas, y fue conducido por el periodistas Fernando Onega, la mayoría de ellas, familiares de los 120 sanitarios que dieron su vida en la lucha por la pandemia. Además el Rey entrego entregó públicamente, en representación de todos los sanitarios fallecidos en activo, cuatro Grandes Cruces de la Orden del Mérito Civil a la familia del doctor Joaquín Díaz, del doctor Jesús Algaba, del auxiliar de enfermería de 26 años, Pablo Riesgo y de la doctora Nedialka Veleva.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris