Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

Expertos cuestionan la fiabilidad del informe de un profesor de la Universidad de Almería sobre la vacuna de Pfizer

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 11 de julio de 2021, 16:42 h (CET)

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)


Los expertos cuestionan la fiabilidad del informe de un profesor de la Universidad de Almería, del que el centro se ha desvinculado, sobre la posible presencia de grafeno en la vacuna de Pfizer contra la Covid-19.


Se ha viralizado una foto de una carta que ha enviado una sección sindical de Valladolid de la Confederación General del Trabajo (CGT) al director gerente del Hospital Universitario Río Hortega (HURH). En esta carta, afirman que un informe preliminar sobre la vacuna de Pfizer realizado por científicos de la Universidad de Almería (UAL) "refleja que hay indicios de que las vacunas podrían contener óxido de grafeno".


Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la Covid-19 con el apoyo de Google News Initiative.


Ese documento, realizado por un profesor de la UAL, Pablo Campra Madrid, no es un informe oficial de la universidad, ni es un estudio publicado en una revista científica, ni ha sido revisado por pares, ni demuestra que la vacuna contra la Covid-19 de Pfizer, Comirnaty, lleve óxido de grafeno. Además, Pablo Campra ya ha defendido otras desinformaciones sobre la pandemia.


No es cierto que las vacunas contra la Covid-19 contengan grafeno. Al revisar las fichas técnicas de las distintas vacunas que están en uso en la Unión Europea y en España (Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen) se puede comprobar que ni el grafeno ni ningún derivado están entre sus componentes.


Además de hacer referencia a este informe, la sección sindical de la CGT en el área de Valladolid oeste pide al gerente del hospital que se analicen viales de la vacuna contra la Covid-19 para comprobar que el contenido "coincide con lo publicado en las especificaciones de los fabricantes". Y añade: "En el caso en el que no se pueda determinar su contenido, paralice la vacunación inmediatamente".


Esta sección sindical ha explicado a Maldita.es que son "conscientes" de que el informe del profesor de la UAL "no tiene peso". "Pero también somos conscientes de los efectos secundarios de las vacunas y queremos que las autoridades sanitarias cumplan su deber de protección de la salud de los trabajadores y ciudadanos por encima de los intereses farmacéuticos", explican. Por este motivo, han pedido al hospital que compruebe el contenido de los viales de las vacunas.


Desde prensa de la CGT a nivel nacional dicen que "los entes de la CGT son autónomos en sus decisiones y comunicados (...) Y desde esa autonomía han hecho esa petición de la cual nosotros y nosotras no damos nuestra opinión, ya que no tenemos mucha más información". Por su parte, desde la consejería de Sanidad de Castilla y León indican que el tema de que las vacunas contra la Covid-19 contienen grafeno ya "ha sido desmentido por varias vías".


Ante la difusión que ha tenido el informe, la UAL ha emitido un comunicado en el que aseguran que "es rotundamente falso" que la universidad haya realizado un "estudio científico" en el que se concluye que la vacuna contra la Covid-19 de Pfizer lleva óxido de grafeno, como se ha difundido en redes sociales y webs. "La Universidad de Almería, como institución académica, apoya sin fisuras las vacunas como instrumento científicamente incuestionable para luchar contra las enfermedades", se puede leer en el comunicado.


La UAL aclara que lo que se difunde es un "informe no oficial" que la universidad no ha realizado y que "ni suscribe ni comparte". El autor del documento es Pablo Campra Madrid, doctor en Ciencias Químicas y profesor de la Escuela Politécnica Superior de la UAL. De hecho, en el propio informe se indica que "los resultados y conclusiones de este informe no implican posición institucional alguna de la Universidad de Almería".


En el apartado de 'conclusiones y recomendaciones' del informe, Campra afirma que el estudio microscópico que ha hecho de un supuesto vial de la vacuna Comirnaty "aporta sólidas evidencias de presencia probable de derivados de grafeno, si bien la microscopía no proporciona una prueba concluyente". Asegura que es necesario "realizar un muestreo significativo de viales similares" para poder extraer conclusiones generales sobre la vacuna.


En su comunicado, la UAL destaca que la muestra que se analiza en este informe es "de origen desconocido con ausencia total de trazabilidad". En el propio documento, en el apartado de 'antecedentes', Campra aclara que la "procedencia y trazabilidad" del vial que analiza es desconocida y que lo recibió por mensajería el 10 de junio.


En este sentido, Adolfo Bastida Pascual, profesor del Departamento de Química Física de la Universidad de Murcia, explica que para que se considere un procedimiento de análisis como científico se ha de seguir "unos estrictos protocolos" que garanticen la fiabilidad de las conclusiones a las que se llega y su reproducibilidad, es decir, que permita a otros investigadores llegar a los mismos resultados.


TRAZABILIDAD


Uno de estos protocolos es la trazabilidad, que hace referencia a que cada etapa de manipulación y medida de la muestra ha de quedar "perfectamente registrada y documentada". En este caso, según Bastida, "aunque el vial original fuera válido, habría que tener constancia de cómo se ha manipulado durante todas las etapas de análisis y cuales han sido los protocolos que se han seguido para garantizar que no ha sido contaminado a posteriori".


En el informe, Pablo Campra utiliza dos técnicas de análisis para cuantificar el ARN del supuesto vial de la vacuna. Una de ellas es la espectrofotometría, que permite determinar la concentración de un compuesto en una solución. Esta técnica se basa en que cada compuesto absorbe luz sobre un cierto rango de longitud de onda.


En la página 7 del informe, Campra indica que el máximo de absorción que se ha medido con la muestra es de 260 a 270 nanometros (nm). Y señala que precisamente el óxido de grafeno reducido (RGO) presenta máximos de absorción a 270 nm, por lo que es compatible con el resultado del análisis de la muestra.


No obstante, Gabriel Alfranca Ramón, doctor en Nanobiomedicina e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), explica que este máximo también es compatible con el pico que se observa en ácidos nucleicos, como el ARN, por lo que el espectrofotometría realizada "no es en absoluto concluyente".


Lo mismo señala Berta Domènech Garcia, doctora en Química e investigadora de la Universidad Tecnológica de Hamburgo especializada en nanotecnología y nanomateriales: "El espectro no indica nada, solo que la muestra absorbe luz a una longitud de onda de entre 240-300 nm. Que pueden ser muchas cosas. Los ácidos nucleicos normalmente dan señal a 260-280 nm". Además, según la experta, en el documento no se menciona que se haya realizado una calibración previa del espectrofotómetro adecuada al tipo de muestra.


La otra técnica que utiliza Campra para cuantificar el ARN es la fluorimetría, que sirve para medir la concentración de una sustancia por medio de su fluorescencia. Según indica el informe, se utilizó un fluorímetro Qubit 2.0 y se detectó una "cantidad mínima" de ARN en la muestra.


En este sentido, José Antonio Garrido Cárdenas, director de Divulgación Científica de la UAL, explica que Pablo Campra "no hizo ningún control positivo, ningún control negativo y ni siquiera utilizó los controles de calibrado" del fluorímetro Qubit 2.0. Por lo tanto, "si el kit que utilizó hubiera dado un error de medida habría sido imposible detectarlo. Es decir, la baja concentración de ARN que midió en la muestra -y que es la base para decir que la mayoría de lo que hay en la muestra no era este ácido nucleico- es muy probable que se deba, sencillamente, a un error en la medida por no haber llevado los correspondientes controles".


Según indica el informe, para detectar derivados de grafeno en la muestra se han tomado imágenes con microscopía electrónica y óptica y se ha comparado con otras imágenes procedentes de literatura científica y con un patrón de óxido de grafeno reducido (RGO).


Pero, según los expertos consultados por Maldita.es, las imágenes de microscopía electrónica de transmisión (TEM) del informe no demuestran que el vial contenga óxido de grafeno, ya que podrían mostrar cualquier otro material. "Esa malla de la que hablan y que, sin más, dicen que es grafeno puede ser cualquier cosa. Ese tipo de imágenes son muy comunes en TEM", nos indica Fernando Herranz, químico e investigador del Grupo de Nanomedicina e Imagen Molecular (NanoMedMol) del Instituto de Química Médica (IQM) del CSIC.


En esto coincide el investigador Gabriel Alfranca Ramón: "Muestran imágenes de TEM que podrían ser perfectamente compatibles con otras estructuras poliméricas nanométricas". El experto apunta que tampoco las imágenes tomadas con microscopía óptica son una prueba concluyente de que la muestra analizada contenga derivados de grafeno.


Por su parte, la doctora en Química Berta Domènech Garcia concluye que "con los datos que proporciona el documento, no se puede afirmar que se trate de una muestra de la vacuna Comirnaty, que no haya sido modificada, ni que la muestra contenga derivados del grafeno".


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris