Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Economía
    

Gortázar (CaixaBank) arremete contra el impuesto de los depósitos bancarios porque "no tiene sentido ninguno”

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 6 de julio de 2021, 13:36 h (CET)

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)


El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, arremetió este martes del efecto del impuesto sobre los depósitos bancarios que soportan las entidades financieras asegurando que “no tiene sentido alguno” y reprochó que los mercados exijan, además, un 10% de coste de capital cuando, a su juicio, “no debería estar por encima del 7%”.


Sus manifestaciones las realizó durante las jornadas ‘IESE Banking’ de la escuela de negocios IESE Business School, celebradas en colaboración con EY, donde expuso que la banca tiene “un problema profundo de rentabilidad” porque soporta “desde hace ya 5 ó 6 años” unos tipos negativos que seguirán existiendo además durante un tiempo.


“La recogida de depósitos es una actividad en la que se pierde el dinero”, explicó, detallando que a esta presión de tipos se añade además que las entidades están obligadas a pagar al BCE un 0,5% por la liquidez que le dejan en su ventanilla, tiene que aportar la correspondiente contribución al Fondo de Garantía de Depósitos por custodiar el dinero de los clientes y, “para más INRI, todavía existe un impuesto sobre los depósitos bancarios, cosa que no tiene sentido alguno”.


“Es decir, el día 1 ya tienes una pérdida de 71 puntos básicos”, ilustró, recordando que a esas presiones se une además que cuando un cliente lleva un depósito al banco, tiene que incurrir también en los necesarios gastos asociados a mantener a las personas y las sucursales abiertas, que “es mucho”.


Al respecto, indicó que la banca encara dificultades para cobrar por los servicios tradicionales bancarios que obligan a tener sucursales abiertas, tener empleados y facilitar las transacciones porque “todavía están vistos por la sociedad como algo por lo que no se debe y no se puede cobrar”, ya que tradicionalmente no se hacía cuando los depósitos sí eran rentables y subsidiaban otros costes. “Ahora eso ya no existe y además cobran, pero está mal visto”, lamentó, indicando que obliga necesariamente a “ir a buscar nuevas actividades, nuevos servicios” como negocios de seguros, gestión de activos o tarjetas.


En la parte tradicional del negocio bancario que se refiere a los activos o financiación admitió que “sí hay una actividad rentable”, aunque “la tendencia” de las entidades es “a dar crédito a tipos relativamente muy bajos, con costes más cercanos al marginal que al coste medio” por , el exceso de liquidez en el que nada el sector.


Además, indicó que surge una “necesidad imperiosa de ser eficientes” y buscar economías de escala, donde refirió que CaixaBank “predica con el ejemplo” con la fusión realizada con Bankia.


PENALIZACIONES EN BANCA


La baja rentabilidad penaliza precisamente a los valores bancarios en los mercados con descuentos en sus valoraciones del 30%. Sin embargo, cuestionó que los analistas estén exigiendo al sector un coste de capital del 10% cuando debería estar a su juicio más próximo al 6-7%. “El coste de capital de la banca no debería estar por encima de 7% en mi opinión, de media”, expuso.


Con solo bajar esa horquilla estimó que mejorarían las valoraciones bancarias, “incluso con los mismos resultados”, lamentando que “gran parte de los inversores” han “abandonado al sector bancario en los últimos años” porque “no tienen claro el modelo de negocio” ni su capacidad de lograr rentabilidades “razonables a lo largo del ciclo” con los tipos de interés negativos y la parte de depósitos donde pierden dinero.


Entre los factores que penalizan la inversión advirtió también la existencia de una regulación que ha exigido cargas crecientes de capital durante los últimos años, obligando a las entidades de retener el beneficio obtenido y no poder distribuirlo vía dividendos. “Una tercera parte del beneficio de la banca en los últimos 10 años no ha desaparecido, pero está en el banco”, indicó.


Sin embargo, se mostró optimista sobre que este último factor deje de presionar ya que se está en la fase final de adopción de las normativas de capital. “El día que llegue que cada euro de beneficio sea un euro de beneficio o permita crecer el negocio, una parte de ese descuento mejorará”, estimó.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris