Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

Amnistía acusa a los países ricos de “condenar” a millones de personas por subsidiar combustibles fósiles

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 7 de junio de 2021, 01:01 h (CET)

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)


Los gobiernos más ricos del mundo condenan en la práctica a millones de personas al hambre, la sequía y el desplazamiento por de su "constante apoyo" y “connivencia” con el sector de los combustibles fósiles, según señaló este lunes Amnistía Internacional (AI) en un nuevo documento de política de esta organización.


El documento, titulado '¡Dejen de destruir nuestros derechos!', ofrece una valoración condenatoria de la falta de medidas globales para proteger los derechos humanos frente al cambio climático y describe el modo en que el Derecho de los derechos humanos puede ayudar a que los gobiernos y las empresas rindan cuentas.


Ante la cumbre de dirigentes del G-7 que tendrá lugar en Cornualles (Reino Unido) entre el viernes y el domingo de esta semana, Amnistía hizo hincapié en que los miembros de ese grupo "siguen subsidiando la industria del carbón, el petróleo y el gas, y no tienen planes dignos de crédito para empezar a abandonar de manera gradual pero apreciable todos los combustibles fósiles durante esta década".


Según AI, todos los miembros del G-7 han asumido el compromiso de nivel cero neto de emisiones de carbono para 2050, pero ninguno ha presentado una estrategia adecuada de reducción de emisiones para 2030, año en el que las emisiones globales deben haberse reducido a la mitad para evitar las peores situaciones climáticas posibles.


"La falta de ambición de los planes climáticos presentados por los miembros del G-7 representa una violación de los derechos humanos de miles de millones de personas. No se trata de un incumplimiento administrativo, es una agresión masiva y demoledora contra los derechos humanos”, afirmó Chiara Liguori, asesora de Amnistía Internacional sobre políticas de derechos humanos y medioambiente.


Liguori indicó que "los miembros del G-7 y otros países industrializados ricos han producido históricamente la mayoría de las emisiones de carbono y son los principales responsables de la crisis climática actual". "También son los que disponen de más recursos para abordarla, pero sus estrategias hasta la fecha han sido del todo inadecuadas y el apoyo que han brindado a otros países ha sido mísero", añadió.


Por ello, instó a los gobiernos pertenecientes al G-7 a comprometerse a "abandonar gradualmente, pero sin condiciones todos los combustibles fósiles, lo más cerca de 2030 que sea viable desde el punto de vista técnico", a través de normas estrictas que obliguen a las empresas a cambiar a la energía renovable y "dejar de utilizar nuestros impuestos para subsidiar un sector, el de los combustibles fósiles, que destruye vidas".


PLANES CLIMÁTICOS AMBICIOSOS


AI pidió a todos los gobiernos que adopten e implementen planes climáticos nacionales con objetivos ambiciosos que reflejen el grado individual de responsabilidad y capacidad que tienen. Los países industrializados ricos, entre los que figuran todos los miembros del G-7, deben alcanzar el nivel de cero emisiones de carbono lo más cerca posible de 2030.


El objetivo de los países de ingresos medianos con mayor capacidad, como China y Sudáfrica, debe ser reducir a la mitad las emisiones para 2030 o tan pronto como sea posible después de esa fecha, y llegar a las cero emisiones en 2050. Los demás países de ingresos bajos y medianos deben fijarse el objetivo de llegar a las cero emisiones en 2050.


"Todos los Estados también deben garantizar una transición justa para las personas trabajadoras y comunidades afectadas por el cambio climático y el proceso de descarbonización, tomando medidas para reducir la pobreza y corregir las desigualdades existentes en el disfrute de los derechos humanos. Ello supone priorizar la inversión en energía renovable producida de manera responsable y en protección social, al tiempo que se apoya la creación de empleo verde nuevo y decente", indicó Amnistía.


En virtud del derecho internacional de los derechos humanos, todos los Estados deben hacer cuanto esté en su mano para reducir las emisiones en el más breve plazo posible, pero el informe de Amnistía contiene numerosos ejemplos de gobiernos que incumplen esta obligación.


Por ejemplo, sólo siete de los países miembros del G-20 —que, en conjunto, representan casi el 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero— han presentado a la ONU objetivos de reducción de emisiones para 2030. El total de estos esfuerzos es actualmente insuficiente para mantener el aumento de las temperaturas por debajo de los 1,5 grados centígrados.


En realidad, el apoyo al sector de los combustibles fósiles prácticamente no ha disminuido desde la entrada en vigor del Acuerdo de París. Durante la pandemia, muchos países del G-20 ofrecieron medidas de estímulo económico sin condiciones a las empresas del sector de los combustibles fósiles y la aviación, a pesar de que sabían que subsidiar estos sectores perjudicaría a millones de personas, según Amnistía Internacional.


AYUDA A PAÍSES POBRES


Los países más ricos tienen la obligación de ayudar a los de menos ingresos -entre otras cosas, proporcionando financiación suficiente para facilitar el cambio a la energía renovable—, apoyar la protección de las personas frente a los efectos perniciosos del clima y reparar las pérdidas y daños.


"Tampoco han cumplido con esto. Hasta la fecha, al menos tres cuartas partes de la financiación climática internacional se ha proporcionado en forma de préstamos y no de subvenciones. Esto significa que los países con menos ingresos tienen que utilizar sus propios recursos para cubrir los costos relacionados con el cambio climático que les han impuesto otros, en contravención de las obligaciones relativas a la asistencia internacional", subrayó.


“Los grupos desfavorecidos no deben pagar el precio de la inacción de los gobiernos ricos y la connivencia de estos con el sector de los combustibles fósiles”, recalcó Liguori, quien concluyó: "No hay atajos para salvar el planeta y a la humanidad. La única opción es poner fin rápidamente a la era de los combustibles fósiles. Tenemos que elegir: o derechos humanos o combustibles fósiles; las dos cosas no pueden coexistir".


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris