Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

Las únicas muertes probadas achacables a las vacunas son los casos de trombos con AstraZeneca y Janssen

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 3 de junio de 2021, 08:24 h (CET)

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)


Los datos oficiales indican que no hay más muertes posteriores a las vacunas contra la Covid-19 atribuibles a las propias vacunas más allá de las probadas con AstraZeneca y Janssen con algunos casos de trombos.


Se está difundiendo un contenido en el que se afirma que en EudraVigilance, la base de datos de farmacovigilancia del Espacio Económico Europeo (EEA), se han reportado 7.766 muertes y más de 330.000 "reacciones adversas" debido a las vacunas contra la Covid-19.


Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la Covid-19 con el apoyo de Google News Initiative.


Sin embargo, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) aclara que los datos registrados en EudraVigilance son "presuntos efectos secundarios", es decir, son "eventos médicos" que se han dado tras la inoculación de las vacunas pero "no están necesariamente relacionados o causados por el medicamento".


El contenido viralizado dice que, a fecha del 17 de abril, se habían reportado 330.218 reacciones adversas a las vacunas en EudraVigilance, entre ellas, casi 8.000 muertes. Pero la EMA precisa que son "eventos médicos" que se han dado tras la vacunación, pero que "no necesariamente" están causados por la vacuna. "La información sobre presuntos efectos secundarios no debe interpretarse como que el medicamento o el principio activo producen el efecto observado ni como que su uso no es seguro", indica.


Según la agencia, "sólo una evaluación detallada y una valoración científica de todos los datos disponibles permiten extraer conclusiones sólidas sobre los beneficios y riesgos de un medicamento". Un informe debe entenderse, según la EMA, como una "pieza de un rompecabezas" y hay que tener todos los datos para completar el cuadro. Datos como informes de casos registrados en todo el mundo, ensayos clínicos, estudios epidemiológicos e investigaciones toxicológicas.


Con los datos actualizados a fecha del 22 de mayo, el número de informes registrados en EudraVigilance para las vacunas contra la Covid-19 asciende a un total de 463.476. Este es el resultado de sumar los de Moderna, los de Pfizer (cuyo nombre no comercial es Tozinameran), los de AstraZeneca y los de Janssen.


Estos informes, por sí solos, no son suficientes para demostrar que un determinado efecto secundario ha sido causado por las vacunas, según la EMA. La agencia señala que ese efecto podría ser "síntoma de otra enfermedad o podría estar asociado con otro medicamento tomado por el paciente al mismo tiempo". Incluso se puede haber producido "por la enfermedad para la que se está tomando el medicamento".


El contenido dice que de estos 330.218 casos que se habían registrado hasta el 17 de abril, 7.766 fueron "mortales". Y afirma lo siguiente: “Concretamente para la vacuna de la farmacéutica Moderna se han identificado 15.979 casos adversos y 2.094 han resultado en muertes. La vacuna de Pfizer-BioNTech: 144.607 casos de reacciones adversas, con un resultado de muerte en 4.293. Para la vacuna de Astrazeneca: 169.386 casos, de los cuales 1360 se han registrado como fatales. Y para la nueva vacuna de Janssen (con muy poco tiempo de utilización): 246 casos registrados, de los cuales 19 son muertes”.


Según el contenido, para conocer el total de fallecimientos registrados para cada vacuna hay que irse a la pestaña titulada 'Número de casos individuales para una reacción seleccionada' de la base de datos de EudraVigilance y "sumar los casos individuales de muertes de cada uno de los grupos de reacciones adversas".


EXPLICACIÓN DE LA EMA


Pero la suma que hace el contenido es errónea. La EMA explica que en esta pestaña los presuntos efectos secundarios se categorizan por 'grupo de reacción' (por ejemplo, 'trastornos cardíacos'). Y, dentro de cada grupo, se categorizan por el 'resultado de la reacción', es decir, se muestra si el resultado fue 'fatal' (fallecimiento) o si el paciente se recuperó, etc.


No obstante, la EMA señala que hay que tener en cuenta que un informe individual de presuntos efectos secundarios puede contener más de una reacción sospechosa y esas reacciones se pueden clasificar en diferentes grupos de reacción. Por ejemplo, según explica la agencia, un informe de un paciente que experimentó vómitos y dolor de cabeza se contará tanto en el grupo de reacción 'trastornos gastrointestinales' como en el grupo de reacción 'trastornos del sistema nervioso'.


Si este mismo paciente fallece, su caso sería contado como 'fatal' tanto en el grupo de reacción 'trastornos gastrointestinales' como en el de 'trastornos del sistema nervioso', es decir, contaría doblemente. Por lo tanto, "la suma del número de casos fatales por grupo de reacción nunca proporcionará el número total de casos fatales", según la EMA.


Además, un informe registrado en EudraVigilance no demuestra de por sí que el presunto efecto secundario sea causado por la vacuna. En este sentido, la EMA señala que la vacunación contra la Covid-19 no reduce las muertes por otras causas, que pueden ocurrir poco tiempo después de la vacunación.


"En el caso de las vacunas Covid-19, actualmente se les da prioridad a las personas mayores, ya que tienen un mayor riesgo de desarrollar una forma grave de Covid-19 y morir a causa de ella. Aproximadamente 12.000 personas mueren cada día en la UE por diversas causas, de las cuales el 83% son mayores de 65 años. El hecho de que alguien haya muerto después de ser vacunado no significa que la muerte haya sido causada por la vacuna", manifiesta la EMA.


La agencia asegura que "las autoridades reguladoras de la UE revisan cuidadosamente todos los informes para determinar si existe algún posible vínculo con la vacuna". Además, la EMA publica actualizaciones de seguridad de las vacunas contra la Covid-19 aprobadas en la UE y, actualmente, sigue recomendando el uso de estos cuatro sueros.


En el caso de AstraZeneca y Janssen, la EMA anunció que existe un "posible vínculo" entre estas vacunas y casos muy raros de trombos que se dan junto a un nivel bajo de plaquetas en sangre, algo que se incluyó en los respectivos prospectos. Pero siguió recomendado su uso ya que los beneficios superan a los posibles riesgos.


En este sentido, Jaime Jesús Pérez, vocal de la Asociación Española de Vacunología (AEV), afirma que "no hay más muerte postvacunal atribuible a las vacunas que las probadas con AstraZeneca y Janssen" con algunos casos de trombos. Y añade: "Lo demás son eventos casuales".


Para denunciar más bulos relacionados con la desinformación de las vacunas contra la Covid-19, Maldita.es dispone de un canal de WhatsApp a través del número +34 644 229 319 para que cualquier persona pueda comprobar automáticamente casos de desinformación que llegan a través del teléfono u otras vías.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris