Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Autonomías
    

Cáritas subraya que sólo un cuarto de los migrantes africanos van a Europa

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 25 de mayo de 2021, 14:33 h (CET)

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)


Cáritas insistió este martes en que la migración desde África no es tanto un problema de seguridad como de derechos humanos y en que sólo la cuarta parte del total de migrantes africanos va hacia Europa, pues el continente africano es el que acoge a más refugiados en el mundo.


Así lo recordó en un comunicado con motivo de la celebración este 25 de mayo del Día de África. La organización católica pone el foco “en las raíces de los graves problemas de movilidad humana a los que se enfrenta todo el continente y que sólo de manera muy reducida afectan a Europa, a pesar del alarmismo que producen en la opinión pública sucesos como los que tuvieron lugar la semana pasada en Ceuta y Melilla”.


Cáritas recalca que la mayoría de los africanos que migran lo hacen entre los propios países del continente. Según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Unión Africana (UA), de 258 millones de migrantes que hay en el mundo entero, 36 millones (14%) nacieron en África. El 53% de la migración africana se produce dentro del continente, el 26% se dirige hacia Europa, el 11% hacia Asia, otro 8% hacia Norteamérica y el 1% a Oceanía.


Junto a ello, otra realidad poco conocida por la ciudadanía de los países del Norte es que África es el continente que acoge a más refugiados en todo el mundo (7,3 millones, el 25% de la cuota mundial), además de contar con 19,2 millones de personas desplazadas a finales de 2019.


Como señala Eva Cruz, directora de Cooperación Internacional de Cáritas Española, “es necesario entender en qué medida la realidad de la migración procedente del Sur no es tanto una cuestión que afecta a la seguridad como a los derechos humanos de personas muy vulnerables, si se tienen en cuenta las raíces de esos flujos migratorios y la conjugación de diferentes causas, como la desigualdad económica estructural y la injerencia de determinadas políticas internacionales en Estados con enorme debilidad en términos de gobernanza”.


“Esta es la parte sumergida del iceberg que tiene como punta visible la violencia, los conflictos armados, el hambre, las emergencias climáticas y la migración irregular”, añade. Por eso, “en Cáritas no vemos lo que vive África en este momento como una crisis en términos de seguridad, sino una grave crisis de derechos que se ven particularmente violentados cuando hay conflictos armados y que, a su vez, están alimentados por esa frustración y la falta de condiciones dignas”.


INSEGURIDAD ALIMENTARIA


Cáritas apunta también que la situación de inseguridad alimentaria es uno de los retos más acuciantes a los que se enfrentan numerosos países del continente, donde, en 2020, más de 100 millones de africanos estaban en situación de crisis, emergencia o catástrofe alimentaria, lo que supone un aumento del 60 por ciento con respecto al año anterior. La situación sigue empeorando en lo que va de 2021.


A las causas “estructurales” como el cambio climático, el crecimiento demográfico, el acceso a agua potable y la propiedad de la tierra, la entidad añade el impacto de las medidas anti-Covid y de las crisis de consumo en Occidente derivadas de la pandemia.


Otra seria dificultad es el acceso universal a los servicios sociales de salud y educación, sobre todo en el ámbito rural y en los extrarradios de las grandes ciudades, donde se concentran verdaderas bolsas de pobreza. Aparte del importante gasto social que supone afrontar estos servicios para unos países con recursos muy limitados, está la presión ejercida por el crecimiento demográfico.


La organización también apunta a otras raíces que explican la cuestión migratoria, como el cambio climático y la desertificación o la juventud de las sociedades africanas. Un 40% de la población africana es menor de 15 años y un 60% tiene menos de 25 años.


BUENAS PRÁCTICAS


“Ante el alarmismo provocado por las eventuales entradas masivas de migrantes en la frontera Sur, Cáritas quiere poner el foco en las buenas prácticas en las que viene participando junto a otras organizaciones para abordar el problema de las migraciones a través de respuestas basadas en la protección de los derechos humanos de las personas que migran”, añade el comunicado.


Una de estas experiencias positivas es la que se desarrolla desde 2015 a través de la Red Europa-África para la Movilidad Humana, que parte, en su origen, de la reflexión conjunta entre Cáritas Rabat (Marruecos), Secours Catholique (Francia) y Cáritas Española para coordinar el trabajo entre los centros de migrantes.


A lo largo de estos seis años, se han consolidado los itinerarios de acompañamiento a las mujeres migrantes y a los menores no acompañados a partir del intercambio de información y experiencias de acogida entre los miembros de la Red, que actualmente está integrada por tres Cáritas europeas, tres del Norte de África y cinco de África del Oeste.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris