Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

La crisis climática alterará la producción de carne y leche en África Oriental

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 21 de febrero de 2021, 16:21 h (CET)

MADRID, 21 (SERVIMEDIA)


El estrés por calor en los animales debido al aumento de las temperaturas y de la humedad ocurrirá con mayor frecuencia y durante periodos más largos, lo que afectará a la productividad de la leche y la carne procedente de vacas, ovejas, cabras, cerdos y aves de corral en África Oriental.


Así se explica en un estudio publicado en la revista 'Nature Food'. El análisis de datos entre 1981 y 2010 muestra que el ganado ya se ha visto sometido progresivamente a condiciones de estrés por calor. Según las proyecciones, esto empeorará significativamente, con graves implicaciones para el ganado que no puede hacer frente al calor adicional.


Los autores advierten de que entre un 4% y un 19% de la producción actual de carne y leche se produce en áreas donde es probable que aumente la frecuencia de condiciones peligrosas de estrés por calor entre 2071 y 2100. Si las condiciones climáticas persisten al ritmo actual, los niveles elevados de estrés por calor podrían hacer que gran parte de África Oriental no sea apta para la producción de ganado porcino, aves de corral y animales lecheros exóticos, salvo que se tomen medidas directas e inmediatas.


Al utilizar datos limitados disponibles y proyecciones climáticas actuales, los investigadores dicen que se espera que la producción de lácteos sea la más afectada en Sudán del Sur, el sur de Eritrea y el este y noroeste de Kenia. En Uganda, las condiciones de estrés por calor ya son frecuentes en algunas partes del país, lo que requiere una acción colectiva para mantener y proteger el sector porcino allí.


PLANIFICACIÓN E INVERSIÓN URGENTES


Klaus Butterbach-Bahl, del Instituto Internacional de Investigación Ganadera (ILRI, por sus siglas en inglés) y el Instituto Tecnológico de Karlsruhe (KIT, en sus siglas en alemán), analizó los datos climáticos y apunta: "Este documento es una alarma para los responsables políticos y cualquier persona involucrada en la ganadería en la región. En África Oriental, donde el consumo de proteínas ya es bajo, esto podría empeorar la situación de seguridad alimentaria y nutricional".


Por su parte, el experto en ganadería An Notenbaert, de Bioversity International y el Centro Internacional de Agricultura Tropical, subraya: "Sabíamos que el cambio climático traería problemas para los animales, pero nos sorprendió la magnitud del cambio. Las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático deben tenerse en cuenta en las decisiones y estrategias para la producción ganadera".


Según los autores, la adaptación climática bien dirigida y basada en evidencias permitirá que la producción ganadera continúe y se expanda en África Oriental. Esto incluye la identificación y puesta a disposición de razas animales productivas que se adapten a las condiciones locales, en particular al calor.


Países como Ruanda y Kenia han avanzado hacia el uso de razas exóticas para satisfacer la creciente demanda de leche en sus países. "Las 'Holstein Friesians', una popular raza importada, no son autóctonas de África. Aunque producen más leche que las razas locales, no soportan bien el calor", recalca Notenbaert, que agrega: "Para que la producción ganadera sea más eficiente desde el punto de vista medioambiental, necesitamos razas que puedan hacer frente al aumento de las temperaturas y, al mismo tiempo, producir más carne y leche".


Además de la reproducción, los países deben buscar otras estrategias de mitigación para aumentar la resiliencia. Esto podría ser en forma de refugios u otros medios de sombra para proteger a los animales y garantizar un acceso suficiente al agua.


"Tenemos que invertir y planificar urgentemente ahora porque la mitigación tendrá costes para agricultores y donantes", indica Notenbaert, quien recalca: "Debemos poder cuantificar las pérdidas económicas y de sustento, por ejemplo, a través de una reducción en la producción de leche. Y necesitamos medidas económicas, políticas y de sustento para evitar los impactos de los cambios de temperatura".


Karen Marshall, del ILRI, apunta que "el estrés por calor en el ganado, además de ser un problema de bienestar animal, también significa menos ingresos para el agricultor, uso menos eficiente de los recursos naturales y mayores emisiones de gases de efecto invernadero por unidad de producto pecuario".


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris