Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Economía
    

El BCE dice que un 36% las empresas en España no habrían podido atender sus deudas sin las medidas de apoyo y liquidez

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 24 de noviembre de 2020, 19:25 h (CET)

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)


Hasta un 36% de las empresas españolas se habría visto abocadas a desatender sus obligaciones de pagos apenas dos meses después de estallar la crisis sanitaria y establecerse medidas de restricción para contener los contagios por Covid-19 de no haber contado con las medidas articuladas por el Gobierno.


Se trata de una de las principales conclusiones de un análisis elaborado por el Banco Central Europeo (BCE) para evaluar las actuaciones desplegadas por los ejecutivos y pulsar los riesgos de que una retirada temprana provoque el temido “efecto acantilado” tomando de base para el análisis las cinco mayores economías de la zona del euro: Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos y España.


Conforme a su estudio, el impacto de las políticas dirigidas a empresas con actuaciones como los avales “ha sido más fuerte en Italia y España que en Francia y Alemania”. Su conclusión la basa en que el 40% de las empresas en Italia y el 36% en España no habrían “sido capaces de atender sus pasivos sin el apoyo de las políticas dentro de los dos meses siguientes al shock de la pandemia”, cifra que se reduce al 25% en Alemania y Francia.


Según el BCE, los impagos y las insolvencias se han contenido con medidas de apoyo a la liquidez y de contención de gastos, ideadas para dar soporte hasta que los flujos de efectivo corporativo se recuperen y las empresas puedan reanudar sus pagos. Las moratorias, por ejemplo, detalla que reducen los costes corporativos, mientras que los avales facilitan una financiación que se puede utilizar para atender la deuda, “pagar gastos o ajustar la producción al nuevo entorno”.


El BCE constata que se han promulgado medidas monetarias, fiscales y prudenciales en la zona euro “sin precedentes” en respuesta a la pandemia, por su tamaño y unos efectos beneficiosos que han “proporcionado un apoyo vital a la economía”.


De manera específica reconoce que las políticas fiscales “han ayudado a muchos prestatarios a superar las necesidades urgentes de liquidez y han estabilizado la demanda agregada”, “impidiendo que muchas empresas y hogares incumplan sus préstamos”.


Conforme a sus cálculos, las transferencias realizadas por las medidas aprobadas por los Gobiernos en los cinco países analizados suponen “aproximadamente el 8% del PIB real y “en 2021 se espera un 2% adicional del apoyo al PIB real”.


Sin embargo, varía por países, estando España entre los que más recursos en relación al PIB estima que ha habilitado: alrededor del 15% para el 2020 y más del 6% para el 2021. Le seguiría Francia con medidas por un valor aproximado superior al 14% este año y ligeramente inferior al 4% el próximo; e Italia, con más del 13 y 4%, respectivamente.


En Países Bajos alcanzaría entre el 13 y 14% este año y más del 8% durante el próximo ejercicio, y en Alemania el volumen que movilizará excederá este año un 8% de su PIB y alrededor del 2% el próximo ejercicio.


El estudio constata que las medias aprobadas por el BCE para facilitar fondos y de relajación en medidas de solvencia y liquidez han dado un colchón a la banca para financiar a la economía y encajar potenciales impagos el próximo año, pero el organismo alerta sobre una retirada temprana de las medidas.


“Está previsto que la mayoría de las medidas de política promulgadas expiren a finales de 2021”, señala, apuntando que en algunos países “ya se han eliminado gradualmente las medidas de apoyo directo y aplazamiento de impuestos” y “las nuevas solicitudes de garantías de préstamos públicos sólo serían posibles hasta finales de 2020 en muchos países”.


Por ello el BCE alerta sobre su eventual retirada radical: “poner fin abruptamente a las medidas podrían dar lugar a efectos precipitados en los ingresos de los hogares y las empresas, con efectos de impacto para la actividad económica en 2021”, desencadenando un freno en la recuperación, sobre todo si hubiese que aplicar restricciones adicionales por nuevos brotes.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris