Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

El coronavirus baja un 41% la contaminación por ozono en España

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 10 de noviembre de 2020, 11:58 h (CET)

MADRID, 10 (SERVIMEDIA)


La reducción de la movilidad debido a la pandemia de la Covid-19, enfermedad causada por el último coronavirus, ha contribuido a que la contaminación por ozono troposférico (O3) haya descendido este año un 41% en España en comparación con el periodo entre 2012 y 2019 si se tienen en cuenta los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Así se recoge en un informe elaborado por Ecologistas en Acción a partir de los datos recopilados en las 483 estaciones de medición existentes en España sobre eta sustancia contaminante, que suele aparecer en los meses de mayor radiación solar. No obstante, alrededor de 35,7 millones de ciudadanos (el 75,9% de la población) ha respirado este año niveles de aire insalubre por O3.


Este estudio nacional sobre la contaminación por O3, que cumple su cuarta edición, fue presentado este martes en una rueda de prensa telemática Miguel Ceballos, coordinador del informe, y María García, coordinadora de Ecologistas en Acción en Valencia.


El informe toma como referencia dos valores límite: 100 microgramos por metro cúbico como máximo promedio de ocho horas en un día recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y 120 microgramos por metro cúbico como objetivo legal de la UE.


El ozono troposférico es el contaminante atmosférico que año tras año afecta a más población y territorio en España. El informe, que incluye datos preliminares entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de este año, indica que, según la recomendación de la OMS, el 75,9% de la población (35,7 millones de habitantes) y el 80,9% del territorio español (408.000 km2) han estado expuestos este año a aire insalubre por ozono troposférico.


Si se tiene en cuenta el límite legal, esas cifras descienden al 9,4% de la población (4,4 millones) y al 4,9% de la superficie (25.000 km2). Según Ecologistas en Acción, supone entre cinco y siete millones de afectados menos que en años anteriores y la cifra más baja desde la entrada en vigor del objetivo de la UE, en 2010.


Ceballos comentó que el descenso de este año se debe a "las circunstancias especiales de los últimos meses por el efecto de la Covid-19". "La lucha contra la pandemia ha producido un desplome importante de los niveles de ozono en el conjunto del Estado español", añadió.


Subrayó que la contaminación por ozono sólo ha subido en Avilés, Bilbao, Burgos y Cáceres, mientras que ha disminuido en el resto de España, e incluso tal descenso es de más del 50% en amplias zonas con respecto a los niveles habituales de la última década.


La frecuencia de las superaciones de los estándares legal y de la OMS ha sido muy inferior a la de años precedentes, con un descenso del 56% y el 41%, respectivamente, en relación al promedio de las registradas en el periodo 2012-2019.


Los territorios más afectados por el ozono troposférico se han repartido entre las regiones de Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla y León, el interior de Cataluña y de la Comunitad Valenciana, la ciudad de Córdoba y, al norte de ésta, la zona industrial de Puente Nuevo. Una treintena de zonas repartidas entre nueve comunidades autónomas han seguido incumpliendo el objetivo legal en el trienio 2018-2020.


¿QUÉ ES EL O3?


El ozono troposférico, denominado ‘ozono malo’ en contraste con el que se sitúa en las capas altas de la atmósfera y protege de las radiaciones ultravioleta, se produce en primavera y en verano por la mayor presencia de la radiación solar y se genera por la reacción entre la luz del sol y el dióxido de nitrógeno, y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias.


Se trata de un contaminante secundario que no tiene una fuente humana directa, sino que se forma en la baja atmósfera al combinarse la radiación solar con otros contaminantes denominados precursores, emitidos por el tráfico rodado, las grandes centrales termoeléctricas y determinadas actividades industriales.


El O3 afecta especialmente a las áreas suburbanas y rurales influenciadas por la contaminación urbana, ya que este contaminante se desplaza con facilidad. Por inhalación, puede provocar un incremento de los riesgos de enfermedades respiratorias agudas y la reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares.


Ecologistas en Acción reclamó al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que agilice el Plan Nacional de Ozono comprometido hace años y anunciado el pasado mes de septiembre por la ministra Teresa Ribera porque a él "remiten muchas comunidades para justificar su inactividad", según la organización ambiental.


Para Ecologistas en Acción, las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire por ozono son la disminución del tráfico motorizado, la adopción de las mejores técnicas industriales disponibles, la sustitución de los disolventes orgánicos por agua, el ahorro y la eficiencia energética y el apoyo a las energías renovables, así como agilizar el Área de Control de Emisiones acordada para el Mar Mediterráneo, penalizar fiscalmente a los vehículos diésel y una moratoria para las grandes explotaciones ganaderas intensivas.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris