Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Nacional
    

Iglesias propuso en 2019 llevar las políticas activas de empleo sin saber qué eran

Agencias
@DiarioSigloXXI
sábado, 24 de octubre de 2020, 11:47 h (CET)

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)


El hoy vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, propuso que Unidas Podemos se encargara de las políticas activas de empleo para desbloquear la investidura de Pedro Sánchez en julio de 2019 sin saber en qué consistían.


Así lo desvela uno de los pasajes, recogido por Servimedia, del libro 'La coalición frente a la pandemia', publicado por los periodistas María Llapart y José Enrique Monrosi este mes en la editorial Península, y que hace una crónica de la relación del PSOE y Unidas Podemos desde las negociaciones fallidas tras las elecciones de abril de 2019 hasta el final del estado de alarma el pasado mes de junio.


Los medios de comunicación ya informaron en su día de que el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, partidario de que las conversaciones entre ambos partidos llegaran a buen puerto, sugirió a Iglesias una propuesta 'in extremis' para desatascarlas en el último momento antes de la votación de investidura.


En concreto, que pidiera añadir la competencia sobre políticas activas de empleo a los ministerios de Vivienda, Igualdad y Sanidad y Consumo y a la Vicepresidencia Social para Irene Montero que ya les había ofrecido el PSOE pero que, para Unidas Podemos, eran títulos de mucho renombre pero sin margen real de acción política.


Lo que el libro añade es que, paralelamente y sin contárselo a Iglesias, Zapatero trasladó la misma propuesta al secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, que se la remitió a Sánchez; y también una deliciosa conversación por Telegram entre el hoy vicepresidente y la actual ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, mientras se celebraba ya el debate previo a la votación de investidura que finalmente resultó infructuosa.


"¿Te parece aceptable pedir las políticas activas de empleo?", le escribió Iglesias a Díaz. "Generalmente han sido todas fallidas porque no hay política


de empleo en España", contestó ella.


"Lo voy a pedir en directo, a ver si aceptan", le anunció Iglesias adelantándole la que en seguida se haría célebre oferta 'in voce' desde la tribuna de oradores. "Dale. Pero ten en cuenta que hay temas conferidos a las comunidades autónomas", aprobó la hoy ministra de Trabajo. "Entonces ¿lo pido o no lo pido?". "Inténtalo. Son relevantes". "Les voy a decir que, si aceptan, apoyamos la investidura".


"¿QUÉ COÑO SON?"


Según relata el libro, Díaz abandona momentáneamente el chat de Telegram con Iglesias para consultar unos datos, y cuando volvió a abrirlo se encontró una significativa pregunta del hoy vicapresidente: "Por cierto. ¿Qué coño son las políticas activas de empleo?".


Ella le contestó telegráficamente que "formación, subvenciones, ayudas a la contratación. Son exactamente 5.900 millones de euros", y con esa sucinta información Iglesias subió a la tribuna del Congreso para gastar su última bala.


"He recibido el mensaje de alguien muy relevante de su partido. Me ha dicho: 'Pídele que os ceda las competencias en políticas activas de empleo'. Le hacemos una nueva propuesta para intentar salvar la investidura: renunciamos al Ministerio de Trabajo si ustedes nos ceden las competencias para dirigir las políticas activas de empleo", proclamó Iglesias.


Sin embargo, Sánchez, harto de la desconfianza mutua que se había generado en la negociación o atisbando tal vez una mejor expectativa electoral si se repetían los comicios, ya había transmitido a Bolaños que era "muy tarde" para ese arreglo y musita "Es increíble" mientras mueve la cabeza en señal de incredulidad y rechazo.


El libro de Llapart y Monrosi revela también que en estos minutos los portavoces de ERC y PNV, Gabriel Rufián y Aitor Esteban, apremiaron a su homóloga socialista, Adriana Lastra, para que aceptara la propuesta de Iglesias. "Aceptadlo, ¿no?", urgió Rufián. "Decid que sí, joder. No son nada», terció Esteban.


El presidente del Gobierno mantuvo su negativa, rechazando incluso la posibilidad de un receso para pensárselo que le ofreció la del Congreso, Meritxell Batet, y tuvieron que pasar el verano y las elecciones de noviembre que no cambiaron nada para que se formara el Ejecutivo de coalición que en los próximos días tiene previsto presentar su primer borrador de Presupuestos Generales del Estado.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris