Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Nacional
    

La Audiencia Nacional deniega la inscripción de la 'Iglesia Pastafari' en el Registro de Entidades Religiosas

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 22 de octubre de 2020, 16:21 h (CET)

MADRID, 22 (SERVIMEDIA)


La Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional ha confirmado la denegación de la inscripción de la denominada 'Iglesia Pastafari' en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia porque sus fines son ajenos a una entidad religiosa.


La Sección Tercera de la Sala de lo Contencioso ha rechazado el recurso que presentó un particular contra la resolución del director general de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia que rechazó la inscripción de la 'Iglesia Pastafari' en el Registro de Entidades Religiosas.


El tribunal señala que existen otras cinco solicitudes anteriores entre 2010 y 2016, presentadas por sujetos distintos, de inscripción de la 'Iglesia Pastafari', con nombres en ocasiones diferentes como 'Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador' o 'Legionarios de Monesvol'.


La sentencia incluye algunos de los Estatutos de esta entidad, como la Oración principal al Monesvol: "Oh Tallarines que están en los cielos gourmets. Santificada sea tu harina. Vengan a nosotros tus nutrientes. Hágase su voluntad en la Tierra como en los platos. Danos hoy nuestras albóndigas de cada día y perdona nuestras gulas, así como nosotros perdonamos a los que no te comen, no nos dejes caer en la tentación (de no alimentamos de ti) y líbranos del hambre... Ramén".


En otro artículo de los Estatutos se recogen doctrinas y principios como los siguientes: “El dios más poderoso grande y perfecto es el Monstruo de Espagueti Volador, también referido como Monesvol o MEV. Él es invisible e indetectable, creador del Universo después de una borrachera, lo cual explica las imperfecciones de este mundo”.


Propugna “la divina inspiración del Evangelio del Monstruo del Espagueti Volador del profeta Bobby Henderson, su credibilidad plena y su suprema autoridad en todo lo que atañe a la fe y a la conducta, a menos que otro pastafari opine lo contrario”. Señala a Monesvol como “guía continua e invisiblemente la conducta de cada ser humano creyente o no) por medio de sus apéndices tallarinescos”.


En esos Estatutos se instaura que los pastafaris “devotos deben vestir completamente con atuendo pirata y gritar ¡Arrrgh!, siempre que les sea posible” con indicación de que “esto es así porque los piratas son el pueblo elegido”. Cuando esta vestimenta “no sea viable (por ejemplo, porque haga falta ver por los dos ojos), el fiel pastafari procurará vestir la prenda religiosa de cabeza consistente en un colador. Esta prenda será lavada antes de su posterior reutilización como utensilio ritual”.


Señalan los seguidores de esta doctrina que la realidad del calentamiento global, los terremotos, los huracanes y otros desastres naturales “son consecuencia directa de que a partir del siglo XIX ha disminuido el número de piratas y la esperanza del retorno del número de piratas a valores saludables para el planeta mediante la conversión de los fieles a la religión Pastafari”.


Además, indican que “Monesvol reveló al capitán pirata Mosley y a Bobby Henderson que son profetas de la Iglesia Pastafari”. Concluyen que los pastafaris “que se porten razonablemente bien irán al cielo Pastafari, que tiene volcanes de cerveza hasta donde alcanza la vista y una fábrica de bailarines/as de striptease. En cambio, aquellos que Monesvol tenga por diversión mandar al infierno, también dispondrán de volcanes de cerveza y una fábrica de bailarines/as de striptease, pero [en] dichos volcanes la cerveza está caliente y sin gas y las bailarines/as de striptease sufren enfermedades venéreas”.


ALIANZA DE ALBÓNDIGAS Y CERVEZA


Para finalizar, los Estatutos de la 'Iglesia Pastafari' establecen “el sacerdocio de todos los creyentes que, en la unidad proclaman por su fe, constituyen la Iglesia Universal, comprometidos por el mandamiento de su tallerinesca santidad a la proclamación del evangelio a todo el que quiera escucharles” y que “la pasta con albóndigas y la cerveza son los elementos que forman el cuerpo del creador, y son, por tanto, un alimento ideal y de fácil preparación”.


Después de leer los estatutos, la Sala concluye que la 'Iglesia Pastafari' no es una entidad religiosa. “Sus fines son ajenos a los de una entidad religiosa, una religión, entendida como un conjunto de dogmas sobre la divinidad, de sentimientos de veneración y de normas morales y de prácticas rituales basadas en creencias profundas, serias y trascendentes”.


Los magistrados explican que el movimiento Pastafari se inició en 2005, en la protesta contra ciertas decisiones en materia educativa del Estado de Kansas por lo que su finalidad, “sería, en principio, respetable como asociación, pero no puede pretenderse que se trata de una religión, porque visto su credo, estatutos y mandamientos, no se aprecia en absoluto finalidad religiosa”.


La Sala rechaza el argumento de los recurrentes de vulneración de su derecho de asociación puesto que nada les impide asociarse, reunirse, expresarse y realizar todo tipo de actividades privadas, en forma de asociación, inscribiéndose en el Registro de Asociaciones, pero no en el de Entidades Religiosas.


La resolución añade que el hecho de que el pastafarismo fuera creado con la finalidad de hacer una parodia crítica a decisiones del sistema educativo de Kansas. Es un hecho histórico que “permite, por añadidura, confirmar la posición sustentada por la resolución recurrida “y concluir que no se ha vulnerado la libertad religiosa de los recurrentes. La sentencia impone las costas a los recurrentes.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris