Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Nacional
    

Los cazas españoles interceptan a media docena de aviones rusos en su primer mes en la misión de la OTAN en el Báltico

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 3 de junio de 2020, 13:51 h (CET)

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)


Los seis F-18 del Ejército del Aire español han interceptado a media docena de aviones rusos que surcaban el espacio aéreo aliado durante el primer mes de su despliegue en la operación de la OTAN de Policía Aérea del Báltico, en la que participan por sexto año consecutivo desde el Destacamento Vilkas, sito en la base lituana de Siauliai.


Según informó el Estado Mayor de la Defensa (Emad), en las imágenes difundidas por la OTAN sobre la actividad de los aviones españoles se observa que en esos ‘scrambles’ se interceptó a al menos dos aviones de combate Sukoi, uno de transporte táctico Antonov y otro de transporte Tupolev.


En el momento en que se detecta una aeronave que, sin estar autorizada, intenta entrar en el espacio aéreo de los países báltico, el Centro de Operaciones Aéreas Combinadas de Uedem (Alemania) ordena el despegue inmediato de aviones interceptores. Este despegue se conoce como `scramble’.


Seis F-18 y 137 militares españoles se desplegaron el pasado mes de abril por sexto año consecutivo en el Destacamento Vilkas, en la base aérea de Siauliai, en el marco de la operación de la OTAN de Policía Aérea del Báltico.


El contingente español, cuyo grueso pertenece al Ala 15 del Ejército del Aire, sito en la base aérea de Zaragoza, tomó el relevo al destacamento de la Fuerza Aérea de Bélgica.


Los militares, que están liderados por el teniente coronel Jesús Gutiérrez Gallego, estará desplegado durante los próximos cuatro meses en la base de Siauliai, desde donde desarrolla la misión, bajo control de la cadena de mando de la OTAN.


La rotación liderada por España cuenta también con la participación de militares británicos y sus aviones ‘Eurofighter’. Paralelamente, en la base aérea de Ämari (Estonia) se han destacado aviones ‘Mirage 2000-5’ franceses.


El contingente español se encuentra conformado por personal del Grupo Móvil de Control Aéreo (Grumoca), del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA), del Centro de Informática de Gestión (Ciges), del Grupo de Transmisiones (Grutra), del Grupo Central de Mando y Control (Grucemac), del Grupo Norte de Mando y Control (Grunomac), del Mando de Apoyo Logístico (Malog), del Centro Cartográfico y Fotográfico (Cecaf), de la Unidad Médica de Apoyo al Despliegue (Umaad) y de la Brigada de Sanidad (Brisan).


Antes de su despliegue en Lituania, los 132 militares desplegados siguieron el procedimiento establecido por el Ministerio de Defensa contra la transmisión del coronavirus para todos los relevos en operaciones internacionales de las Fuerzas Armadas.


Este protocolo, previo a los despliegues, consiste en la realización de un test RT-PCR, seguido de una cuarentena de 14 días y, al término de ésta, una nueva prueba RT-PCR.


Los militares continúan en aislamiento hasta la fecha del despliegue y su traslado a la zona de operaciones se realiza con todas las precauciones para evitar la transmisión de la enfermedad en vehículos desinfectados y con la obligatoriedad de utilizar mascarilla y guantes.


Los militares españoles no operan solos en la aplicación del principio de seguridad colectiva aliada que rige la defensa del espacio aéreo de la OTAN, en este caso para proteger a Estonia, Letonia y Lituania de posibles ataques aéreos en su territorio, incluyendo sus aguas jurisdiccionales, al tiempo que se garantiza el tránsito seguro del tráfico aéreo civil.


En esta misión también participan aeronaves de otros países miembros de la Alianza Atlántica que operan desde la citadas bases de Ämari, Siauliai y desde la de Malbork, en Polonia.


En 2004 la OTAN amplió su espacio aéreo al norte de Europa tras el ingreso de Estonia, Letonia y Lituania. Dado que ninguna de ellas cuenta con aviones de combate, durante los últimos 10 años 14 países aliados se han sucedido en distintas rotaciones de cuatro meses de duración desde la base de Siauliai. De hecho, España lideró en 2006 la décima rotación con cuatro aviones ‘Mirage F-1’ del Ala 14, con sede en la base aérea de Los Llanos (Albacete).


Tras la integración de las repúblicas bálticas en la OTAN la aviación rusa comenzó a surcar las rutas que sobrevuelan las aguas internacionales del golfo de Finlandia y el mar Báltico bordeando el litoral de Estonia, Letonia y Lituania entre las bases de San Petersburgo y Kaliningrado en dirección norte-sur o viceversa.


Los cazas españoles únicamente intervienen cuando se incumplen las tres normas fundamentales de vuelo: la presencia de una aeronave sin plan de vuelo declarado, la falta de comunicación entre el avión y el controlador aéreo civil en tierra y la carencia o desactivación del transpondedor. Esta es la herramienta que posibilita al controlador disponer de inmediato y en todo momento el tipo de aeronave y su altura para mantener la separación entre los aviones y evitar los riesgos de colisión.


Las aeronaves rusas en ocasiones no son detectadas por los radares civiles pero no pueden burlar los sistemas de detección militares, aunque sólo sea mediante una traza anónima en sus pantallas.


Así pues, la Alianza Atlántica continúa con el dispositivo reforzado de vigilancia y control del espacio aéreo báltico que puso en marcha en abril de 2014 tras el inicio de la crisis con Ucrania, cuando se pasó de cuatro a 16 aviones de combate en misiones de policía aérea y elevando a tres el número de bases de despliegue.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris