Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

ONG de infancia piden medidas de conciliación para que los adultos puedan traletrabajar y atender a los menores

Agencias
@DiarioSigloXXI
viernes, 29 de mayo de 2020, 14:58 h (CET)

MADRID, 29 (SERVIMEDIA)


Unicef España, la Plataforma de Infancia, Save the Children y Fundación ANAR reclamaron este viernes en el Congreso de los Diputados medidas efectivas de conciliación familiar durante la desescalada y ante eventuales confinamientos, porque "los padres no pueden teletrabajar ocho horas y ocuparse del cuidado y la educación" de sus hijos.


Además, recordaron que muchos adultos tienen que volver al trabajo presencial mientras las guarderías y escuelas permanecen en su inmensa mayoría cerradas.


Así lo pusieron de manifiesto este viernes el presidente de Unicef España, Gustavo Suárez Pertierra; el director ejecutivo de Save the Children, Andrés Conde; el director de la Plataforma de Infancia, Ricardo Ibarra, y el director de Programas de la Fundación ANAR, Benjamín Ballesteros, que comparecieron ante el grupo de trabajo de Políticas Sociales y Sistema de Cuidados de la Comisión para la Reconstrucción Económica y Social tras la Covid-19 del Congreso de los Diputados.


Según Ibarra, "hacen falta permisos remunerados al 50% para ambos progenitores; que en el caso de las familias monoparentales deberían ser casi del 100%", pues "no tienen otra posibilidad para atender a sus hijos".


Además, "medidas que ya existen, como la flexiblidad horaria o la reducción de jornada, deberían generalizarse y ampliarse en todas las empresas, reclamó.


Por otro lado, Benjamín Ballesteros expuso la dificultad que muchas familias se han encontrado durante el confinamiento por "tener que teletrabajar ocho horas" y a la vez ocuparse del cuidado de sus hijos y de su educación.


Muchas de las consultas de adultos a la línea de Ayuda de ANAR durante el confinamiento tenían que ver con este motivo, explicó, "pues los padres están agobiados". "Muchas veces no tienen ni los conocimientos ni los medios necesarios".


Por ello, pidió que a la hora de diseñar la desescalada y ante posibles soluciones basadas en la educación virtual, "se garantice un horario efectivo de permanencia y que la adquisición de conocimientos la verifican los docentes". "Esta responsabilidad no puede recaer en los progenitores", destacó.


Por otro lado, Ricardo Ibarra solicitó que, "en cuanto sea posible "y garantizando siempre la seguridad sanitaria, guarderías y campamentos urbanos vuelvan a funcionar.


ATENDER AL VERANO


En la misma idea abundó Andrés Conde, convencido de que "no debemos perder el verano". De hecho, defendió la puesta en marcha de campamentos educativos, "que combinen el componente lúdico con un refuerzo formativo en materias esenciales, como Lengua y Matemáticas".


"Nosotros ya trabajamos en ello, pero sería interesante que desde las administraciones públicas también se apoye", sugirió.


Además, apuntó Ibarra, "los niños tienen derecho al ocio y a la relación social con sus iguales", aspectos de los que "se han visto privados durante el confinamiento.


En sus intervenciones, Ibarra y Conde se refirieron al "olvido veraniego", por el que los niños, "sobre todo los más vulnerables", pierden lo aprendido durante el curso.


"Debemos tener en cuenta que hay estudiantes que llevan seis meses sin ningún contacto con la escuela", por lo que "el riesgo de desconexión y de abandono escolar" es muy grande entre ellos, dijo Conde.


Por este motivo, exigió la puesta en marcha de un "ambicioso sistema de refuerzo para el curso que viene, similar al desaparecido PROA", así como la dotación con recursos extraordinario a los centros que concentran a un mayor número de alumnos desfavorecidos.


BRECHA EDUCATIVA


Por su parte, el presidente de Unicef destacó cómo las consecuencias de la Covid-19 han puesto de manifiesto "la brecha educativa" que existe en España.


Recordó que en España 100.000 hogares carecen de acceso a Internet; en más de 300.000 padres y hermanos comparten un único ordenador, y alrededor de un millón tienen una conexión de muy baja calidad.


Son los máximos exponentes de la "brecha educativa", apuntó, que afecta de forma especial a los estudiantes migrantes, tutelados, de familias sin recursos, con discapacidad o solicitantes de asilo.


Mención especial merece la situación en los centros de menores, donde el confinamiento llegó sin que dispusieran de los medios telemáticos necesarios, afirmó. Por este motivo, Unicef ha facilitado dispositivos y tarjetas de conexión a los responsables de estos centros.


Con todo, Conde y Suárez Pertirera apostaron por el préstamo de dispositivos con conexión a Internet por parte de los centros como medidas de inclusión educativa para el futuro.


De igual modo, todos pidieron reforzar la inversión pública en protección a la infancia y a la familia, con una mejora significativa de la dotación por hijo a cargo.


Finalmente, valoraron de forma positiva la aprobación del Ingreso Mínimo Vital anunciada hoy, aunque pidieron que no interfiera con otras prestaciones.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris