Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
    

La creación de “órganos artificiales” mejora el conocimiento y el manejo de las enfermedades renales

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 4 de mayo de 2020, 12:28 h (CET)

MADRID, 04 (SERVIMEDIA)


La creación de pequeños órganos humanos artificiales en un laboratorio a partir de células embrionarias mejora el conocimiento y el manejo de las enfermedades renales, ya que es posible conocer resultados de manera más rápida que en estudios clínicos convencionales.


Así lo puso de relieve la doctora Nuria Montserrat, del grupo de Pluripotencia para la regeneración de órganos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red en Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER BBN), en la conferencia virtual que inauguró el XXXVII Congreso de la Sociedad Valencia de Nefrología (SVN), un encuentro científico con charlas transmitidas por streaming.


En su conferencia, mostró los avances alcanzados por su grupo de investigación con la creación de unos modelos de “organoides para nefropatía diabética”. Además, ahora, en colaboración con el Instituto Karolinska de Estocolmo, la experta está avanzado en la investigación “de una nueva forma de atacar al coronavirus mediante un fármaco con el que ya se están haciendo ensayos clínicos en humanos”, explica el centro en un comunicado.


Los científicos pueden cultivar “artificialmente” una masa de células pluripotenciales para crear organoides con propiedades similares a las de los órganos, gracias a la tecnología aplicada a las células madre. Estos avances abren “numerosas y prometedoras” vías de investigación y aplicación clínica.


Algunos investigadores españoles que lideran estos proyectos son capaces de crear en el laboratorio “órganos en miniatura cada vez más fiables y semejantes a los órganos humanos”, lo que ayudaría a “demostrar en semanas lo que tarda años en evidenciarse en estudios clínicos”. La aplicabilidad clínica de esta tecnología resulta “especialmente esperanzadora” y próxima en el ámbito de las enfermedades nefrológicas.


Los resultados de la doctora Montserrat en el ámbito de la nefropatía diabética están aclarando dos aspectos “muy relevantes” a nivel nefrológico: la importancia del legado metabólico o historia del control de la glucemia en la diabetes y su impacto en la prevención de las complicaciones (entre ellas, las renales) y que mediante dicho modelo se pueden explicar algunos de los beneficios hasta ahora no aclarados de ciertos fármacos, subraya el presidente de la SVN, José Luis Górriz.


En el IBEC han creado cultivos tridimensionales a partir de células madre pluripotentes, que se asemejan a tejido embrionario de riñón humano durante el segundo trimestre de gestación. Mediante el uso de biomateriales que mimetizan el microambiente embrionario los investigadores también lograron que estos “minirriñones” presenten “características relevantes para su uso inmediato en el modelado de patologías renales”, explica la Sociedad Valenciana de Nefrología en un comunicado.


Los hallazgos obtenidos por el equipo de la doctora Montserrat inciden en la importancia del control metabólico precoz para la prevención de la progresión de la enfermedad renal diabética.


COVID-19


Pero, además de su utilidad en el estudio y manejo clínico de algunas enfermedades renales, los estos trabajos con modelos de órganos artificiales está ayudando en el descubrimiento de fármacos para el tratamiento de la infección por la Covid- 19.


Utilizando minirriñones generados mediante técnicas de bioingeniería, los investigadores del IBEC consiguieron descifrar cómo el virus interacciona e infecta las células humanas del riñón. Además, en el marco de un estudio internacional en el que también participó el Instituto Karolinska de Suecia, el Institute of Molecular Biotechnology de la Austrian Academy of Sciences y el Life Sciences Institute (LSI) de la Universidad of British Columbia, entre otros, se identificó un fármaco capaz de bloquear los efectos del virus SARS-CoV-2.


El resultado es una terapia dirigida a reducir la carga viral y que actúa sobre un receptor de las células humanas. “El uso de organoides humanos nos permite probar de manera muy ágil los tratamientos que ya se está utilizando para otras enfermedades o que están cerca de ser validados. En estos momentos en los que el tiempo apremia, estas estructuras 3D ahorran drásticamente el tiempo que destinaríamos para probar un nuevo medicamento en humanos”, afirma Nuria Montserrat.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris