Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

El 85% de las personas atendidas por Cruz Roja son trabajadores pobres y el 90% niños sin recursos

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 27 de noviembre de 2019, 13:46 h (CET)

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)


El 85% de las personas atendidas por Cruz Roja son trabajadores y pobres y el 90%, niños sin recursos. Además, el 84,4% de los hogares a los que la organización presta apoyo están en riesgo de pobreza y exclusión, el 78,3% tiene dificultades para llegar a fin de mes, el 43% sufre pobreza energética y el 27% no puede consumir alimentos con proteínas tres veces a la semana.


Así se desprende del boletín sobre Vulnerabilidad Social número 18, centrado en ‘El impacto de la vulnerabilidad social en la salud de la población atendida por Cruz Roja’, presentado este miércoles por el coordinador general de Cruz Roja, Antoni Bruel, quien, en el transcurso de su intervención, destacó que la vulnerabilidad social “siempre es más femenina que masculina”, ya que las mujeres representan el 70% de la población atendida.


Además, también son mayoría las personas de nacionalidad española (57%), según el informe, que también desvela que en más de la mitad de los hogares hay menores de 16 años y en el 20% viven personas mayores de 65 años, mismo porcentaje de hogares en los que viven personas con discapacidad. El 21% de ellos está habitado por familias monoparentales y el 20% son familias numerosas.


Según este informe, elaborado en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid y basado en una encuesta telefónica realizada a 1.500 personas atendidas entre abril y junio de 2019, el elevado riesgo de pobreza y exclusión está “muy condicionado” por el desempleo y el empleo precario.


En este sentido, Bruel consideró que no tener trabajo es un “determinante absoluto” en la situación de vulnerabilidad de estas personas, ya que la tasa de paro de la población activa atendida se sitúa en el 73%, el 34% de los hogares atendidos tienen a todos sus miembros en paro y, entre los desempleados, el 81% no percibe prestación por desempleo.


A ello se une una “baja red de apoyo” con la que cuentan estas personas, ya que, según la investigación, el 40% no tiene amistades o allegados que le visitan o a los que visita, el 29% no tiene a quién contarle sus problemas y, como consecuencia de ello, el 52% no pueden contar con ayudas económicas o materiales importantes.


Ante este escenario, el 31% va perdiendo la confianza en sí mismas y el 31% siente que tiene menos capacidad para afrontar los problemas y se van “minimizando en su propia situación”, según precisó Bruel.


PERCEPCIÓN SOBRE LA SALUD


Todo ello repercute de forma negativa en su estado de salud así como en la percepción que estas personas tienen sobre el mismo con respecto a la población en general, ya que casi el 53% de consultados lo califica entre “regular y muy malo” y el 88% de los que lo valoran como malo o muy malo viven en la pobreza.


En concreto, la investigación arroja unos indicadores “más negativos” entre la población atendida que vive en la pobreza y entre las mujeres, ya que el 60% de ellas por el 40% de ellos valoran negativamente su salud y el 40,5% la califica de “regular”.


Tras aseverar que el estudio ha “desmontado el tópico” de que los atendidos por Cruz Roja hagan un “uso intensivo” de los recursos sanitarios, subrayó que esta circunstancia no se debe “a que no estén mal, sino a que se abandonan, en un sentido muy respetuoso de la palabra”, aclaró.


Bruel se mostró “sorprendido”, además, por el hecho de que el grupo de personas de entre 45 y 65 años es el que tiene una “peor valoración” de su estado de salud.


En cuanto a la prevalencia de enfermedades, el 19,3% padece ansiedad crónica, por 7,4% de la población general y el 18,6%, depresión crónica, por el 7,2% de la población general, según datos comparados con la Encuesta Nacional de Salud.


Junto a ello, el 41% sufre dolor de espalda crónico, frente al 19% del resto de la población; el 30% tiene la tensión alta, frente al 20% de la población general; el 13% sufre diabetes, frente al 8% del resto.


La falta de recursos económicos impide al 83% de quienes precisan medicación acceder a medicinas, tratamientos o prótesis; el 70% acude a los profesionales de la salud solo cuando tiene un problema y el 13% no sigue la pauta médica en cuanto a medicación prescrita.


De entre el 47,5% que indica estar enferma, el 12% de atendidos que sufre algún tipo de enfermedad no la gestiona “adecuadamente” y de las personas en esa situación, el 38,1% no puede hacerlo debido a sus problemas físicos, económicos, materiales o porque carece de red de apoyo; el 40,5%, por falta de tiempo, porque no tienen con quién dejar a sus hijos o por limitaciones físicas, entre otras cuestiones y el 8,3 %, por falta de voluntad o motivación.


De los más de 11 millones de personas atendidas por Cruz Roja España, en 2018 843.000 recibieron atención sanitaria. De ellas, 453.000 en el marco de su plan de salud; 158.000, a través de programas sociales y 232.000 en sus centros sanitarios.


En el marco de su acción de apoyo a personas en situación de extrema vulnerabilidad atendió a 542.000 personas; su plan de ayuda alimentaria llegó a 640.000 y otras 3.796 se beneficiaron de apoyo a la adquisición de material de óptica, odontología, ortopedia o audífonos.


Por su parte, el médico del Plan de Salud de Cruz Roja, Juan Jesús Hernández, precisó que las personas atendidas presentan “tres grandes problemas de salud”: hábitos “inadecuados”, conductas “de riesgo” y gestión “inadecuada” de la misma.


“Lo fundamental es que nuestra respuesta esté en consonancia con los problemas que tienen”, abundó, al tiempo que avanzó que la intención de Cruz Roja es “adaptar” esa respuesta en materia de salud “dejando el café para todos” para ofrecer “una respuesta individualizada” y que no sea “sanitaria exclusivamente”.


Los objetivos de esta investigación han sido conocer qué impacto real tiene la vulnerabilidad social en la salud de las personas que atiende Cruz Roja, con especial atención a los determinantes de las salud; analizar la forma en que las personas gestionan su salud y mejorar las iniciativas y proyectos que la organización lleva a cabo en el ámbito de la salud biopsicosocial.


Como “líneas de mejora”, el coordinador general de la organización social mencionó la necesidad de “reforzar” el acompañamiento a consultas, “ampliar” el apoyo psicológico, reforzar las prestaciones para paliar la pobreza energética “por su influencia en la salud” o mejorar y “especializar” la ayuda alimentaria que presta.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris