Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Al margen

Los enemigos del jubilado

Rafael Torres Rafael Torres
jueves, 6 de octubre de 2022, 08:01 h (CET)
MADRID, 5 (OTR/PRESS) El hecho de que el gasto en Pensiones se llevará en 2023 la mitad del total del gasto extra presupuestado parece disgustar sobremanera a quienes critican acerbamente el conjunto de las cuentas del Gobierno para el año que viene. Se comprende, no sin cierta repugnancia, que los Presupuestos Generales del Estado devengan en materia electoral, electoralista, en año de comicios, tanto de mano del gobierno que los propone, como de la oposición, pero no se comprende que sea esa partida concreta, la de las Pensiones, la que despierte más furor entre los debeladores, que parece que se la tienen jurada a esas prestaciones públicas de estricta justicia social.

Diríase que la subida de las Pensiones contemplada en los Presupuestos, en torno al 8,5% que dicta el IPC con el que se emparejan según lo acordado en el Pacto de Toledo, desborda lo que pueden soportar los neoliberales profundos que llevan décadas pregonando argumentos apocalípticos sobre la "insostenibilidad" de las pensiones, particularmente las de Jubilación. La tirria que las dispensan les fuerza a urdir alternativas tan delirantes y lesivas para los mayores como la de la "mochila austriaca" o la de que se busquen la vida por su cuenta con los falsos Planes de Pensiones privados, que no son sino Fondos de Inversión de riesgo que especulan con los ahorros.

Así las cosas, eso de que a un jubilado que percibe la pensión mínima (la mitad de las pensiones jubilatorias lo son) se le suba 50 euros al mes, debe parecer a los "insostenebilistas" totalmente inaceptable, una ruina, una merma insoportable de la Caja Común en la que a tantos de ellos les gusta o les gustaría meter la mano. Hay, ciertamente, cosas insostenibles, como la corrupción política que en España ha saqueado a conciencia las arcas comunales, o como el dispendio en proyectos absurdos, en los endémicos sobrecostes en las obras públicas, en la nube de "asesores" enteramente prescindibles, en oficinitas y mamandurrias de las que la muñidora de la expresión sabe tanto. o en toda la legión de parásitos que vivaquean al amor de los recursos del Estado.

Si hay un gasto "sostenible" es aquél que es absolutamente necesario sostener, y aún acrecer a tenor de las circunstancias. Sanidad, Educación y Pensiones integran ese gasto esencial. El del sueldazo del actual vicepresidente de la Junta de Castilla y León, por ejemplo, sí que se puede, tranquilamente, dejar de sostener.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rufián no miente

¿Dónde se jodió nuestro Perú? ¿Con la malversación?

Purga en el PSOE

Adiós Ciudadanos, adiós

Rajoy, selección

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris