Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sanidad pública

La testosterona también puede fomentar un comportamiento amistoso en los hombres, según un estudio en animales

Agencias
@DiarioSigloXXI
viernes, 12 de agosto de 2022, 14:56 h (CET)
MADRID, 12 (EUROPA PRESS)
La testosterona puede fomentar un comportamiento amistoso y prosocial en los machos, según un nuevo estudio en animales realizado por la Universidad de Emorgy (Reino Unido) publicado en la revista científica 'Proceedings of the Royal Society B Biological Sciences'.

"Por lo que creemos que es la primera vez, hemos demostrado que la testosterona puede promover directamente el comportamiento prosocial no sexual, además de la agresión, en el mismo individuo. Es sorprendente porque normalmente pensamos que la testosterona aumenta los comportamientos sexuales y la agresividad. Pero hemos demostrado que puede tener efectos más matizados, dependiendo del contexto social", dice Aubrey Kelly, primer autor del estudio.

El trabajo también reveló cómo la testosterona influye en la actividad neuronal de las células de oxitocina, la llamada "hormona del amor", asociada al vínculo social.

La mayoría de los estudios en humanos muestran que la testosterona potencia el comportamiento agresivo. Los investigadores se preguntaron si tal vez la testosterona, además de aumentar la agresividad hacia los intrusos, también podría reducir los comportamientos prosociales. Sin embargo, también plantearon la hipótesis de que podría hacer algo más radical: aumentar las respuestas sociales positivas en contextos en los que actuar de forma prosocial es apropiado.

Para probar esta cuestión, realizaron experimentos con jerbos de Mongolia, roedores que forman vínculos de pareja duraderos y crían juntos a sus crías. Aunque los machos pueden volverse agresivos durante el apareamiento y en defensa de su territorio, también muestran un comportamiento de mimos después de que la hembra se quede embarazada, y demuestran un comportamiento protector hacia sus crías.

En un experimento, se presentó un jerbo macho a un jerbo hembra. Después de formar un vínculo de pareja y de que la hembra quedara embarazada, los machos mostraron los comportamientos habituales de mimos hacia sus parejas.

A continuación, los investigadores administraron a los machos una inyección de testosterona. Esperaban que el aumento agudo del nivel de testosterona resultante disminuyera sus comportamientos de mimos si la testosterona actuara generalmente como una molécula antisocial.

"En cambio, nos sorprendió que un jerbo macho se volviera aún más mimoso y prosocial con su pareja. Se convirtió en un 'supercompañero'", apunta Kelly.

En un experimento de seguimiento realizado una semana más tarde, los investigadores llevaron a cabo una prueba de residencia-intrusión. Se retiraron las hembras de las jaulas para que cada jerbo macho que había recibido previamente una inyección de testosterona estuviera solo en su jaula de origen. A continuación, se introdujo en la jaula un macho desconocido.

"Normalmente, un macho perseguiría a otro macho que entrara en su jaula o trataría de evitarlo. En cambio, los machos residentes que habían sido inyectados previamente con testosterona se mostraron más amistosos con el intruso", explica Kelly.

Sin embargo, el comportamiento amistoso cambió bruscamente cuando los sujetos machos originales recibieron otra inyección de testosterona. Entonces empezaron a mostrar comportamientos normales de persecución y/o evasión con el intruso. "Fue como si de repente se despertaran y se dieran cuenta de que no debían ser amistosos en ese contexto", afirma el investigador.

Los investigadores teorizan que, dado que los sujetos masculinos experimentaron un aumento de la testosterona mientras estaban con sus parejas, no sólo aumentó rápidamente las respuestas sociales positivas hacia ellas, sino que también preparó a los machos para actuar de forma más prosocial en el futuro, incluso cuando el contexto cambiara y estuvieran en presencia de otro macho. Sin embargo, la segunda inyección de testosterona les hizo cambiar rápidamente su comportamiento para volverse más agresivos, según el contexto de un intruso masculino.

"Parece que la testosterona aumenta el comportamiento apropiado al contexto. Parece desempeñar un papel en la amplificación de la tendencia a ser mimoso y protector o agresivo", señala Kelly.

Los experimentos de laboratorio, en cierto sentido, frenaron lo que los machos podrían experimentar casi simultáneamente en la naturaleza. En su hábitat natural, explica Kelly, el apareamiento con una pareja eleva la testosterona, lo que les prepara para actuar de forma mimosa en el momento y en el futuro próximo mientras viven con su pareja, aunque los niveles de testosterona disminuyan.

Si un rival entrara en su madriguera, el jerbo probablemente experimentaría otra oleada de testosterona que le ayudaría inmediatamente a ajustar su comportamiento para poder rechazar al rival y proteger a sus crías. La testosterona, por tanto, parece ayudar a los animales a pivotar rápidamente entre respuestas prosociales y antisociales a medida que el mundo social cambia.

El estudio también examinó cómo interactúan biológicamente la testosterona y la oxitocina. Los resultados mostraron que los sujetos masculinos que recibían inyecciones de testosterona mostraban más actividad de oxitocina en sus cerebros durante las interacciones con una pareja en comparación con los machos que no recibieron las inyecciones.

"Sabemos que los sistemas de oxitocina y testosterona se solapan en el cerebro, pero no entendemos realmente por qué. En conjunto, nuestros resultados sugieren que una de las razones de esta superposición puede ser para que puedan trabajar juntos para promover el comportamiento prosocial", afirma Kelly.

En lugar de limitarse a pulsar un botón de "encendido" o "apagado" para modular los comportamientos, las hormonas parecen desempeñar un papel más matizado. "Es como un cuadro de mandos complicado en el que un dial puede tener que moverse un poco hacia arriba mientras otro se mueve hacia abajo", esgrime el científico.

Los comportamientos humanos son mucho más complejos que los de los jerbos de Mongolia, pero los investigadores esperan que sus hallazgos sirvan de base para estudios complementarios en otras especies, incluidos los humanos.

"Nuestras hormonas son las mismas, y las partes del cerebro sobre las que actúan son incluso las mismas. Así pues, aprender cómo las hormonas como la testosterona ayudan a otros animales a ajustarse a contextos sociales que cambian rápidamente no sólo nos ayudará a entender las tuercas biológicas que afectan a su comportamiento, sino también a predecir y, en última instancia, a comprender cómo las mismas moléculas del cerebro humano ayudan a dar forma a nuestras propias respuestas al mundo social que nos rodea", concluyen los autores.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Descubren un mecanismo utilizado por las células cancerosas metastásicas para infiltrarse en el hígado

Un estudio simula cómo es la propagación de patógenos en poblaciones de macacos salvajes

Identifican un patrón en últimos contagios de Covid, en la mayoría se ve una carga viral baja que se elimina con rapidez

Científicos diseñan y validan una prometedora estrategia de vacuna contra el VIH

Un estudio descifra el mecanismo que permite al organismo defenderse de la hepatitis B

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris