Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política   Andrea Fabra  

A la cara

Carlos Salas González
miércoles, 18 de julio de 2012, 06:55 h (CET)
Cierta diputada, hija del ex presidente de una diputación, con sólo esputar tres palabras ha logrado avivar la disputa parlamentaria. Aliteraciones al margen, la cosa tiene su miga. Me refiero, claro está, a la vástiga del inefable Carlos Fabra y a su ya célebre “que se jodan”.

Que el parlamento parece una casa de golfas en hora punta ya se sabe. Poco nos extrañan las lindezas que sus señorías se dedican cada vez que acuden al hemiciclo. Pero que seamos los ciudadanos los destinatarios de tales exabruptos nos pilla de nuevas. Ya sé que es allí donde nos echan encima toneladas de inmundicia en forma de leyes estúpidas y decretos lesivos. Y que últimamente la cosa va todavía a peor, aunque pareciera imposible. No obstante, que alguien nos lo diga a la cara, al fin y al cabo sorprende. Es por ello que la explicitud con que la señorita Fabra se dirigió a los parados resulte digna de mención. Reconozcamos el arrojo, la dicción perfecta, incluso el entusiasmo con el que la joven diputada se abocaba en su escaño mientras pronunciaba al pulcro aire de la cámara baja sus ya eternas palabras. Había puesto en su virtuosa boca lo que muchos de su partido piensan y callan. Pero no sólo respecto a los parados, sino también, y muy fundamentalmente, a los funcionarios.

Lo estropeó, sin embargo, al intentar marear la perdiz afirmando que su frase había sido dirigida a los diputados socialistas. No, mujer. Eso no se lo cree nadie. No se achante ahora. Para una vez que un político dice lo que piensa y se muestra como lo que es...
Comentarios
Antonio Cebrián Carrillo 18/jul/12    11:59 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un paseo por la sierra de Guara

Venancio Rodríguez Sanz

La objeción de conciencia

Jesús Domingo Martínez, Gerona

Dios existe, ¿una nueva Iglesia?

Jaime Fomperosa Aparicio, Santander

Los derechos de Dios

Josefa Romo, Valladolid

Mucho de fuegos artificiales

Jesús D Mez Madrid, Gerona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris