Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   15M   12M   Indignados  

15-M. Una revisión orteguiana

Meses atrás publiqué en otro medio un artículo titulado Los indignados, esos cínicos. Como era de esperar, pronto llegaron las críticas y las descalificaciones
Carlos Salas González
lunes, 14 de mayo de 2012, 07:12 h (CET)
Lo triste es que hoy, un año después de que la mecha indignada prendiese en plena Puerta del Sol, sigo pensando lo mismo. Apoyaba entonces mi tesis, y hoy lo sigo haciendo, en ciertas ideas expuestas por Ortega y Gasset en La rebelión de las masas. “El cínico, parásito de la civilización, vive de negarla, por lo mismo que está convencido de que no faltará” afirmaba el filósofo en su célebre obra. Me preguntaba entonces, y hoy me sigo preguntando, si no podrían aplicarse tales palabras a esos que ahora se proclaman indignados.

Veía entonces en el campista urbano y primaveral ,y hoy sigo viendo, al cínico y al niño mimado que señalaba Ortega. Un farsante que escandaliza y vocifera para llamar la atención, pero que se sabe protegido por ese mismo sistema al que simula atacar. Idéntica actitud a la del niño que grita y patalea ante unos padres sobreprotectores.

“¿Qué haría el cínico en un pueblo salvaje donde todos, naturalmente y en serio, hacen lo que él, en farsa, considera como su papel personal?” se preguntaba el filósofo. Y yo respondía entonces, y hoy sigo respondiendo, que huiría despavorido porque no está realmente indignado; quien de verdad lo está no sale a la calle a mover las manitas y a corear cancioncillas. Por eso afirmaba entonces, y hoy sigo afirmando, que lo del chico del 15-M es pura pose, fuego de artificio, burda impostura. Astracanada de un niño mimado por ese mismo sistema que tanto dice detestar.

Y me temo que hoy lo es más que nunca. Hace un año todavía existía la excusa de la espontaneidad de una lícita protesta. Pero pronto se vio que aquello degeneraba en un asambleismo tan molesto como improductivo. Un movimiento que transitaba, con alegría y torpeza, entre los mensajes bobalicones y los brotes de violencia. Tristemente, después de todo un año, la pertinencia y el sentido común de algunas de sus reivindicaciones languidecen entre tanto exabrupto y tanta majadería. El sistema hiede, en efecto, pero sospecho que no es ésta la forma de sanearlo. Ochenta años después el lamento del filósofo sigue por desgracia vigente: ¡No es esto, no es esto!
Comentarios
uno 14/may/12    18:39 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​La falacia de la España “multinivel”

Favorece en exclusiva a las dos comunidades más pedigüeñas, chantajistas e insolidarias del Estado español

Los liderazgos pandémicos se copian, sus consecuencias también

Hoy, un día más, el Presidente de un Gobierno de coalición, dice que ha alcanzado prácticamente todo lo que se propuso

Administraciones paralelas y lelos

A mi juicio, todas estas barbaridades se crearon, como verdaderas mafias para “colocar” a los suyos y eternizarse en el poder

​Hacienda perdona a las CCAA, pero acogota a la ciudadanía

El Gobierno necesita imperiosamente disponer del apoyo de los comunistas de Podemos y los separatistas de Cataluña y, en menor grado, del País Vasco

Exigencia del Gobierno a las autonomías

Europa debe conocer el miedo de las comunidades autónomas a quedarse sin su parte de los fondos. La unanimidad que presentará el Gobierno no es tal ni es real
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris