Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Lencería fina   Artículo opinión   DEC   Antena 3  

Un lago de lágrimas despide DEC

En la noche de su despedida
Teresa Berengueras
@berealsina
domingo, 25 de septiembre de 2011, 08:24 h (CET)
Nuestra profesión nos duele y hasta nos putea, a veces nos hace frágiles y vulnerables, pero la amamos y la vivimos con efervescencia, esa profesión llamada periodismo es como un sacerdocio, un gran colega y amigo siempre aseguraba que esperábamos de ella lo que nunca tendríamos porque se da mucho a cambio de nada o casi nada.

A algunos el periodismo les supone ganar mucho dinero, son pocos los que lo consiguen, lo afirmo con conocimiento de causa y tampoco ahora es el momento de hacer una lista de lo que se les paga por lo qué hacen, lo merezcan o no, esa es otra historia.

En estos tiempos de crisis las empresas editoriales, ignoro si aprovechando las circunstancias, están haciendo día si y día también ERES por lo que hay muchos colegas en la calle, sin nada o casi nada, la subsistencia de muchos que han creído en este trabajo está más colgada que el hueso de un jamón.

Muchos de ellos que hace años apostaron por este trabajo ya no tienen tiempo de buscarse la vida en otra parte y los que están, creo que la mayoría, tienen miedo que dentro de nada a sus editores se les acabe el dinero o emprendan otros caminos y los dejen en la cola del paro. Es nuestra realidad, bien jodida por cierto.

Los oropeles que algunas veces rodean al periodismo junto con las leyendas urbanas que durante años han ido alimentando al personal en su mayor parte son mentira o distorsionadas.

Un medio ERE y una rebaja salarial

Esta semana acudí a la reapertura de la tienda Escada en Barcelona (les contaré todo mañana con datos y fotos magníficas), allí me encontré con todos los y las colegas que trabajamos más en Barcelona que en otras ciudades, una de ellas me explicó que en su diario habían decidido poner en marcha un ERE de tres meses, es decir la redactora trabajaba nueves meses que le pagarían en la empresa y luego se iría a su casa durante tres meses con el sueldo que percibiría por el paro, otra de ellas me aseguró que en su periódico les habían anunciado una rebaja del 10% de su estipendio mensual. Ya no seguí preguntando a nadie mas, otra periodista me aseguró: “todo está fatal, yo estoy buscándome algún lugar en la montaña para ir a guardar cabras”, ¡jolín, jolín, jolín¡

Este es el panorama que tenemos la mayoría de los periodistas y a pesar de todo amamos esta profesión, queremos seguir en ella y si no estamos, parece que nos falta la respiración, somos totalmente masoquistas, o tenemos mucho ego o luchamos a brazo partido si es preciso para poder tener un trozo de pan que llevarnos a la boca, ¡qué menos¡

DEC tuvo picos de siete millones de telespectadores

Es por ello que este viernes seguí el último programa de DEC en Antena3 TV, un programa de entretenimiento que había comenzado el 4 de julio del 2003 y que este 23 de setiembre cerraba puertas y ventanas dejando, queda claro, gente en el paro, inevitable o quizás no. DEC que nació como ¿DÓNDE ESTÁS CORAZÓN?” había sido el rey de la noche de los viernes, presentado por Jaime Cantizano y bajo la batuta de Antonio Robles el programa había llegado a tener picos de audiencia de siete millones de telespectadores.

El viernes Cantizano vestía un traje azul oscuro, de gala, lo mismo que los fijos de la casa durante estos ocho años, María Patiño, Gema López, Antonio Montero, Gustavo González y los recién llegados, por decirlo de alguna manera, los que se sentaron en DEC hace poco menos que dos años, allí de rojo y largo Ángela Portero, Diego Arrabal y Antonio Rosi trajeados como para ir de boda, al lado de Cantizano María del Monte, la madrina de la noche, más delgada que de costumbre lucía de gala un traje largo negro un poco brillante y unos pendientes largos de perlas que parece que le traen suerte pues ya la hemos visto otras veces con ellos.

Repasaron momentos de estos años, había mucho en la nevera y el equipo de trabajo, la redacción, guionistas, coordinadores, producción, etc., etc. se encargaron de montar los momentos más llamativos, aquellos mas tiernos, los más duros, los más conflictivos, los enfrentamientos, en fin lo que suele hacerse en estos casos, Jaime se propuso no soltar ninguna lágrima en el directo y lo consiguió.

Nuria Bermúdez la primera y la última

Acudieron al plató personas conocidas que habían tenido momentos importantes en el programa durante los ocho años de su permanencia en antena, no estuvieron todos, yo les esperaba, pero nunca la gente está dispuesta a un final como éste y menos cuando el share ya no les acompaña tanto desde hace dos años, además ignoro si esa noche los invitados cobraban como se solía hacer durante todos los programas, sea como fuere llegó Nuria Bermúdez-Nuria Ber que ha sido el personaje que más veces ha estado en DEC, inauguró el mismo y estaba allí en la hora del adiós. Nuria fue a llorar, esta vez de verdad y no como en otras ocasiones, le salía del alma y fue la única que mencionó la verdad de sobre lo que ocurre cuando un programa se va: “me sabe mal porque me sentía bien en esta programa donde me han dado mucho pero donde me he divertido también, pero cuando un programa se acaba la gente se queda sin trabajo y eso me duele y es muy duro”.

Cuando Nuria Ber dijo esto nadie le contestó, ¿qué pasó? , es verdad, no hay otra, ocho años dan para que el presentador, la productora, Cuarzo, algunos colaboradores, hayan podido hacer un rinconcito económicamente pero el resto, nada de nada, el resto necesita trabajar todos los días para vivir y he dejado bien claro que no todos los colaboradores ahora no tengan necesidad de salir a buscar nueva colocación porque necesitan seguir trabajando para vivir.

El share existe
He escrito y lo mantengo que no creo en el share, pero existe y las empresas se rigen por él y más las empresas comerciales, viven de sus anunciantes y los tienen si tienen audiencia-share, últimamente DEC estaba en las últimas por lo que respecta a este tema, necesitaba un arreglo, o bien despedirse para emprender nuevos rumbos en busca precisamente de que su emisora comercial ganara para seguir tirando, tiran bien, créanme, pero lo cierto, se ve esto todos los días, los ricos siguen queriendo ser ricos y más ricos, las cadenas comerciales quieren seguir siéndolo, es su deber, es la forma de la sociedad en que vivimos.

La gente de la calle cree que todos los que salen por televisión amasan fortunas, eso no es cierto, tan sólo lo es en contadas ocasiones, el periodismo es un trabajo fascinante que paga a los trabajadores con normalidad, sin alharacas, luego, sí, hay personas que han amasado fortunas trabajando en la radio y en la tele, pocos o ninguno en la prensa escrita. Esa es la verdad.

Santiago Segura y su camiseta Bye Bye DEC

Esa noche dura para algunos y de cabreo para otros les visitó Santiago Segura con una camiseta que con la inscripción “Bye Bye DEC”, sabemos la afición que tiene el cineasta de promocionar sus películas con camisetas alusivas a sus estrenos millonarios. Esa noche homenajeó a DEC con un adiós plasmado a su estilo. Segura explicó que muchos actores tienen miedo a sentarse en este tipo de programas porque no están dispuestos a hablar de su vida privada, pero que él la primera vez que fue a DEC se sorprendió al ser tan bien tratado. En ese punto se habló de la intromisión a la libertad y del filo de la navaja en la que se navega en programas de este estilo en cuanto se habla de la vida privada de los personajes.

Cantizano dejó claro que estaba convencido que en estos ocho años habían trabajado con material sensible pero que podían estar contentos de haber llevado a cabo su trabajo con mucha dignidad, también aseguró que todos sabían en qué momentos se habían equivocado y cuando estuvieron más brillantes.

Pepe el Marismeño, el drogadicto que se curó gracias a DEC

Pepe el Marismeño fue uno de los personajes que entrampado en el mundo de la droga fue a explicarlo al plató de DEC para pagarse su rehabilitación, ha salido del mundo de la droga y ahora, en lugar de dedicarse a la música, tiene un centro de rehabilitación y hace de terapeuta, estaba contento con la entrevista que en su día le hicieron y la noche del adiós su aparición en el plató hizo vivir momentos densos y emocionantes al recordar que, para él, aquella fue la mejor entrevista que le habían hecho en toda su vida.

Minuto de oro para el actor Eduardo Gómez

El minuto de oro televisivo a lo largo de estos últimos ocho años no lo tuvo una de las múltiples entrevistas que le han hecho a Belén Esteban, ésta logró en una ocasión seis millones de telespectadores pero fue superada ampliamente por la entrevista que en DEC mantuvieron con el actor Eduardo Gómez, Mariano en la serie “La que se avecina”, que alcanzó la cifra de siete millones de telespectadores, Eduardo no faltó esa noche para poner una nota de humor en el alma alicaída de muchos que le ponían buena cara al mal tiempo, dijo que tenía éxito con las mujeres y que en ese programa siempre le habían tratado con naturalidad y que si otros actores no habían acudido él “no tenía ni puta idea del por qué no lo habían hecho”.

Hubo sonrisas, muchas, pero a medida que se acercaba la hora del cierre definitivo lágrimas furtivas aparecían en los ojos de María Patiño, Gema aguantaba, a Montero se le notaba relajado, él, como Gustavo, es paparazzi y su colaboración en el plató de DEC ha sido un puro paréntesis o ni eso pues ambos han seguido trabajando con las cámaras de fotos al hombro siempre que, por cuestiones de tiempo, la tele se lo ha permitido.

Jesús Mariñas no estuvo porque nadie le invitó

Eché en falta a Jesús Mariñas, él era uno de los habituales, había sido uno de los primeros en estar ahí, antes de empezar a escribir esta crónica le he llamado y le he dicho que le noté a faltar : “Es que estoy en Ibiza”, me sorprendo y contesto: “Vale, pero Aurelio Manzano entró por teléfono, fue el único que se despidió” y me asegura: “Claro, es que Aurelio es de la pandilla” contesto “¿pero qué pandilla, Jesús?” , concreta: “Ya veo que no has leído mis declaraciones, cuando se supo que el programa se acababa, hice unas declaraciones y parece que no cayeron bien, no fui invitado al último programa”, hace una pausa y asegura: “En ese programa mandaban las mujeres, María, Gema y Chelo cuando estaba, y yo lo he dicho y también he dicho que para mí la desaparición del programa lo único que significa es que no voy a seguir ganando dinero en él, nada mas”. Me dice que no pasa nada, que conoce este mundo y que a pesar de todo Antonio Robles le ha llamado para comer juntos la próxima semana.

Tampoco estuvo Rosa Villacastín que había participado en el programa durante largas temporadas, sí fue a leerles su carta de despedida el periodista Ángel Antonio Herrera que también estuvo tiempo en DEC y algunos más, pero en fin, los programas son lo que son y duran lo que duran, es el sino de una profesión. Los actores cuando acaban el rodaje de una serie o de una película también lloran, unos porque no saben cómo van a seguir subsistiendo y otros porque sólo les interesa en la vida su trabajo y sin él no saben qué hacer.

Jaime Cantizano hizo una despedida colectiva en la que participaron todos

Cantizano, en primer plano, dio las gracias a todo el mundo, a los telespectadores, a la cadena, a la productora, a los colegas, a los que se sentaron en el plató y a los que han estado detrás de las cámaras, habló mucha gente y a Patricia que cumplía años le cantaron el cumpleaños feliz, en la pantalla partida se veía a un grupo de la redacción que entre sonrisas y lágrimas cantaba y brindaba, unos por el cumple de Patricia y otros por los ocho años del programa mientras decían adiós a la espera de novedades.

María y Gema ahogadas por las lágrimas

Al final, ya en el adiós definitivo, se veía a en el puesto de dirección a un atareado Robles con sus gafas, sin sonreír, sin llorar, en el plató estaba todo el mundo abrazándose, Jaime Cantizano levantó la copa de cava y a las dos cuarenta y cinco de la noche se acabó lo que se daba. Lo que sucediera después ya pertenece a la intimidad del programa. A esa hora ni María ni Gema podían articular palabra.

Vasile los quiere a todos en Telecinco

Suerte a todos, acabo de leer en la LA OTRA CRÓNICA DE EL MUNDO que Paolo Vasile ha decidido contratarlos a todos en bloque. Por favor, la vida os sonríe, esto es un milagro, yo no creo en ellos, Lourdes parece que está cerrado, hace años que no recibimos información de cojos que andan a la perfección, y Fátima parece no quedar a nuestro alcance. Ahora si Vasile os acoge en su seno os ha tocado la lotería, dejad de llorar y salid a bailar, os toca. Besos a todos, con amor.

Noticias relacionadas

​Elecciones autonómicas

Valentín Abelenda, Gerona

​Las familias son las grandes protagonistas

Enric Barrull Casals, Gerona

​¿Quién es la mano que mece la cuna?

Suso do Madrid, La Coruña

Un paseo por la esperanza

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

​Miramos al Cielo y Caminamos por la tierra

Domingo Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris