Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

​Movilizados

JD Mez Madrid, Gerona
Lectores
@DiarioSigloXXI
martes, 24 de mayo de 2022, 09:39 h (CET)

Estar movilizados podría sonar a que me han puesto en movimiento, me llevan o me traen. Pero ahora tenemos el efecto contrario con el móvil. Estamos paralizados por el móvil. Aparentemente es un medio de comunicación que me permite estar en muchos sitios, pero la verdad es que me ata. El efecto más habitual es que me está dominando. Si preguntamos  por ahí a cualquiera sobre esta esclavitud la negarán. “Yo domino perfectamente el aparatito”.


Es de gran utilidad la experiencia del control. Entrar en la aplicación que nos dice, con minutos y segundos, el tiempo que hemos dedicado al móvil al cabo del día. Cuanto a los wasaps, cuanto al correo, cuanto a los vídeos que me ha enviado no sé quién, cuanto a buscar el tiempo me llevará ir a este sitio, o cuanto tarda en llegar el bus. Es apabullante. La cantidad de veces que he utilizado el móvil, el tiempo que he dedicado a este chisme. Horas.


Hace 15 años esas horas las dedicábamos a otros asuntos. Había gente que iba leyendo en el metro. Llegábamos a casa y estábamos más asequibles para los demás, más serviciales. Leíamos un buen libro, y al mes empezábamos otro. Teníamos menos problemas para estar con los hijos. Ahora siento que me atosigan y me impiden contestar a estas ocho conversaciones abiertas en el wasap, que me interesan mucho porque están organizando no sé qué cosa…


Y me han enviado unos vídeos, de cosas variopintas y casi siempre inútiles. Y me siento en la obligación de enviarlo a no sé quién, porque le gustará mucho esta historia o este chiste. Pero es que este otro vídeo dura 10 minutos. Debería borrarlo sin más, no puedo perder ese tiempo. Pues voy y lo pierdo y, sí, fue interesante, pero no es algo que me arregle la vida.


Acabo de llegar a casa y veo que ha entrado ese correo... No me queda más remedio que leer lo que me dice, porque es una cuestión urgente de trabajo, a ver si consigo contestar… Y resulta que en lugar de estar en las cosas de la casa, en lugar de saludar tranquilamente a los hijos, a mi esposa, pues estoy en el pasillo, atascado, necesitado de actualizar todas las bobadas -en su momento no las llamaríamos así- porque si no pensarán que no me interesa.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un alcalde para la eternidad

Se agradece que personas expertas y templadas como Francisco de la Torre lleven el timón de la gobernabilidad de un ayuntamiento

Señora Montero, deje su moralina sexista y presente la dimisión

“La integridad es la base sobre la que todos los otros valores están construidos”, Brian Tracy

Incitación a la pederastia

En cierta ocasión oí: “Tiempo de rojos, hambre y piojos”. Posiblemente esta sea la mejor definición del Comunismo

Conjunción de silencios y sonidos

A través del histórico órgano de Torre de Juan Abad en Ciudad Real

El desmadre prefabricado

El PSOE ha conseguido que el concepto “fin de mes” esté colgado por todas las redes como la auténtica “pandemia inflacionista del miedo"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris