Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   CUENTO   relato breve   Amor   Pareja  

Sabían su propio cuento

Relato breve
Bayardo Quinto Núñez
miércoles, 18 de mayo de 2022, 11:24 h (CET)

Mientras Roger se afligía entre sus pensamientos, pero le daba gracias a la vida, aunque fuesen lóbregos. Ana su esposa ese día regresó a la casa ansiosa por contarle, una mala noticia. En ese momento pese a todos los desplantes que le prodigaba, ella tuvo la necesidad de sentirse contenida por Roger. Y él la escuchó con atención, le tomó las manos y la acompañó en el periplo; a las visitas médicas, durante la internación y también después, cuando estuvieron nuevamente en la casa, con las sondas como colgajos o extensiones de su cuerpo, y él, solicitó a sus reclamos, le servía el té azucarado. y le alcanzaba el pañuelo perfumado con unas gotitas de colonia para que se refrescase.


Roger cumplía, con todo aquello que, a Ana la hacía sentir bien. Hasta aquel día en que su alma, ya yerma, dictó a sus labios la frase final… “¿Sabes qué? Pareces un pulpo desordenado, pero yo te voy a ayudar…, y sin decir más, estiró su brazo derecho, la mano abierta, temblorosa y desafiante. De un modo distinto al de ella, sumisa y obediente ante las reglas del aburrimiento de aquel “amor” manual mental.


En otras ocasiones, él la despertaba a la mitad de la noche con un beso en la nuca y ella, la mayoría de las veces, lo alejaba con la mano, a la vez que se acomodaba boca arriba. Y entonces él también se acomodaba, y le daba la espalda. Y a la mañana siguiente, se despedía con un beso y un “Te llamo luego, amor”


Ahora su vida–la de ambos- transcurría rutinaria y sin excitaciones, sin sorpresas, con caricias descuidadas o sin ellas. Entre apuros, corridas y ocupaciones, nunca hubo amor sincero, todo parecía, pero nunca existió, por eso se esfumó, ella vivía como si no se hubiese enterado de que esas caricias no existieron, lo que sucedía era que Ana tenía “otros amoríos” que no le permitían atender su hogar y por eso vino la separación, lo cual fue lo mejor. Ninguno de los dos reclamó nada, porque cada quien sabía su propio cuento, y cuento acabado.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Escena del "guiso de humanos" de la novela «Mundo al revés: Origen»

Fragmento del capítulo 5: "Comida familiar"

Eva Díaz Pérez, “El sueño del gramático”

La aventura humanista de Elio Antonio de Nebrija (Fundación José Manuel Lara)

Más allá de la razón

Cuento de Alberto Juárez Vivas, escritor, poeta, gestor y promotor cultural nicaragüense

​Presentación del libro “Rimas airadas de un viejo calendario”

Poemario de Nieves Fernández

​Pohema: Luna mansa cuántica galáctica

Poesía
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris