Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Aborto en marcha

Josefa Romo, Valladolid
Lectores
@DiarioSigloXXI
martes, 10 de mayo de 2022, 09:56 h (CET)

¿Continúa la preocupación por el aborto? Sí, y de modo contrapuesto. Están los que defienden la vida de todos, y los que excluyen a los no nacidos. Entre los primeros, destacan las organizaciones provida y la mayoría del pueblo cristiano fiel.  


Es natural que los cristianos verdaderos rechacen el aborto, ese acto de desamor de cargarse la vida de un ser humano aún no nacido al indicio de su existencia o al final de su recorrido uterino ( esto, propiamente, debe llamarse infanticidio).


Tras la industria del aborto están fuertes intereses. Bajo el eufemismo “salud sexual y reproductiva” se esconde el aborto para que aparezca justificado, cuando, en realidad, es un asesinato. Miles de niños son asesinados cada año en  el seno materno. El aborto no es salud, sino fuente de conflictos de muchas de las mujeres por la matanza de su  hijo; a veces, también con  consecuencias físicas muy negativas y hasta fatales.  


El aborto lo defiende, contrariamente a sus fines teóricos, la organización mundial de la salud (OMS) y  la International Planned Parenthood Federation (IPPF), que se forra con esa desgracia.


¿Qué institución defiende, firme, la vida? La Iglesia. Porque es un asunto humano y nada de lo humano le es indiferente. Está en el Concilio Vaticano II;  en la Encíclica social Evangelium Vitae;  en el Catecismo ( nº 270 y ss), y en declaraciones de los Papas. “Desde el siglo primero la Iglesia ha afirmado la malicia moral de todo aborto provocado”. En efecto, en la Didaché Apostolorum (año 70 aprox.), ya se lee: “no matarás, no adulterarás, no corromperás a los menores, no fornicarás, no robarás, no practicarás la magia o la hechicería, no matarás al hijo en el seno materno, ni quitarás la vida al recién nacido”.


No existe el derecho a decidir sobre la vida de otros, y el niño nonato es otra vida,  no la de la madre. 

Hay una degradación moral alarmante en muchos que ostentan  el poder. A pesar del “invierno demográfico” en Europa, se instiga el aborto como método de reducción de la población mundial desde altas instancias económicas, y se promueve desde la autoridad política servil.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un alcalde para la eternidad

Se agradece que personas expertas y templadas como Francisco de la Torre lleven el timón de la gobernabilidad de un ayuntamiento

Señora Montero, deje su moralina sexista y presente la dimisión

“La integridad es la base sobre la que todos los otros valores están construidos”, Brian Tracy

Incitación a la pederastia

En cierta ocasión oí: “Tiempo de rojos, hambre y piojos”. Posiblemente esta sea la mejor definición del Comunismo

Conjunción de silencios y sonidos

A través del histórico órgano de Torre de Juan Abad en Ciudad Real

El desmadre prefabricado

El PSOE ha conseguido que el concepto “fin de mes” esté colgado por todas las redes como la auténtica “pandemia inflacionista del miedo"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris