Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Disyuntiva   Reflexiones   Historia   Memoria   Olvido   Sentimiento  

Historias invertebradas

La Historia en rotundo, no existe; siempre es incompleta, caso abierto
Rafael Pérez Ortolá
jueves, 30 de septiembre de 2021, 09:33 h (CET)

A pesar de la evidencia en sentido contrario, seguimos con los comentarios rotundos sobre los hechos sucedidos. Pronto descubrimos la incongruencia de dicha rotundidad por la gran PODADERA integrada en la memoria; de manera inocente o manipuladora. No sólo por la sumación de datos, ya de por sí inabarcable; la dinámica de las múltiples peculiaridades es incesante, incluso varía a través del tiempo, evolucionan sus rasgos principales. De ahí el mérito implícito en los acercamientos para la comprensión de cualquier sucedido, su tarea parte desde una imposible conclusión final. A su vez, afronta dos riesgos importantes, adueñarse de unas verdades incompletas y eludir el encuentro con otros buscadores.


En torno a la VERTEBRACIÓN de los conocimientos históricos aparecen numerosas consideraciones de importancia. Sería una osadía temeraria inventarse lo que no hay en ninguna parte; como también la pretensión negacionista de cualquier ligazón con mayor consistencia. Existen algunos hilos manteniendo una cierta línea evolutiva, aunque no lleguemos a conocerlos en toda su extensión. El interior del pensamiento personal es uno de ellos. La presencia de individuos diversos de manera simultánea. 


En cuanto a los eventos, demuestran su evidencia presencial, pero esquivan las explicaciones de mayor calado; no conseguimos la totalidad de su armazón, ni el análisis completo.

Si el comienzo suele iniciarse por el principio, no tratemos de poner la primera piedra por el tejado de los criterios establecidos de antemano; valoremos las primeras experiencias humanas. Cada persona percibe sus andanzas partiendo desde la INFANCIA. Con sus contactos ambientales intransferibles, los afectos, las caricias, los tropiezos inevitables o las inclemencias. Descubre el contrasentido entre las  definiciones surgidas en su entorno y los pálpitos íntimos de entrañable percepción. Comprueba progresivamente las contradicciones de unos esquemas rígidos difíciles de adaptar a sus sensaciones. Con el riesgo de crear nuevos esquemas propios inamovibles, alejados de la realidad dinámica.


Ya puestos en escena, la sensibilidad modifica las apreciaciones hasta extremos considerados en la visión general como impresentables. El acomodo de las características individuales a la percepción del conjunto social ofrece una serie de dificultades lógicas, el ensamblaje de las diferencias es un reto complejo. El dilema del SENTIMIENTO complica la valoración de cuanto haya sucedido, la solución completa nunca acaba de aparecer. Incluso la suma de varios sentires puede enturbiar la autenticidad de los datos disponibles, de manera peligrosa cuando se trata de imponer como norma general de valoración. Tampoco cabe el dominio de un solo sentir como aislado de la sociedad.

En esto de las pretendidas hegemonías aplicadas a los relatos históricos, acabo pensando en el exceso de palabras; especialmente cuando son lanzadas como concluyentes. 


En no pocas ocasiones resulta más útil quedarse varado en medio de los acontecimientos, en una especie de PLANICIE desértica, sin hacer caso de los comentarios influyentes cargados de intenciones no siempre declaradas. Sin esa turbidez informativa, comienza uno a ver claro el meollo de los asuntos tratados. La manipulación también suele orientar en sentido contrario, cuando pone en evidencia aquello que impregna sus silencios. Viene a ser una especie de meditación sincera al margen de los tapujos habituales.


Ni tan siquiera conseguimos un trazado continuado en el tiempo cuando hacemos un análisis de acontecimientos o diversas sensibilidades. Se nos van de la mente los enlaces con los predecesores, la manera de interpretar las vicisitudes del pasado no siempre se corresponde con la de aquellos ambientes; más bien sucede al contrario, aplicamos criterios de ahora para el relato de lo antiguo. El DESFASE temporal contribuye a la falta de una sistematización congruente. Las aproximaciones no desmienten ese frecuente desliz abocado a la confusión. Incluso las proyecciones hacia el futuro influyen en las actuaciones de cada protagonista. Los matices ceñidos al tiempo son enriquecedores, pero complican la comprensión global.


Es fácil la confusión a la hora de comprender las realidades. Tras haber insistido sobre las numerosas perspectivas ante un mismo evento, hemos de analizar la calidad de las expresiones empleadas por cuantos intervengan en las valoraciones históricas. Habrá de todo, sesudas consideraciones o comentarios frívolos. Aunque en el amplio campo mediático, la acumulación de OPINIONES suele adoptarse como principal acercamiento a la verdad, sin parar mientes en las argumentaciones empleadas. Por el grosor de los libros escritos no se calibra esa calidad, en todo caso puede contribuirse a la confusión. La tarea improba del razonamiento exhaustivo exige un esfuerzo con escasos adeptos.


No pocas veces nos vemos enfrascados en el peso de cuanto aconteció y sus relaciones con los asuntos que nos incumben en la actualidad tanto en lo particular como en lo colectivo. Por muchas explicaciones venidas desde distintas fuentes, domina la revelación descubierta por uno mismo y sus sensaciones. Nos percatamos de esa especie de lastre, de POSO REVELADOR, sin necesidad de las interpretaciones ajenas; su presión nos abre la capacidad de reconocimiento. Demuestran la insuficiencia de los relatos incompletos por definición, nunca comprenden la totalidad de los avatares previos. Al receptor de ese peso no le valen las convenciones tendenciosas.


Al entramado de relaciones involucradas en los conocimientos históricos, ya de por sí de una complejidad agobiante; se suman las diversas orientaciones de quienes pretenden dominar esos relatos. Entran en juego la imaginación, los intereses en juego, esas travesuras de la memoria en forma de olvidos, o simplemente la incompetencia. Como resultado nos encontramos con la aparición de historias EMERGENTES en una ramificación ilimitada de posibilidades; la contundencia de los informes rotundos presenta grietas por cualquiera de sus sectores. El resumen uniformista introduce elementos deformadores de la realidad, corrompiendo el propio sentido histórico.


Da una extraña sensación de tranquila seguridad eso de aferrarse a las posiciones fijadas por pretendidos sabios. Sin embargo, las verdades se escabullen por la propia diversidad de su consistencia. Creemos haber llegado a la meta cuando apenas entrevemos la abertura hacia nuevos HORIZONTES. Los apaños de mentes obsesivas no invalidan es incompletud que nos constituye.

Las dificultades suelen conducir hacia actitudes mediocres entrando en unas adaptaciones poco respetuosas con la realidad; acaban sometidas a los poderes del momento. Sigue en pie el sueño implícito en un a dialéctica INCONFORMISTA indagadora de esas ausencias implicadas de alguna manera en cuanto sucedió e influye en nuestras condiciones vitales.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El cumpleaños de Martin Luther King, el obstruccionismo racista y la lucha por los derechos electorales en Estados Unidos

Es hora de exigir que el Senado de Estados Unidos anule la regla racista del obstruccionismo y apruebe legislaciones que protejan los derechos electorales de los estadounidenses

El balompié y sus problemas

Es un bello deporte de contacto, pero no de violencia

Acciones que nos alumbran

Es vital recuperar el carácter luminoso y transparente de nuestras gestas

Más moscas atrae una cucharada de miel que un barril de hiel

Con la amabilidad, la cordialidad y el buen carácter se consigue más que con el despotismo, la prepotencia y la preponderancia

​Los eventos y el seguro de responsabilidad civil

Todo acto debe contar con su seguro de responsabilidad civil, independientemente del titular del recinto donde se celebre
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris