Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

​Para combatir el cambio climático

Juan García, Cáceres
Lectores
@DiarioSigloXXI
martes, 31 de agosto de 2021, 14:06 h (CET)

Ante las presiones que se están produciendo, día sí y día también, en muchos medios sobre el clima y el cambio que se avecina, mucha gente quizá no sepa que las emisiones de gases de efecto invernadero se han reducido considerablemente durante los últimos diez años en los países más desarrollados o que hoy día mueren menos personas por desastres naturales que hace un siglo.


Tampoco que sufrimos menos incendios y que la temperatura media ha aumentado de dos a tres grados sobre niveles preindustriales, no cuatro. Dicho de otro modo, que, aunque es indispensable que cuidemos del medio ambiente, el futuro que nos espera no es tan dantesco como insinúan los alarmistas del clima.


Según Michael Shellenberger, activista climático, de hecho, el ambientalismo radical puede ser contraproducente y conducir a la adopción de políticas con un importante impacto negativo para nuestro entorno. "Las personas más apocalípticas sobre los problemas ambientales -explica en No hay apocalipsis (Deusto)- tienden a oponerse a las mejores y más obvias soluciones para resolverlos". Lo dice él, activista convencido y de larga trayectoria, que, desde hace unos años, decidió examinar cara a cara los datos, aprendiendo en su cotejo que el hombre no es solo el problema del medio ambiente, sino casi siempre la solución, como sostiene el "Manifiesto Ecomodernista", promovido por él y por Ted Norhaus.


Eso no quiere decir que este científico haya recorrido el camino inverso, ni que se haya enrolado en el bando negacionista. Nada de eso. Es consciente de que debemos cambiar muchas cosas si no deseamos que la situación empeore, aunque repute exageradas y carente de base científica las previsiones.


Shellenberger nos ofrece una lectura del cambio climático sin ningún tipo de anteojeras especulativas y considera que la protección de la naturaleza exige sortear el batiburrillo de extremismo climático, anticapitalismo y antihumanismo que subyace en el discurso ecologista predominante.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¡Adiós, amigos, no pudimos despediros!

¡Qué pronto se pasan las hojas del libro que no se quiere leer!

Pena de post-muerte

Si Guzmán hubiese muerto durante el Fujimorato, lo más probable es que le hubiesen permitido un entierro

Evaluando la cumbre de la CELAC

El debutante presidente peruano se destacaba por ser el único con sombrero y por sus discursos en favor de diferentes nacionalidades indígenas de su país

Lo que Castillo podrá decir en la ONU

Constantemente habla del sufrimiento de los que tienen raíces amerindias y africanas

Años de “diálogo”, solo beneficioso para las izquierdas y el separatismo

“La abundancia de palabras inútiles es un síntoma cierto de inferioridad mental”, Gustave Le Bon
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris