Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Un paseo por la sierra de Guara

Venancio Rodríguez Sanz
Lectores
@DiarioSigloXXI
martes, 3 de agosto de 2021, 12:37 h (CET)

La tortuosa travesía pasa absolutamente inmersa en una frondosa espesura boscosa. La cara norte de la Sierra de Guara es una de esas grandes desconocidas, pero que sorprende igual que la sur. Este trayecto acontece por el área noreste, una de los territorios con mayor concentración de pueblos deshabitados. 


Iniciamos la ruta en el pueblo repoblado de Bara y nos dirigiremos hacia los despoblados atravesando la iglesia prerrománica de San Pedro que, frente a su puerta, una pila bautismal nos bendecirá. Un poco antes de llegar a una aceña, cruzaremos el río Alcanadre por un sendero bien trazado que nos transportará a Miz. No sin antes otear en el horizonte el horizontal molino rehabilitado. Miz es un pequeño despoblado de escasas casas capitaneadas por la iglesia prerrománica de San Martín, sumida esta en el olvido y la nostalgia.


Seguiremos unos metros en sentido norte hasta arribar a un cruce. Aquí continuaremos por el sendero a nuestra izquierda con intención de llegar a Bibán. Se trata de un escueto pueblo, acentuado por la iglesia de Santa Eulalia. La aldea posee una significante extensión, con exorbitantes mansiones y extremados paisajes. Sin extralimitarnos, aquí pararemos para explayarnos en el río Alcanadre. Continuando camino a Binueste, encontraremos a la Pardineta de Bibán. Se trata de una torre (de marcado carácter defensivo), y una vivienda adosada a dicha torre que trasciende historia por los cuatro costados. 


Atracaremos en Binueste cuya iglesia está dedicada a San Martín de Tours. Retomaremos el sendero de vuelta a Bara, pero para proseguir por el paseo alternativo para hacer el itinerario lenticular. Esta opción transcurre por la arista diestra del Alcanadre, una hondonada algo hombría y más húmeda que la anterior con apretados montes y espesas dehesas. El punto más significativo es el mirador de la Predicadera. Desde donde se deduce el prodigioso reborde del Tozal de Guara y a nuestros pies; disfrutaremos de los inmensos meandros del río.


Antes de llegar a Bara por la orbicular, repararemos en el viejo triturador que vimos al subir. Molturador este que aún conserva parte de su vetusto esplendor. Aquí nos podremos dar el último chapuzón en unas zigzagueantes pozas a la sombra de excepcionales chopos cabeceros. Espero que le apasione el paseo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¡Adiós, amigos, no pudimos despediros!

¡Qué pronto se pasan las hojas del libro que no se quiere leer!

Pena de post-muerte

Si Guzmán hubiese muerto durante el Fujimorato, lo más probable es que le hubiesen permitido un entierro

Evaluando la cumbre de la CELAC

El debutante presidente peruano se destacaba por ser el único con sombrero y por sus discursos en favor de diferentes nacionalidades indígenas de su país

Lo que Castillo podrá decir en la ONU

Constantemente habla del sufrimiento de los que tienen raíces amerindias y africanas

Años de “diálogo”, solo beneficioso para las izquierdas y el separatismo

“La abundancia de palabras inútiles es un síntoma cierto de inferioridad mental”, Gustave Le Bon
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris