Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Hambre de Dios

Jaime Fomperosa Aparicio, Santander
Lectores
@DiarioSigloXXI
viernes, 23 de julio de 2021, 10:12 h (CET)

El título de este escrito no es cosa mía, la pronunció el psiquiatra santanderino Doctor Morales, el cual había sido designado por el Obispado de Santander, para formar parte de una comisión, la cual según dijo el doctor nunca existió, para estudiar los fenómenos sobrenaturales que se producían en las Apariciones de la Virgen en Garabandal. 


La persona ha sido hecha por Dios a su imagen y semejanza, es decir espiritual. La vaciedad que experimentamos todos los seres humanos, solo se puede llenar con lo espiritual, solo lo material no satisface ese ansía que sentimos de vernos gozosos y alegres satisfechos con nosotros mismos. Como esa espiritualidad que colma nuestros deseos, no lo encuentran en muchos lugares de la Iglesia Católica, en la cual actualmente el tema prioritario son los pobres, los inmigrantes, las víctimas de la pandemia, etc. 


Millones y millones de personas acuden a Lourdes, a Fátima,  y a otros muchos lugares buscando eso que llene su vaciedad interior. Esa mundanidad en la Iglesia Católica, tiene un efecto nefasto, por que solo la Gracia Santificante que llamamos, que es una participación de la Vida Divina, puede cambiar totalmente nuestras vidas. Si el profesor no sabe la lección ¿Qué va a enseñar a sus alumnos? 


La juventud actual que ha sido criada y educada en estos valores meramente humanos, es la mayor víctima de esta situación, y con motivo de la pandemia del coronavirus lo estamos viendo, y como no han recibido ningún valor espiritual ni religioso, buscan en el botellón, en la droga, en el sexo, etc. algo que llene ese vacío existencial que padecen. Esta sociedad no solo tiene Hambre de Dios, padece una hambruna generalizada que solo Dios, al cual hemos retirado, la puede saciar. Dice Cristo: “El que como mi carne y bebe mi sangre, mora en Mi y yo en el.” Y solo en la práctica de ese banquete espiritual,. saciaremos nuestra hambre de felicidad, gozo, alegría, esperanza, amor, etc. “Dad gratis lo que habéis recibido gratis.”

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Celibato

La clerecía célibe por obligación, ¿es una acción legal? La respuesta a esta pregunta tenemos que ir a buscarla en las Escrituras cristianas

Nuestros cuervos

En la épica medieval, cuando uno aparecía volando delante de un personaje, era señal de traición o mal agüero

El sexo, impuesto por la naturaleza o de libre elección

Estos portadores de la bandera LGTBI, quieren sacar de donde no hay

La nueva política exterior peruana

Esta gira ha sido tremendamente productiva para Castillo. Aparece como un hombre que viene desde abajo evidenciando la posible fortaleza de una democracia

​Heidegger

La vuelta que propone en su filosofía consiste en preocuparse por la verdad de las cosas, sin manipularlas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris