Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Pandemia   América Latina   Política   Política internacional  

Naciones traicionadas mucho antes de la pandemia

Mucho se habla por estos días de la traición que sufren algunas naciones cuyas autoridades han evidenciado negligencia en el manejo de la pandemia
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
lunes, 28 de junio de 2021, 08:50 h (CET)

En América Latina, una república que pudo ser colosal y no fue, mucho se habla hoy de autoridades irresponsables y corruptas, que han sumido a sus ricos países en una circunstancia lamentable.

Un amigo con quien comparto la pasión por la historia, Federico Franco Cañiza, me expresó por estas fechas su inquietud respecto a ciertas adulteraciones que ha percibido en la historiografía paraguaya.


Muchas de las tergiversaciones, me dijo, son a todas luces malintencionadas. Me refresco la memoria sobre ciertos episodios como las negociaciones para la Paz de la Guerra del Chaco, un conflicto cuya chispa la encendió Wall Street durante la gran depresión norteamericana.


La paz se negociaba sin mayores incidentes en Buenos Aires, con varios países mediadores y bajo presidencia de Estados Unidos, cuando un informe del paraguayo Efraím Cardozo, a fines del año 1937, desató una tormenta en el seno de la Delegación paraguaya.


Ese día el presidente paraguayo Félix Paiva escribió al canciller Zubizarreta, que ”El papel de la Conferencia es el de mediador. No tiene facultad a mi modo de ver de imponer nada. Y si acaso pretende – como parece- presionar a la parte interesada que se cree más débil, no hay que hacer sino aparentar ser fuerte, por lo menos hasta donde sea razonablemente posible, pues no hay duda que en este nuestro caso se nos crea accesible a una presión”.


En diciembre de 1937, el delegado Efraim Cardozo rindió al gobierno un pormenorizado informe de la situación, en ocasión de haberse trasladado a Asunción para entregar la carta del presidente de la Delegación paraguaya, Dr. Zubizarreta.


El extenso informe enfatiza en un párrafo que el punto vital del problema no está en otra parte que en el trazado de la frontera. Lo demás es puramente accesorio y secundario. Sigue: En este punto nuestra decisión fue inflexible, el punto de partida para cualquier negociación tenía que ser la línea de hitos. No cejamos un ápice en ese criterio y recibimos cuanta argumentación se quiso esgrimir para fundar la oposición de los mediadores.


Demostramos que el hecho de estar comprendidas en un mismo pacto – el del 12 de junio del 35 una afirmación de esa declaración doctrinaria y la fijación de la línea de hitos como base de la cesación definitiva de las hostilidades y de todos los derechos soberanos de una y otra parte, manifestaba la perfecta concordancia y conciliación de ambas situaciones, la una jurídica y la otra de hecho.


Así mismo, el informe presentado por el Dr. Cardozo solicitaba que las instrucciones puntualizan que ninguna negociación dirigida a resolver el pleito del Chaco puede perder de vista la situación resultante de la guerra. No se puede permitir que la diplomacia destruya la suma de los sacrificios cruentos e incruentos de nuestro pueblo.


Esta situación constituye un hecho notorio, una realidad ostensible, y las realidades tienen en la vida de las naciones fuerza incontrastable. No es solo una situación de hecho, añadía.


Efraim Cardozo en carta enviada a Félix Paiva dejó escrito que Debemos demostrar que si el pueblo paraguayo aceptó la guerra no lo fue solamente para repeler una agresión, sino también para recuperar un territorio históricamente suyo. Efraim Cardozo había sido el más intransigente enemigo del Acuerdo del 9 de enero de 1937 y su reglamentación sobre el camino internacional Villa Monte - Boyuibe o camino de la Standard oil; al punto que vociferaba desde el diario La Razón de Bs.As …que el ejército paraguayo deberá arriar sus pabellones y retroceder muy atrás de las posiciones históricas RECONQUISTADAS a sangre y fuego, después de tres años de inmensos sacrificios.


Se refería a que el ejército paraguayo, que había vencido militarmente a Bolivia en defensa del Chaco, se vería obligado a retroceder a posiciones tomadas por el Paraguay, y donde veinte mil paraguayos habían caído por defenderlas.


La toponimia de esos parajes que serían obsequiados graciosamente en perjuicio de una nación traicionada no señalaban presencia de aymaraes ni quechuas. Evocan a hermanos de los guaraníes como los chiriguanos: Carandayty, Capirenda, Mandeyapecua, Cururenda, Parapití, Timboy, Ysyprorenda. La historia es cada vez más conocida en Paraguay.


Por el Tratado del 21 de julio de 1938 se aceptó retroceder centenares de Kilómetros y se entregó lisa y llanamente a Bolivia los límites naturales e históricos del Paraguay, después de tres años de inmensos sacrificios. Como lo denunciara Marco Antonio Laconich, se abandonaba a los centinelas paraguayos y a sus mártires caídos y se traicionaba todas las consignas de la guerra. Aún hoy nadie entiende porqué existen en Paraguay calles que llevan el nombre de un río hoy boliviano, el Parapití.


En un conocido discurso, el presidente boliviano Salamanca que fue destituido en plena guerra a doce kilómetros del frente, decía que …No es posible que Bolivia se resigne a ser una nación perpetuamente enclaustrada.. Bolivia tiene en la vertiente oriental de sus montañas grandes riquezas petrolíferas, con varios pozos ya perforados que podrían entrar en inmediata explotación ...Bolivia no puede llevar esos petróleos a la Argentina porque este país, en vista de sus intereses, le cierra el paso con fuertes derechos protectores. El remedio natural y lógico sería el de construir un oleoducto al río Paraguay. Pero allí está la República del Paraguay, detentadora de territorio boliviano, cerrándole también el paso.


Las denuncias coinciden con las palabras de Eusebio Ayala, y del mismo senador Huey Long quien hizo denuncias en el confesionario imperial de Washington. Por si fuera poco, los hechos posteriores dieron absoluta razón a esas palabras. En la hora decisiva, Argentina se desligó del Paraguay por intereses crematísticos de sus fuerzas vivas y no fue el único mediador que devino en negociador.


Brasil extrajo su tajada con un tratado de vinculación ferroviaria de quinientos kilómetros entre Corumbá, Santa Cruz y Sucre.

Los recursos minerales del subsuelo, por supuesto, quedaron por una casualidad muy casual, en manos de quienes habían desatado la guerra. El Senador Huey Long acabò asesinado cuando se lo consideraba presidenciable, pues es bien sabido, solo los muertos ven el final de la guerra.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Trabajo, pasión y sueños que cambian el mundo

Carlos Javier Jarquín ha contribuido a realizar cambios importantes en el mundo de literatura, de la cultura, el arte y el periodismo de innumerables formas

Bajar a Madrid, al Ritz, desde una zapatillas

Nueva Economía Fórum, como primera tribuna política madrileña, tras el verano, ha empezado con cuatro actos

​La II República inspira a la ministra Díaz en derecho premial

Real Decreto por el que se aprueba el reglamento de la medalla y la placa al mérito en el trabajo

Una gobernación muy dañina

España va en caída libre en muchas cosas

Qualia o no qualia

O nos implicamos como personas, o las avalanchas mediocres nos desintegrarán
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris