Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   CAza   Cinegética   Educación  

Educando a niños en la caza

Educando a niños en el matar por diversión
Julio Ortega Fraile
@JOrtegaFr
lunes, 15 de marzo de 2021, 10:54 h (CET)

Niu00f1o

Este pequeño se llama Manuel, tiene 4 años, es hijo de un rehalero onubense y según sabemos, porque nos los cuentan, acompaña a su papá a cazar desde que tenía dos. Otro dato que también conocemos es que desde los dos hasta los siete de edad se desarrolla el pensamiento egocéntrico donde el niño se cree que es el centro del mundo y todo su juicio trasciende desde esta perspectiva. ¿Qué tal entonces, hundiéndose todavía un poco más allá en la inmersión en el pozo de la perversión que es el medio natural del mundo cinegético, alimentar a ese niño en una etapa tan decisiva con un menú bien nutrido de violencia y muertos?


Manuel debería entretenerse con juguetes y no hacerlo entre armas, debería aprender que las vidas se respetan y no que matar es algo divertido. En cambio su padre, que guarda escopetas y cuchillos de caza en la misma casa donde se cría Manuel y que le enseña a sonreír cuando acaba con vidas ajenas, publica orgulloso esta imagen en Club de Caza (sin pixelarla, que eso ha sido cosa mía). ¡Qué tristeza!

Espero que el padre de Manuel no tenga que llorar a su nieto nunca, ni a su nuera y a su hijo como hoy otro padre estará haciendo con ese cazador de El Molar que el martes pasado mató a su mujer, a su hija de diez años y se mató él, y que tal vez si le hubiesen instruido entre libros en las estanterías y no con cabezas de animales en las paredes, si hubiese aprendido a desmontar un Exín Castillos en vez de armas, si formase parte de su acervo educativo que toda vida debe ser respetada, hoy no serían cadáveres ellos tres, ni todos los seres inocentes a los que previamente mató con ese mismo rifle.

Nos echamos las manos a la cabeza por tragedias como la de El Molar mientras seguimos normalizando la educación pervertida de niños como el pequeño y pobre Manuel, sin entender que la no visibilidad de ciertas víctimas es producto de patrones culturales admitidos que acaban por devenir en delito, cuando ya deberían constituir mucho antes un motivo de alerta y poseer esa tipificación, porque la identificación y penalización de aquellos comportamientos ayer tal vez nos evitaría hoy estos muertos.

Una conducta agresiva no es espontanea, se construye, y lo más espantoso es que hasta que no alcanza formalmente la etiqueta de personalidad antisocial ya ha ido dejando un reguero de pistas sangrientas contra las que no sólo se sigue sin hacer nada, sino que encima reciben permisos y subvenciones de la Administración, sino que además las vienen considerando deporte, gestión y libertad, sino todavía que las llaman caza cuando su nombre debería ser crimen y servir de razón para revisar la capacidad de ejercer la patria potestad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Pedro Sánchez, su erótica del poder y sus errores

La derecha sigue en su inoperancia, discutiendo sobre el sexo de los ángeles

Una apuesta de esperanza saludable

“Deberíamos garantizar esa vida sana, tanto corporal como interiormente, que es lo que nos injerta la placidez que todos nos merecemos porque sí; y, por supuesto, en todas los períodos vivientes”

Olor a oveja

Allá por el mes de abril de 2015 el Papa Francisco pidió a los sacerdotes que se impregnaran del “olor a oveja”

Violencia de género

De la violencia contra la mujer únicamente se conoce una ínfima parte

El poder de los números: los defensores del agua se manifiestan contra el oleoducto Línea 3 de Enbridge

¿Cuántos defensores del agua deben ser arrestados antes de que los líderes mundiales se comprometan a tomar medidas para la eliminación de los combustibles fósiles?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris