Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   NASA   Astronomía   Científicos  

Entre la pandemia y el asalto al planeta Marte

Con la cantidad de problemas que tenemos en nuestro mundo a qué viene conquistar Marte
Francisco Rodríguez
miércoles, 3 de marzo de 2021, 15:08 h (CET)

Recuerdo cuando hace más de cincuenta años estábamos pendientes de la llegada a la Luna del cohete Apolo donde quedó una bandera de USA y las huellas de las botas del astronauta Amstrong.

Después se han hecho muchos lanzamientos al espacio pero ahora el objetivo es el planeta Marte.

La NASA, China, Rusia y hasta los Emiratos árabes tienen como objetivo llegar a este planeta y conquistarlo.

La nave Perseverance enviada por los americanos ya ha aterrizado allí con unas imponentes máquinas dispuestas a estudiar si existe agua, vida, ricos minerales o tierras raras. Los otros países quizás también hayan llegado con los mismos objetivos.

Parece chocante que en un tiempo de pandemia en todo nuestro planeta, se emplee tanto dinero en esta aventura y sus problemáticos beneficios que no llegarán a los que lo pasan mal.

Creo que hay mucho que estudiar en nuestra tierra para hacerla más habitable para más gente, como por ejemplo, quién es el autor del universo y quién es el hombre. Seguro que los científicos me hablarán de la evolución, pero no podrán explicarme quien dio el ser a todos los mundos o a una simple bacteria.

Hemos rechazado a Dios para ponernos en su lugar, pero solo hacemos el ridículo. Podemos calcular distancias y velocidades, agujeros negros o bosones de Higgs, pero seguiremos sin la explicación de la realidad del universo, de la realidad de la vida, de nuestra ansia de infinito y la constatación de nuestra pequeñez.

Son patéticos nuestros alardes de sabiduría mientras que tenemos claro que nuestros años terminarán en un suspiro ¿y después qué? Creo que al otro lado de la muerte hay una realidad feliz para quien vivió haciendo el bien y otra realidad pavorosa para quien hizo el mal.

Muchos pensarán que tras la muerte no hay nada y que el destino del criminal y del virtuoso es idéntico. No puede ser que el delincuente y sus víctimas tengan la nada por destino.

Conocer las realidades últimas que nos afectan me parece más importante y necesario que ir a millones de kilómetros para conquistar un planeta vacio o pretender poblarlo como han escrito los novelistas de ciencia-ficción.

Quien hizo el sol, la luna y las estrellas tiene que ser tan poderoso que puede crear la vida en la forma que tenga por conveniente. Los que lleguen en un cohete o desembarquen con máquinas podrán tomar muestras o hacer fotos. ¿Merece todo ello la pena o se trata de distraernos para que nos entretengamos con estas aventuras, mientras hay tanto que hacer en la tierra?

Entre las muchas cosas que sería necesario hacer en la tierra una de ellas es averiguar si la pandemia que padecemos es una cosa fortuita, una imprudencia de laboratorio o si es un crimen ideado por razones económicas o de poder político, por cerebros que quieren efectuar el gran reseteo del planeta, empezar de nuevo para manejarnos a su antojo.

No sé si en la agenda 2030 se contempla el asalto a Marte, pero sí el asalto a nuestra forma de vivir y de pensar.

Frente a tantos sabios y científicos que quieren explicar y conquistar el universo, yo sigo creyendo en Dios Todopoderoso que hizo el cielo y la tierra y en Jesucristo, su único Hijo nuestro Señor.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Calendario de Adviento

Cuidado con esas falsas esperanzas que pueden diluirse con la cruda realidad burocrática

Constitución, parlamentarios, ciudadanos

Los votos son poder, los gobiernos son delegaciones del pueblo

​La Vanguardia, la valedora de la burguesía separatista catalana

Vemos como un medio de comunicación, que en otro tiempo se caracterizó por su objetividad, ha caído en lo más bajo del proselitismo y el sectarismo separatista

Larga vida a nuestra Constitución

Estoy tratando de digerir la rabia y la pena que me causa la decisión de la mesa del Congreso de no invitar a los parlamentarios constituyentes al encuentro

Un poco de historia

Amo a España y sé algo de su historia que hoy comparto con mis lectores
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris