Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Papa Francisco   Cristianismo   Pandemia  

Gracias, Francisco

Con “amor y temblor” recojo esta buena noticia de hoy
Manuel Montes Cleries
lunes, 26 de octubre de 2020, 10:38 h (CET)

Nos ha vuelto a sorprender El Papa Francisco. Con sus palabras ha hecho recuperar las esperanzas en una Iglesia Madre y no madrastra, comprensiva y no inquisidora, de un colectivo marginado e incomprendido por muchos creyentes.

Me refiero a sus palabras reconociendo “el derecho a una familia de las parejas homosexuales”. Continua diciendo: Son hijos de Dios y tienen derecho a gozar de una familia”.

Bravo por Francisco. Ha reconocido los derechos de unos seres humanos. De ese 7% de la sociedad que compone ese colectivo, según indican las estadísticas. En estos tiempos, en los que ya se han podido liberar de la lacra que suponía su persecución por una sociedad hipócrita, que veía la mota en el ojo ajeno, han salido a la luz un montón de personas que han manifestado sus opciones sexuales sin miedo a un posible rechazo.


A lo largo de mi vida he conocido y he convivido, también en mi familia, con buenas personas, creyentes o no, que se sentían rechazados por una parte de la sociedad y de la Iglesia basada en un rechazo frontal al signo de los tiempos. Se emitían juicios terrenales basados en un cristianismo del palo y tentetieso. Ellos, los homosexuales de buena voluntad, en su día salieron del armario. Ya va siendo hora de que los familiares y amigos lo reconozcamos, apreciemos su valentía y nos dejemos de vergüenzas y de tapujos.

El capítulo 25 de San Mateo lo dice claramente. “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí”. Del tema de las tendencias sexuales, ni mencionarlo.

Me han llenado de gran esperanza las palabras del Papa. Me consta que a muchos marginados hasta ahora por sus tendencias sexuales, también. Todo es cuestión de amor. De amor limpio, sin someter al otro ni utilizarlo. Sin ningún tipo de proselitismo ni exhibicionismo, Sin provocar situaciones no deseadas. Gracias Francisco por tu comprensión.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

En Texas, los multimillonarios se elevan al espacio mientras los migrantes mueren debajo al intentar cruzar la frontera

El pueblo de Van Horn fue noticia esta semana por ser el sitio desde donde se lanzó el vuelo espacial privado en el que viajó Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo

A un siglo de un desastre militar en el Rif

Por estas fechas del año 1921, Marruecos fue el escenario de una derrota militar de consecuencias insospechadas

Venciendo la inercia

Por exceso o por defecto, en gran parte practicamos con una inercia que nos anula, por cuanto dejamos de lado ciertas condiciones humanas fundamentales

​Nuevo objetivo gubernamental: la descalificación y desmantelamiento del Poder Judicial

Lo que está sucediendo es que se está atentado directamente contra el Estado de derecho, eje fundamental de toda nación

Los revisionistas franquistas

​Al carecer de argumentos sólidos manifiestan que en la República existían las «Chekas»
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris