Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Pablo Iglesias   Pedro Sánchez   PSOE  

¡Ayúdame a echarlos del Gobierno!

Esa siniestra banda ha besado los escaños, bendecido a Pedro Sánchez, esputado al contrario y justificado una limpieza democrática que no era tal
Jesús  Salamanca
jueves, 13 de agosto de 2020, 10:00 h (CET)

Llevamos años escuchando a Pablo Iglesias esa cantinela de la “casta”. Nos hemos hartado de escuchar eso de la “regeneración”. Pasaban por lo morros de los líderes de los partidos que eran ellos el germen de la “limpieza”. Daban a entender que la bandera de la honestidad solo podían exhibirla y ondearla ellos, Unidas Podemos. Y a pesar de su vinculación venezolana, su reverencia al país de los Ayatolás y la búsqueda y captura que pende sobre algunos líderes podemitas, por parte de Bolivia, Colombia y EE.EE., ya tiene su propia trama “Gürtel”. Ha entrado en su casa: los ha invadido, podrido, imputado y veremos si condenado.

Apoyaron a Sánchez porque decían que el PP había sido imputado por corrupción y apropiación indebida, pero el recurso a la Justicia demostró la metedura de pata del juez de turno. El caso es que el Partido Popular fue exculpado. ¿Alguien ha escuchado pedir perdón a la extrema izquierda que se va a comer los marrones próximos? Hasta han pretendido revolver la pecina del albañal y mezclarlo con la salida de España del emérito; un emérito que puede salir y entrar cuantas veces lo desee. Juan Carlos I no es un huido de la Justicia como lo son Puigdemont, Marta Rovira, Valtónic y otros secuaces golpistas. “Hundidas Podemos”/”Hundidas Pandemias” tiene la corrupción en plena cocina, además de gastos sin justificar, irregularidades contables, sobresueldos, caja B, sobres encubiertos y trapacerías a montones.

Llevo tirando del hilo desde finales de 2018, pero no es a mí a quien corresponde efectuar denuncia. Hoy por hoy, muchos cumplimos con filtrar e iniciar otra investigación. Pero me olía mal desde hace tiempo; sobre todo desde que comprobé que el portal de transparencia de Podemos llevaba tiempo sin actualizar. Ni ingresos ni gastos. ¿Año y medio sin dejar traslucir esos datos, tras airear que eran la quintaesencia de la dignidad, limpieza y ética? Me sonaba a cloacas mal ventiladas. Claro que, cuando escuché que las cloacas les perseguían, pensé que había resurgido el GAL.

No he podido por menos que hacer una peineta a la televisión al escucharlo y he pensado que todo había llegado a buen puerto. ¿Alguien creyó que esta gente era la pureza democrática para España? ¿Y la regeneración y transparencia? Hoy, el sector podemita de Unidas Podemos no es más que un espantajo. Todo cuanto achacaban a la “casta” lo tienen en casa y multiplicado. Me dirán que tienen derecho a la presunción de inocencia y respondo: “¡Naturalmente, como todo el mundo en un país democrático y donde Montesquieu aún no ha sido decapitado!” Pero ahora pregunto yo: “¿Unidas Podemos ha respetado esa misma presunción cuando se trataba de Rajoy o de otros líderes?” Y me respondo: ”¡NO!”.


Precisamente esa misma vara de medir debemos aplicarlos. No van a tener que esperar mucho para conocer lo siguiente, más grave aún. William Barr no va a esperar más y, si se confirma que grupos paramilitares bolivianos cumplirán la “caza y captura” de algunos personajes requeridos por la Corte de ese país, hay que estar despiertos para no perderse nada. José Manuel Calvente, exabogado de Podemos, dispone de mucha más información de la que pensaban en su expartido. Se hunde el mundo podemita y sería el peor momento para cambiar de portavoz en el PP porque Álvarez de Toledo puede ser el esperado azote de estos “ladrones de sueños”.

Recuerden que Pablo Iglesias machacó a Rajoy cuanto pudo, debido a la corrupción en su partido. Le negó el pan y la sal. Ninguneó su presunción de inocencia y recuerdo cuando le esputó aquello de “¡Delincuente!”. Siguiendo el desenlace de eso mismo, el tal Iglesias, hoy vicepresidente del Gobierno, es también un delincuente. No puede continuar en el cargo ni un minuto más. Pedro Sánchez debe suspender sus vacaciones para desinfectar su Gobierno. Hasta hace unos días solo tenía termitas y carcoma tras la crisis sanitaria. Pero hoy debe hacer una desinfección completa de Unidas Podemos y de muchos ministros y ministras socialistas.

Desde el lunes, algunos líderes de Podemos están insultando en las redes sociales para desviar la atención. Echenique, dos veces condenado por fraude laboral, no se lava la boca y echa sapos, culebras… De todo, menos alabanzas. Esa siniestra banda ha besado los escaños, bendecido a Pedro Sánchez, esputado al contrario y justificado una limpieza democrática que no era tal. Ahora se confirma que no eran tan limpios ni tan puros. Eran casta mentirosa, rastrera e inducida. No tengo dudas de que llegaron corrompidos.

A ese burdo montaje del caso “Dina” se añaden ahora otros muy graves delitos de tipo financiero. Estamos, pues, ante una red delictiva. “Hundidas Podemos” ya está imputada por corrupción y no puede seguir en el Gobierno. Hay que reunir el Parlamento mañana mismo. Y, si puede ser esta madrugada, mejor. Cloacas y más cloacas inundan el Gobierno de Pedro Sánchez. Es una prueba de fuego para Pedro. Por si alguien no lo recuerda, quiero dejar constancia de que “esa corrupción fue el principal argumento del PSOE para promover la moción de censura y expulsar al PP del Gobierno”.

Mayúscula hipocresía del plagiador presidente si mira al tendido una vez más y antepone la permanencia en Moncloa a la corrupción que ya pudre a su Gobierno. Podemos no puede ponerse por encima del bien y del mal. Es el momento de exigir limpieza democrática. “La democracia no puede soportar delincuentes a los mandos del Gobiernos”. Eran las palabras de Pablo Iglesias. Y tenía razón. ¿Se acordará? ¡Ayúdame a echarlos del Gobierno!

Comentarios
Casas Viejas 18/ago/20    14:06 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La dignidad de la libertad religiosa

Jaume Catalán Díaz, Girona

​La vuelta al colegio

Juan García, Cáceres

​Y ahora, ’España puede’

Pedro García, Girona

Sin pelear por ti

Ismael López Pozo, León

​La influencia de la pandemia

Jesús D Mez Madrid, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris