Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   VALENCIANO  

“El negro que hablaba valenciano”

Lo peor de poner excusas es que cuando te empeñas en tener razón la tienes, pero no eres feliz
Fabián Villena
viernes, 24 de octubre de 2014, 06:55 h (CET)
Una mañana normal escuché una conversación entre dos niños que cambió mi vida. Por entonces yo vendía zapatos en los mercadillos, y ese día escuché a un niño que le decía a otro: “Anem a vore al negre eixe que parla valencià”.

De repente desperté. El hombre del que estaban hablando era mi amigo senegalés Jimmy. De golpe, encajaron las piezas de mi cabecita. Durante muchos años yo había defendido que no había estudiado porque mis padres no me lo habían puesto fácil, o al menos, no tan fácil como a ellos. Al escuchar a estos niños hablar con asombro de un hombre que no sólo había aprendido hablar castellano, sino que al contrario de lo que hacíamos muchos de los españoles, también había aprendido a hablar valenciano, me hizo despertar.

Una extraña sensación de vergüenza interna recorrió mi cuerpo, yo que me excusaba en “que no me lo habían puesto fácil” me veía abrumado por un argumento irrefutable: un señor de Senegal había dejado todo atrás (familia, amigos, vivienda, etc.), casi sin recursos había levantado su propio negocio, aprendido dos idiomas, y lo mejor de todo, lo hacía con alegría. ¡Cómo podía decir que yo no lo había tenido fácil!

Lo peor de poner excusas, si además lo combinas con ser bueno persuadiendo, es que cuando te empeñas en tener razón la tienes, pero no eres feliz. Y eso era justo lo que me pasaba. Por aquel entonces te podía poner mil argumentos de por qué a mis hermanos le habían puesto más fácil continuar con los estudios, y me pasaba como a Ramoncín, que ganaba todos los debates. Pero lo cierto es que eso no me ayudaba a mejorar mi situación.

Al reparar en la historia de mi risueño amigo, que se dejaba la vida en lograr su sueño y luchar por su familia, me di cuenta que era justo lo mismo que habían hecho mis padres, trabajando desde niños de manera incansable. Tal vez ellos apenas sepan leer y escribir, pero me han enseñado con su ejemplo lo que es trabajar de sol a sol por sus sueños y por su familia. Yo por entonces, era tan idiota que no era capaz de ver lo importante, aquello que no se dice. Tienes un tiempo, una energía y una atención que es limitada, si lo dedicas a poner excusas no podrás dedicarlo en lograr tus sueños. Tú decides, en qué centras tu atención, en aquello que no tienes o en disfrutar de todo lo que te está ofreciendo la vida. Tú decides, y en función de eso, así recibirás.
Noticias relacionadas

Democracia y tecnología: cómo construir un mundo en libertad

Los procesos de cambio que hoy estamos experimentado vienen a ofrecernos retos y riesgos

La diplomacia secreta y el fondo de las relaciones con Marruecos: el Sáhara y Ceuta y Melilla

En la actualidad y salvo en el Sáhara, la diplomacia secreta parece -es secreta- no tener especial relevancia en nuestros contenciosos

Herramientas para combatir el antigitanismo

Se combate en los medios de comunicación

Políticos tontos, maleducados e ignorantes

Pedro Sánchez no dudó en salir a los medios de comunicación para exponer que era una ley progresista y que sería vanguardia, además de imitada en otros muchos países

Bajarse al moro

La enfermiza vanidad de Pedro Sánchez está situando a España al borde del ridículo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris