Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   GOBIERNO   Coronavirus   Crisis   Wuhan  

​Malas calles

Los reproches de la oposición a las actuaciones del gobierno frente a la crisis siguen formando parte de sus discursos y diatribas, pero el matiz del lenguaje que emplean para proclamarlos ya no es el mismo
Francisco J. Caparrós
viernes, 20 de marzo de 2020, 17:27 h (CET)

Las avenidas y bulevares de mi ciudad, así como también las del resto de España, parcialmente desiertas desde la proclamación del estado de alerta a causa del coronavirus, me recuerdan a los decorados urbanos de esos filmes de serie b que recrean, sin esmerarse demasiado en los detalles, un paisaje postapocalíptico poco verosímil. Algunos transeúntes, conscientes o no del despropósito al que contribuyen con su osadía, pasean despreocupadamente como si lo que está aconteciendo no fuese con ellos. De hecho, la policía se ha visto obligada a intervenir en más de una ocasión en estos pocos días que llevamos de cuarentena, amenazando con aplicar sanciones que pueden oscilar entre los cien y los seiscientos mil euros, y realizando alguna que otra detención.

Por suerte, las aglomeraciones en los supermercados de gente desesperada por abastecer de víveres su despensa han ido declinando a lo largo de estos días. Se me antoja que no eran del todo conscientes de que, con su actitud, además de privar de alimentos y otros productos de primera necesidad a quienes por el contario sí han seguido al pie de la letra todas y cada una de las recomendaciones de las autoridades sanitarias, se estaban exponiendo neciamente al contagio de la enfermedad. De hecho, es muy probable que en el fragor de tales avalanchas se haya podido producir más de un contagio por Covid-19, que es el nombre con el que ha bautizado la comunidad científica a la jodida gripe china o neumonía de Wuhan.

Los políticos, que son quienes más deben contribuir al sosiego y la solidaridad, por ahora se están portando bastante bien. Los reproches de la oposición a las actuaciones del gobierno frente a la crisis siguen formando parte de sus discursos y diatribas, pero el matiz del lenguaje que emplean para proclamarlos ya no es el mismo. Así tendría que ser durante toda la legislatura. Después de todo para eso está, entre otras cosas, la oposición: estimular a las autoridades, legítimamente elegidas por sufragio universal, para que no se duerman en los laureles. Si es así nadie, ni el más ponderado, podrá reprocharles nada. El que no entienda eso es que tiene la piel demasiado fina como para pretender dedicarse a la política sin salir escaldado de los enfrentamientos dialécticos que pueden darse entre ellos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Tiempos modernos

Somos testigos de un montón de cambios que nos cuesta mucho trabajo digerir

Enrique Canchola: visibilizar la poesía desde las neurociencias

Su obra se ha convertido en referente imprescindible para los interesados en mirar la poesía desde la óptica del estudio multidisciplinar del cerebro

El caso Puigdemont apesta. El Gobierno cómplice niega su extradición

Quien parece ser el más interesado en que Europa no extradite al prófugo, resulta ser el propio Gobierno español, dirigido por Pedro Sánchez

La sensatez, más necesaria que nunca

Regrese a nuestros oídos la voz de esa gente noble, que une convenientemente en sí notables pulsos interiores, de laboriosidad y cordura, ante la multitud de salvajes desconciertos que nos enturbian

Muchos menos que un club

La realidad de hoy es tan ruinosa para el Barcelona, como para toda Cataluña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris