Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Cataluña   UNIVERSIDADES  

Rectores incompetentes y timoratos de universidades catalanas y otros temas

“Cataluña en su historia ha sido dominadora y dominante” José Varela Ortega
Miguel Massanet
viernes, 1 de noviembre de 2019, 09:52 h (CET)

Cuando vemos la insistencia con la que la ANC (Asamblea Nacional Catalana) quiere justificar “una movilización constante no violenta que debilite al Estado”, como medio de dar “visibilidad” al conflicto catalán ante las instancias internacionales, lo primero que querríamos objetar es que que este añadido de “no violenta” no tiene ningún sentido desde que, los CDR, han tomado parte en todas las algaradas callejeras que, últimamente, se están produciendo a diario en las principales capitales catalanas, como promotores del extremismo separatista catalán que, como resulta evidente, no tienen el carácter pacífico, no violento o meramente reivindicativo que ahora, las instituciones catalanas, se empeñan en hacer parecer como meros hechos puntuales sin importancia. Como diría el castizo ¡a otro con este hueso!


La realidad se ha impuesto y las fotos de los hechos, verdaderamente deleznables, que han tenido lugar en Cataluña, gracias a los modernos medios de comunicación, ya han recorrido todo el mundo y habrán servido para que muchos de los que por ignorancia, inocencia o mala información hubieran considerado que las aspiraciones de los soberanistas catalanes tenían algún fundamento debido a la “opresión” que España ejercía sobre dicha comunidad o al “distinto trato” que el Estado le daba a dicha autonomía respecto al resto. Ahora se habrán dado cuenta de que aquella revolución de las rosas, las risas y el bucolismo con la que intentaron que, en el extranjero, se diera una imagen de bondad y pacifismo; se ha acabado y que lo que se está demostrando es que, ni los catalanes separatistas saben respetar las leyes estatales, ni admiten la imparcialidad de los tribunales democráticos de nuestra nación ni, por supuesto, aceptan presentar sus peticiones a través de los cauces legales establecidos en nuestra Constitución.


Y una vez descartada esta estrategia de reclamación pacífica y reivindicación, a través de los correspondientes mecanismos legales, propios de un Estado de derecho; parece ser que se haya abierto la caja de Pandora, algo de lo que se han ocupado en señor Quim Torra y el presidente del Parlamento Catalán, señor Torrent, un personaje que, al parecer, quiere seguir el mismo rumbo de su antecesora, la señora Forcadell, hoy huésped involuntario de una prisión del Estado español. Así, mientras el señor Pedro Sánchez, presidente en funciones del Gobierno, parece que sigue buscando el apoyo del independentismo catalán, por lo que se ve obligado, a pesar de sus bravatas, a mantener una actitud contemplativa mientras el soberanismo catalán hace todo lo que está en su mano para obligar a España a volver a aplicar el 155 algo que, por supuesto, no entra dentro de los planes de los socialistas, a pocos días de las elecciones y temerosos de que, a pesar de que el señor Tezanos, presidente del CIS, conocido miembro del partido, dispuesto a hacer todo lo que esté en su mano, que por cierto es mucho, para favorecer a los suyos, publicando encuestas que, a juicio de muchos de los que se dedican a estudios estadísticos de intención de voto, da la sensación de que está intentando que sus pronósticos sirvan para desanimar a sus contrincantes electorales y a que, aquellos votantes indecisos se dejen convencer de que es inútil votar al resto de partidos porque el PSOE “no va a tener rival” en los resultados del próximo 10 de noviembre.


Jugada la carta de la exhumación de Franco, un arrastre que quizá tenga dos efectos contrarios, según se trate de votantes de izquierdas o de derechas, a los socialistas parece que se les están agotando la lista de martingalas para inclinar el voto de los españoles cuando, por el contrario, se van confirmando los avisos de que estamos llegando a un estancamiento de la economía que, algunos economistas, ya están presentando como lo que puede ser el anuncio de una nueva crisis que pudiera afectar especialmente, a la vieja Europa, que no olvidemos sigue luchando contra los efectos del brexit británico, un tema que, por mucho que se intenta cerrarlo cuanto antes, no parece que, de momento, su solución esté próxima si hemos de atenernos a los continuas prórrogas que se están produciendo para evitar una ruptura sin acuerdo pero que, sin embargo, mantiene a toda la CE en una situación de stand by que, a la vista está, en nada favorece a la economía europea y mucho menos a la nuestra, que ya da claras señales de cansancio, indicios que ya se están notando en la contratación de personal que, cada mes que pasa, da muestras de ir dando mayores muestras de ir disminuyendo.


Lo que es evidente es que el hecho innegable de que, desde el gobierno, se vaya consintiendo que los alborotos, la alteración de la vida de los barceloneses, los cortes de calles, las huelgas políticas protagonizadas por chavales muy jóvenes pero con la capacidad de alterar nuestro sistema universitario y lo que, todavía, resulta más incomprensible que los rectores de 5 universidades catalanas, incluida la Pompeu y Fabra, se hayan dejado chantajear ( si no que, incluso, hayan fomentado la inasistencia de los universitarios a las clases) permitiendo que, durante días, la universidad haya permanecido cerrada a causa de que grupos de terroristas universitarios se hayan dedicado a impedir, al resto de estudiantes que querían asistir a las clases, la entrada en el espacio universitario.


Y estos individuos soplagaitas que dirigen las universidades catalanas, responsables de la labor de educar y preparar a sus alumnos para que en un futuro fueran capaces de ayudar al resto de ciudadanos desde sus respectivas especialidades; son, precisamente, los que no han tenido inconveniente en permitir que unos descerebrados, manejados políticamente por expertos en causar problemas, les hayan hecho transigir en un tema en el que deberían haber demostrado su respeto por la Ley, cediendo a que, todo el tiempo que los alumnos permanezcan en huelga, sin asistir a las clases, se les tendrá considerado como si hubieran desempeñado con normalidad la labor docente que debían haber recibido de sus catedráticos o profesores universitarios. Una evaluación final y aquí, señores, no pasa nada. Si se han avenido a permitir semejante dislate, nadie puede pensar que, cuando llegue el momento, ninguno de los catedráticos o profesores se va a atrever a suspender a semejante grupo de chantajistas universitarios. Este disparate ha dado lugar a un manifiesto de 800 profesores y catedráticos poniendo el grito en el cielo contra semejante bajada de pantalones.


Es evidente que vamos a tomar nota de estas promociones de estudiantes universitarios (ahora parece que también quieren involucrar en los de enseñanza media) y las empresas también harían bien en tomar precauciones, porque todos estos muchachos que, con tanta cara dura están despilfarrando el dinero de nuestros impuestos, aquellos que el Estado destina a subvencionar a la enseñanza, si por semejantes concesiones consiguen licenciarse en la especialidad universitaria que hayan escogido, van a ser un verdadero peligro para aquellos que decidan confiarles sus asuntos y, ya no hablemos de aquellas carreras como medicina, por ejemplo, en lo que se les confíe a estos matasanos sea la salud nuestra o la de nuestros hijos o demás parientes. Es evidente que uno de estos encapuchados, antisistema, dedicado a poner barricadas, incendiar contenedores o lanzar adoquines a la policía, no será la persona más adecuada para encargarle nuestra seguridad o confiarle nuestros asuntos.


Y mientras la ministra de Hacienda en funciones, señora M.J.Montero, se dedica a preparar a los españoles para lo que nos espera si, como es previsible, los socialistas consiguieran hacerse con el Gobierno del país, con el mayor desenfado anuncia la subida de impuestos, como el de Sociedades, cuando, precisamente todos los indicios son de que se va a producir otro momento difícil para la economía que, quizá no sería tan impactante como lo fue en la crisis del 2008 pero que, sin duda, va a significar un retroceso en la recuperación de la economía española, una de las más perjudicadas por aquella circunstancia, precisamente por la incuria del gobierno de Rodríguez Zapatero que, en su incapacidad manifiesta para dirigir la nación española, estuvo intentando negar que la crisis nos alcanzaría a nosotros; hasta que, ya tarde, se dio cuenta de que nos iba a afectar y mucho; pero ya no había remedio, lo que le obligó a convocar elecciones para que, el señor Rajoy y el PP, les sacaran las castañas del fuego. Pero el pueblo español, cuando se trata de méritos de la derecha, siempre se ha mostrado incapaz de reconocerlo, lo que conduce a que vuelvan a incurrir en los típicos errores de la izquierda, que siempre acaba arruinando los países en los que intenta aplicar sus sistemas obsoletos propios de los soviéticos que, siendo los inventores del comunismo y la lucha de clases, terminaron por tener que reconocer que, si seguían la deriva a la que los llevaba el bolchevismo, la nación no resistiría y caería en default. De ahí la caída del Muro de Berlin y las consecuencias que se derivaron de ello, tanto para la Unión Soviética como para el resto de naciones de la Europa del este.


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tengamos el desagradable presentimiento de que, como no se produzca un milagro y los pronósticos electorales fallen, lo que nos espera son más problemas en Cataluña ( el señor Sánchez ya se ha mostrado propicio a incluir en su programa electoral su antigua propuesta a los separatistas catalanes de intentar modificar la Constitución, para establecer en ella la posibilidad de que se pudiera convertir a la nación española en un Estado plurinacional; un intento que, si llegara a producirse, puede crear graves tensiones entre los españoles y, posiblemente, entrar en una dinámica en la que pudiera resultar difícil, por no decir imposible, que no se vuelvan a reproducir las “dos Españas” de Machado y todos sabemos cómo concluyó todo aquel fárrago de desencuentros, odios, crímenes y asesinatos.


Y una última noticia que demuestra el juego sucio que utiliza el actual gobierno en funciones para intentar conseguir más votos: la Junta electoral ha abierto expediente sancionador a Pedro Sánchez y a Isabel Celaá por utilizar, indebidamente, medios públicos para la campaña electoral del PSOE ¡Ya era hora de que se les parara los pies! Esperemos que no sea tarde.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​El ‘sanchismo’ solo desea romper España

Contabilicen las inmensas tropelías cometidas por este gobierno que tiene como paradigma del buen hacer la exhumación de un cadáver

Desmontando algunos mitos

La democracia ha pasado a ser sierva de los intereses del gran capital

La supuesta supremacía moral de la izquierda

La mentira hoy ha echado raíces en el Gobierno. Pedro Sánchez es el paradigma de la mentira

Sumisiones sorprendentes

Está bien ser responsable y dócil, pero uno también tiene que sentirse libre, para poder volar entre sus corrientes

Pedro Sánchez, clonación de Verres

Los abusos y arbitrariedades de este inicuo sujeto motivaron las famosas Verrinas de Cicerón
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris