Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Pablo Iglesias y la conquista de la inteligencia

Estamos ganando en conciencia ciudadana, educación, compromiso
Mario López
jueves, 4 de julio de 2013, 06:53 h (CET)
Hoy en día es casi imposible sustraerse al conocimiento del inglés. Por muy reacio que uno sea a hablar en otro idioma que no sea el castellano (el román paladino, que es como el personal entiende a su vecino), acabamos por decir “no way”, por no decir “no hay manera”; o “lets go”, por no decir “vámonos”. Así que, sin querer, nos acabamos defendiendo con el inglés y, los que no somos nacionalistas españoles, con el catalán. En definitiva, sin llegar a ser políglotas, una buena parte de los españoles nos podemos hacer entender (sin habérnoslo propuesto) en castellano, inglés y catalán.

Por otra parte, en nuestro país malviven infinidad de paisanos que dominan más de cuatro idiomas. Yo, personalmente, conozco a un mendigo nigeriano que habla con fluidez en castellano (menos), en francés, inglés, alemán, italiano, y varios dialectos de su país de origen. Y, ya digo, es mendigo; no ministro de cultura o presidente del gobierno. Ni siquiera jefe de planta de El Corte Inglés. Simplemente, mendigo.

En la mayoría de los casos, el aprender idiomas viene con el viajar; y, en eso, los emigrantes son los campeones. Quizá no los españoles; conozco al dueño de un restaurante neoyorquino, gallego, que lleva cuarenta años en los Estados Unidos y aún no sabe que significa “my taylor is rich” (entiendo que Assimil ha causado estragos, ¿a quién le puede importar cuan rico es tu sastre?).

Los lameculos mediáticos que defienden con ahínco el esfuerzo y la excelencia, son los que jamás hubieran hecho carrera si se les aplicara la doctrina que tanto exaltan (de boquilla). Además, son los personajes más maleducados y empecinados del espectro mediático. Sirvan como ejemplo Francisco Marhuenda, Alfonso Rojo o el excelso Aznar, que meten ruido, son incapaces de digerir los argumentos del adversario, carecen de argumentos y su historia académica no les daría para más de la asunción de la gerencia de un puesto de pipas en La Latina.

Hoy, estos niños de papa, han dado con un hueso difícil de roer: Pablo Iglesias. Un joven profesor universitario, licenciado en Ciencias Políticas y Derecho, con trece matrículas de honor, un doctorado premiado con sobresaliente cum laude. Un hombre inteligente, exquisitamente respetuoso de sus contertulios, dotado con una enorme paciencia y urbanidad, argumentos, gran acervo. Pero, claro, es de izquierdas.

Este país está cambiando, en muchos aspectos para bien. Estamos ganando en conciencia ciudadana, educación, compromiso. Y, por fin, a través de nuestros televisores podemos conocer la opinión de personas ilustradas, brillantes, educadas, cultas y de izquierdas. En antropología se sabe que el grupo dominante de cualquier comunidad es el que detenta el discurso hegemónico. En democracia, solo con educación, argumentos y conocimiento se debería conseguir esa hegemonía. Los demócratas estamos de enhorabuena, empiezan a concurrir en los medios de comunicación personas de la categoría de Pablo Iglesias.
Comentarios
Mario López 16/jul/13    00:15 h.
Mario López 16/jul/13    00:11 h.
Antonio J. Agüero. 06/jul/13    09:33 h.
Jose Luque 05/jul/13    00:02 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​250 años de la Real y Distinguida Orden de Carlos III

Con la proclamación de la I República en el año 1873, la orden es declarada extinguida y dos años más tarde, en 1875, es restablecida por Alfonso XII

​El Gobierno, desbordado por el correctivo madrileño, pierde los nervios

Sánchez y su ejecutivo, temerosos de los efectos de su debacle en Madrid, se decantan más a la izquierda

Decaimiento y amontonamiento

Pero hay decaimiento, (intentamos entender a los del botellón y la juerga semanal o constante), cuando debería haber alegría por vivir, incluso en esta época nefasta

Generación privilegiada / generación perdida

La sociedad que hemos construido es una degradación de todo

Vivencias de mayores... sin nostalgia

A muchos de mi generación “la espiritualidad de Estado” les fue esculpiendo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris