Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Entrevista   Sandrine Destombes   Autores   Novela  

"Cuando concluyo un capítulo me dejo dos o tres pistas abiertas para seguir escribiendo"

​Sandrine Destombes, escritora. Su novela ‘El doble secreto de la familia Lessage’ se ha convertido en un fenómeno en Francia
Herme Cerezo
martes, 28 de mayo de 2019, 15:30 h (CET)

Sandrine Destombes

Sobre las cinco y media de la tarde, la cafetería del Hotel Reina Victoria está poco concurrida. A esa hora se convierte en un espacio tranquilo, silencioso, muy cómodo para realizar entrevistas. Si la entrevistada, además, escribe género negro, como es el caso, el lugar parece más adecuado todavía.

La luz gris del primer piso nos envuelve cuando me encuentro con Sandrine Destombes (1971), la escritora francesa que voló a la capital del Turia para participar en València Negra 2019 y explicar pormenores de su primera novela publicada en España, ‘El doble secreto de la familia Lessage’ (Les jumeaux de Piolenc), editada por Reservoir Books y galardonada con el Premio VSD/RTL al Mejor Thriller Francés, un concurso literario peculiar que casi exige una escritura en vivo. Con este título, Sandrine ha empezado a arrasar en la lista de libros más vendidos del país galo, un auténtico fenómeno.

La acción se desarrolla en dos espacios temporales, verano de 1989 y verano de 2018, y habla de la desaparición en Piolenc, un tranquilo pueblo del sur de Francia, de dos hermanos mellizos. Casi tres meses después se encuentra el cadáver de la niña, vestida de blanco y con una corona de flores. Después de varios años, el caso se cierra en falso, sin rastro de su hermano. Tres décadas más tarde, vuelven a desaparecer algunos niños en el mismo pueblo. El pánico crece y viejas sospechas renacen entre sus habitantes. Con este telón de fondo, auxiliado por Jakob Gramss, que ofició de traductor, comencé a conversar con Sandrine Destombes.

Es su primera visita a València, Sandrine, ¿qué significa la literatura para usted?

En verdad yo no pensaba escribir y, en mis inicios, no sentía ninguna necesidad de hacerlo. Sin embargo, cuando empecé esta aventura me gustó tanto que me dije que sería una lástima abandonar. Me picó el gusanillo y ahí sigo, peleando.

Lleva seis novelas publicadas, todas policíacas, ¿por qué escogió el género negro para narrar?



Primero, porque es un género que me gusta como lectora y espectadora, igual que el cine negro. Y segundo, porque soy muy observadora y me resultaría muy difícil escribir un libro cualquiera. Me hace falta ese marco, esa estructura que posee la novela negra.

Ha empezado a publicar en España por su quinta novela, ¿van a publicarse también sus anteriores entregas?

No lo sé. La quinta novela obtuvo un premio bastante conocido en Francia, que me permitió conseguir una mayor visibilidad como escritora. En el extranjero se dieron cuenta de ese detalle y decidieron comenzar a partir de ahí.

En francés, el título de la novela es Les jumeaux de Piolenc, (‘Los gemelos de Piolenc’), que aquí se ha traducido de una manera bien distinta, ‘El doble secreto de la familia Lessage’, ¿a qué se debe esta traducción tan libérrima?

En la traducción de la edición italiana han respetado el título original y, por tanto, antes tampoco yo entendía a qué se debía este cambio en la versión española. Según me han explicado, en francés no distinguimos entre gemelos y mellizos, para nosotros es la misma palabra y les llamamos verdaderos y falsos gemelos. Entonces el editor ha optado por modificarlo, porque habrían tenido que traducirlo como Los falsos gemelos, algo que no sonaba bien.

El doble secreto de la familia Lessage

El argumento de su novela guarda parecido con el de la serie ‘True detective 3’, ¿es consciente de ello?

Sí, lo sé, de hecho el libro salió hace un año y ‘True detective 3’ empezó a emitirse dos meses después. Los lectores me comunicaron que había muchos paralelismos y entiendo que sí existen, pero desde mi punto de vista no tiene nada que ver y, si lo tiene, habré de denunciar a los americanos [risas]

‘El doble secreto de la familia Lessage’ está narrado en tercera persona, ¿por qué?

Siempre escribo como si yo fuera la lectora de la novela y me siento más a gusto narrando en tercera. Si uso la primera persona, me cuesta más identificarme y meterme dentro, porque tengo la sensación de que se me impone el punto de vista. Por todo eso prefiero la tercera.

¿Le resulta sencillo contar una historia como esta o el tema le araña por dentro, le afecta y ha de distanciarse?

Sencillo desde luego que no lo es. Cuando escribo, lo hago sobre cosas que me dan miedo y ese miedo lo proyecto fuera, en la novela. Al narrar en tercera persona, como he dicho, consigo tomar distancia y me siento más tranquila.

Ha estructurado el texto en capítulos bastante cortos.

Hay dos motivos para explicar esto. Por un lado, cuando participé en el concurso, sus reglas imponían capítulos muy breves; y, por otro, una vez que ya me encontraba entre los finalistas, tuve tiempo para repasar todo lo que había escrito y me di cuenta de que, si lo hacía así, aportaba un cierto suspense y angustiaba al lector, con lo que conseguía una mayor fidelidad por su parte.

En sus bases, el Premio VSD/RTL al Mejor Thriller Francés exigía colgar cada capítulo en una comunidad literaria. Sin duda, esa forma de escribir condiciona la estructura de la novela y obliga a trabajar con enorme rapidez, ¿no sentía estrés?

Lo que me resultaba estresante era que los plazos de los que disponía eran muy cortos. Cuando empecé, no sabía ni cómo sería el desenlace y eso me obligaba a escribir capítulos con mucha celeridad. Evitaba leer los comentarios de los lectores, para no verme obligada a cambiar cosas.

Finaliza cada capítulo sembrando la duda sobre lo que vendrá después, pero lo hace de un modo propio, diferente del de otros escritores, ¿omitir es una buena fórmula para mantener cautivo al lector?

No me doy cuenta de que lo hago de un modo distinto al de otros autores. Pero puede ser, porque la mayoría de ellos ya saben lo que va a ocurrir a continuación. En mi caso no fue así, yo ignoraba lo que vendría después. En general, cuando concluyo un capítulo me dejo dos o tres pistas abiertas por las que puedo seguir escribiendo. Más tarde, consulto con la almohada y elijo una de esas opciones.

‘El doble secreto de la familia Lessage’ está basado en un hecho real, por tanto, ¿sabía a dónde iba a llegar o le importaba más el viaje durante la escritura?

No conocía el final, como tampoco lo sabía en mis anteriores novelas. Sin duda, lo más importante es el viaje. Si conociera el desenlace me aburriría escribiendo. Habitualmente, me dejo llevar durante dos tercios del libro y, a partir de ahí, me encuentro en el clímax y pienso que debo bajar la intensidad y cerrar la historia. En esos momentos paso una semana terrible y mi marido también [risas], porque me ve pasear arriba y abajo por mi casa.

¿Se le ha rebelado algún personaje mientras escribía?

Bueno, voy descubriendo a mis personajes a medida que avanza la historia y, a veces, alguno de ellos no me aporta las soluciones que necesito y me veo obligada a crear otro. No tengo preferencia por ninguno y los abandono o los creo de nuevo como mejor me conviene.

Dos policías, Jean Wimez y Julien Fabregas, se encargan de la investigación. En su momento, Wimez fracasó con el caso, sin embargo, no entró en depresión. ¿Cómo sobrevive un policía a una frustración de este calibre?

Wimez perdió a su mujer, no guarda relación con el hijo que tiene y vive obsesionado con el caso. En buena lógica no debería ir a cenar con el padre de los dos niños desaparecidos, pero no es capaz de cortar con él porque sigue manteniendo viva la historia en su interior.

A Julien Fabregas, su sucesor, no parece irle mucho mejor y ambos policías colaboran, ¿cómo es la relación que mantienen entre ellos?


La relación es la de un policía veterano, Wimez, que transfiere una metodología de trabajo a su sucesor, manteniéndose en un segundo plano y dando paso a una nueva generación de policías más abierta que la anterior y que dispone de medios de investigación más modernos. Sin embargo, Julien olvida que ha de retrotraerse en el tiempo, porque las desapariciones sucedieron treinta años atrás.


¿La desaparición de dos niños en una gran ciudad tendría la misma repercusión que en un lugar pequeño como Piolenc?


Absolutamente no. Es mucho más interesante que estos hechos sucedan en un pueblo pequeño, donde sus habitantes se conocen, donde se habla del caso durante todo el tiempo y la región entera se paraliza a la espera de su resolución.

Solène y Rafael Lessage son los gemelos desaparecidos. Solène es una niña sexualmente muy precoz, ¿hay muchos ejemplos como ella en la vida real?


Ella es una amalgama de los resultados de todos los estudios que se han hecho al respecto. En su personaje he reunido las características y las relaciones entre hermanos y hermanas, así como la crueldad entre niños. Al mismo tiempo, es el retrato de algo que uno no tiene ganas de ver, pero que es real.


En un momento dato, la madre de Solène y Rafael afirma que «el fruto de mis entrañas está podrido», cuando una mujer dice algo así, significa que su vida ha sido un auténtico calvario.


En esta historia ella no es culpable de nada. Hay personas que nacen malas y que, si pueden hacer el mal, lo harán. Sin embargo, cuando una madre afirma eso se siente como si hubiera alumbrado el Mal con mayúsculas.

Facebook también ocupa un lugar importante en la novela, da miedo pensar en la cantidad de peligros que le acechan hoy a cualquier persona que se asome a una red social.


Sí, tenemos miedo y con razón. A través de las redes hemos abierto la puerta a la gente que lleva odio dentro de sí y, de momento, no tenía valor para expresarlo, pero ahora sí tiene esa posibilidad. Si eso ocurre entre adultos ya es grave, pero si se dirige hacia niños o adolescentes es mucho peor, porque los puede desestabilizar completamente.


Dos preguntas para terminar por hoy. La primera: he leído que no le interesan demasiado los escritores franceses de novela negra, ¿cuáles son sus autores favoritos?


Bueno, hay escritores franceses de novela negra muy buenos y que aprecio mucho. Dependiendo de la época de mi vida, los he seguido más o menos, pero las cosas han cambiado y ahora no los leo tanto. Empecé leyendo autores norteamericanos, después escandinavos y ahora he visto que la literatura de los países mediterráneos tiene muchas cosas en común. Pero en el momento de escribir no sólo me influye la lectura, sino también el cine, los medios de comunicación y la sociedad en general. En realidad, me inspiro en todo y luego lo plasmo en las novelas.


Y la segunda: ¿qué le ha aportado ‘El doble secreto de la familia Lessage’ a Sandrine Destombes? ¿Qué bagaje se lleva de la escritura de la novela?


Hoy tengo más miedo de escribir que antes. Ahora hay más lectores y muchos de ellos albergan grandes expectativas, por eso comparan lo que ya he escrito con mi siguiente título. En este sentido, ‘El doble secreto de la familia Lessage’ se ha convertido en obra de referencia, lo que añade presión a la hora de enfrentarme con nuevas novelas.

«Jean no le quitaba ojo a Victor Lessage, esperando una explicación que no acababa de llegar. Sus antiguos compañeros de la gendarmería de Orange le habían hecho un favor dejándole sentarse enfrente de ese hombre al que conocía desde hacía casi treinta años y que ahora estaba detenido». De este modo comienza el capítulo 1 de ‘El doble secreto de la familia Lessage». Las más de trescientas páginas que le siguen no defraudan en absoluto. Se lo puedo asegurar.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

María Oruña: «La leyenda de los nueve anillos la llevaba mucho tiempo en mi mente»

El frío que campea, victorioso, por la Península Ibérica durante estos días, no le afecta mucho por tanto. «Aquí raramente llega la nieve, apenas la vemos», dice

Invisibilidades: la gran suma de lo propio, lo humano, lo eterno

Muerte y sombra, sombra y llanto, muerte e infinito. El hermanamiento obliga a abrazar la causa, ya terrenal y dividida, que hacemos por rabia nuestra

Álvaro Talarewitz, escritor y galerista madrileño, explora distintos aspectos de la vida en su obra Las estrellas que nos miran

Las estrellas que nos miran es una novela intimista del escritor madrileño Álvaro Talarewitz en donde se exploran conceptos como el amor, la pérdida, la amistad o el sentido de la vida. Álvaro Talarewitz es galerista, y compagina su trabajo como encargado de la galería de arte Ponce+Robles de Madrid con las letras

Luces al anochecer, el libro solidario del Doctor en Medicina Enrique Palomo Atance

Felicitamos al autor por su nueva carrera literaria que, además, convierte también en un acto de generosidad y solidaridad

Andrea Camilleri. Privado de título. Editorial Salamandra

El maestro siciliano nos lleva a recordar los años crudos de un tiempo de riesgo y de lucha contra la dictadura, que hoy descansa en paz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris