Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Pedro Calvo Hernando
Pedro Calvo Hernando
Columna de opinón

Pedro Calvo Hernando
Últimos textos publicados
El tiempo se agota
MADRID, 19 (OTR/PRESS)Uno se sigue preguntando cómo es posible que Estados Unidos pasara hace cuatro años de un presidente como Obama a otro como Trump, que es casi como decir pasar en un instante de lo mejor a lo peor en la historia de ese gran país, por muchas que sean las explicaciones que se han dado desde noviembre de 2.016. Mucho más normal o explicable hubiera sido o seguir en la línea de Obama o incorporar a la Casa Blanca a un personaje que al menos hubiese figurado en una línea de cierto progresismo. Pero se pasó del día a la noche en el trascurso de una jornada electoral y sin que hubiera sucedido en los anteriores cuatro años nada que pudiera servir de explicación o al menos que se acercara levemente a ello.

Seguramente aciertan los que dicen haber comprendido el gravísimo suceso del 6 de enero -el asalto al Capitolio con cinco muertos y una enorme agresión a la democracia- por el hecho de que ya se sabía lo que el trumpismo significaba de verdad, aunque luego vengan o hayan venido todas las explicaciones imaginables, muchas de ellas propias de inteligencias políticas no demasiado brillantes o desarrolladas. Puede decirse que el 6 de enero. corporeiza el hecho político más grave en mucho tiempo, especialmente si nos referimos sobre todo al gran país americano, algo que la derecha extrema no parece entender o no querer entenderlo. Y es que habrá de pasar un tiempo para que ese entendimiento se produzca.

Escribo un poco antes de la jornada del traspaso de poderes y no puedo, claro, juzgar lo que ocurra ese día, por lo que todavía me puedo temer lo peor. Pero aun en el caso de que no haya más drama, lo cierto es que ya lo ha habido bastante como para medir la gravedad política de todo lo sucedido en relación con el gran tema internacional de los comienzoa del año 2.021. Pero espero que no querrá Dios agravar la situación mundial todavía más, cuando sobre todo el planeta se sigue estremeciendo el más que fantasma de la catástrofe vírica a la que no se le ve el final. Todo esto me conduce a subrayar la muy extendida queja sobre todo lo sucedido en relación con las flojedades cometidas por casi todos ante la situación sanitaria.

Estoy convencido de que, en relación con los dos grandes temas que acabo de tocar, se impone, por activa y por pasiva, la precisión absoluta de darles un giro copernicano, centrándome especialmente en el sanitario, que es más tangible y en definitiva más grave y urgente. Han pasado las Navidades y legiones de gentes, en España y fuera de ella, se han reído de la prudencia y del sentido común, como todos hemos visto en los medios informativos, hasta el punto de provocar la más expresiva vergüenza, pero sin que eso haya hecho mella en los transgresores de la sensatez y de algo más grave, pues se ha incurrido frecuentemente a los comportamientos claramente delictivos. ¿Creen los lectores que estoy exagerando?

Lo que también rogaría, esta vez a la clase política directamente, es que rectificaran su comportamiento los que vienen deslizándose por los colchones de la insensatez y del gran riesgo, pues si no lo hacen, y muy pronto, no sabemos a dónde podemos llegar, pues anticipos no nos han faltado, por mucho que los intereses políticos hasta ahora vengan consiguiendo vencer de su lado la balanza. El tiempo se agota y los peligros aumentan, y no quiero dar la impresión de ser un exagerado o un elemento poco razonable. No dejemos que se pase la oportunidad de introducir factores de sensatez y de remedio de los grandes peligros. Antes hoy que mañana, Antes de sea demasiado tarde.

miércoles, 20 de enero de 2021.
 
Tenemos lo que nos faltaba
MADRID, 12 (OTR/PRESS)La expresión "¡Lo que nos faltaba!" se viene repitiendo estos días con ganas en todos los espacios sonoros de este delicioso país. Y es que se ve que la pandemia y demás desgracias no eran suficientes -las historias del rey emérito, entre otras- y el Dios de los cielos tenía que enviarnos este cataclismo atmosférico desconocido aquí desde hace más de medio siglo. Hay quien se consuela con aquello de que no hay que desesperarse pues más se perdió en la guerra de Cuba. Claro, y en la Guerra Mundial...Y todo ello en el borde de salida de unas Navidades verdaderamente inolvidables. Y el Gobierno y la oposición encuentran un espacio más de pelea, como si tuvieran pocos.

Quiero confesar a los lectores que a mí lo que me da es risa con los comentarios y las reacciones de Gobierno, oposición y partidos políticos, tema en el que he encontrado un motivo de diversión, que falta me hace, como supongo que a todo el mundo. Es que a menudo se portan como niños y a mí es que me hacen mucha gracia las salidas de los niños. Pero el aspecto más llevadero de esta historia es el desenfreno de las gentes jugando con la nieve, para lo que usan diversos aditamentos, lo que les acerca a los niños, algo que humaniza mucho, con tal de que no se pasen de la raya y se peguen un trastazo, peligroso, sobre todo porque pueden hacerse algo serio, y ya solo nos faltaba eso...

Está sucediendo como si los espíritus del bien-mal no tuvieran otras cosas en qué entretenerse y así se divierten con los españoles, de forma que esta Navidad y este año se conviertan en inolvidables desde todas las perspectvivas que puedan imaginarse. También entre todos nos están proporcionando la ocasión de sembrar unas experiencias que no olvidemos en toda la vida, algo de agradecer en un mundo normalmente mucho más aburrido. Y hasta puede servirnos a todos de nueva experiencia que nos llene de rastros vitales en los tiempos venideros. Nosotros y los que nos sucedan, todos tendremos una temática que mostrar para darle otro color a nuestras vidas. Y eso no se paga con dinero...

Ahora se supone que volveremos a la normalidad, aunque ya sería una normalidad diferente, enriquecida y en algún aspecto empobrecida, que puede arrastrarnos a unas experiencias vistas con ojos diferentes, que nos ayudarán a crear un gran teatro que nos pasee por la vida y por la historia con nuevo colorido y novísimas sensaciones. Esto nos llevaría a espacios pintados de grandes novedades que vendrán y que agradeceremos con toda nuestra alma, si es que somos capaces de aprovechar las experiencias de esta coyuntura 2020-2021 del todo inolvidable. Bueno, pero el Gobierno, la aposición y los partidos tendrán que saber aprovechar el baño de sabiduría que se les facilita para no defraudarnos.

Algo perderemos también, pero quiero pensar y creer que sobre todo algo ganaremos, si es que sabemos aprovechar estas experiencias y estas lecciones de la vida y de la Historia. Y si no supiéramos hacerlo, peor para nosotros y para todos. Pero creedme que en estos últimos meses yo he ido cayendo en la sensación de que nos espera un mundo nuevo, con sus luces y sus sombras, mundo que nos hará cambiar nuestras vidas, si es que sabemos aprovechar la oportunidad y la experiencia, que son únicas, lo miremos por donde lo miremos y cualesquiera que sean las interpretaciones que creamos que se nos vayan ocurriendo. Y si me fui por las ramas... es que no lo pude evitar. Gracias.

miércoles, 13 de enero de 2021.
 
¿Hasta dónde los 'irresponsables'?
MADRID, 5 (OTR/PRESS) Las Navidades han sido una etapa de incertidumbre y de repetición de las hazañas de los bautizados como "irresponsables" por algunos medios informativos. Al cabo de diez meses ya era hora de que los así llamados ya no hubiesen aparecido en escena para meter tanto la pata y repetir su opción por un comportamiento absolutamente impropio de seres inteligentes o civilizados, como queramos decir. Organizar, por ejemplo, esas fiestas multitudinarias, con lo que estaba y está cayendo, es algo que yo tiendo a interpretar como producto de una mezcla de sentimientos y de deseos efectivamante irresponsables pero también políticamente intencionados y peligrosos para la normalidad política de este país.

Esto que digo ya sé que no se podría jurar pero seguro que si asegurar, pues de lo contrario solo les quedaría a los tales la opción por la mentecatez, aunque eso es en todo caso preferible a la opción por la intencionalidad política de cambiar la situación que mucha gente ataca por activa y por pasiva, pero, eso sí, sin responsabilizarse de nada, sin reconocer ninguna intencionalidad fuera de sus apariencias limpias de polvo y paja. Y todavía no se entiende esa pretendida ignorancia de que sus actuaciones producen unas consecuencias nefastas para los españoles... pero también para ellos mismos, cosa que otro día diré si ya lo he comprendido o no...

Porque explicarlo es muy difícil y a veces solamente queda la salida de "explicar la explicación" con la mente puesta en no se sabe dónde, aunque se sospecha. Lo horroroso de lo que digo es que no veo de momento el camino que conduzca a esas gentes a abandonar esa postura, aunque se sepa con toda seguridad que esos comportamientos conducen sobre todo a una especie de suicidio anticipado, pero no solamente suicidio, ya que puede entrar en el terreno del homicidio. ¿Homicidio cosciente y deseado? Pues no puedo saberlo, y no soy partidario de invenciones horribles. Al menos por el momento. Más tarde, no sé cuánto, quizá sí, aunque desearía equivocarme absolutamente, por razones obvias.

De lo que estoy seguro es de que son los partidos políticos los que, de modo cosciente o no, entran en el terreno de la responsabilidad, ahora que hablamos de "irresponsables". ¿Pero qué partidos? Pues la cosa parece clara, aunque soy el primero en lamentarlo. Someto al lector a un ejercicio de adivinación, algo que a nadie le viene mal, sobre todo si desde un principio se siente cariño por los ejercicios de adivinación, de los que tan necesitados estamos. Por este camino quisiera uno que la caminata condujera políticamente a un examen de conciencia de todos, porque la cosa lo merece o lo exige, pues cuando escribo esta columna la situación sigue siendo horrible y nada asegura que no lo siga siendo, incluso más. Pido a todo el mundo que medite con seriedad y convicción, para que salgamos de ésta entre todos.

Lo que escribo lo hago, al menos esta vez, para ayudar a que las cosas -horribles- cambien, y para ello es preciso tomarse el trabajo de proponérselo de verdad, empezando por el esfuerzo de convicción de la "horribilidad" de las cosas a que me refiero y que tienen que ver directamente con la vida y con la muerte, pero no de unos cuantos mortales, sino de muchos. Es una llamada en serio a los políticos y a los partidos, también a los ciudadanos en general, para que se acerquen del todo a la realidad de lo que sucede y ayuden así a remediar el drama. Así será más fácil salir de esta situación en que estamos, sin lo cual nadie sabe a dónde podría conducirnos. Lo digo totalmente en serio.

miércoles, 6 de enero de 2021.
 
 
El día 6 el Rey debe corregir su error
miércoles, 30 de diciembre de 2020.
 
Las caras de una encuesta
miércoles, 23 de diciembre de 2020.
 
¿Un mensaje trascendente?
miércoles, 16 de diciembre de 2020.
 
Presupuestos y Juan Carlos
miércoles, 9 de diciembre de 2020.
 
Bildu y las víctimas del terrorismo
miércoles, 2 de diciembre de 2020.
 
Por una Semana Santa despejada
miércoles, 25 de noviembre de 2020.
 
¿Qué pasa hasta Navidad?
miércoles, 18 de noviembre de 2020.
 
¿Sueño, realidad, las dos cosas?
miércoles, 11 de noviembre de 2020.
 
La pandemia, cada día peor
miércoles, 4 de noviembre de 2020.
 
Por un gran acuerdo nacional
martes, 27 de octubre de 2020.
 
¿Sabe el PP por dónde se anda?
miércoles, 21 de octubre de 2020.
 
No a la locura colectiva
miércoles, 14 de octubre de 2020.
 
¿Cómo es posible tanta locura?
miércoles, 7 de octubre de 2020.
 
¿Pero qué pasa con la vacuna?
miércoles, 30 de septiembre de 2020.
 
Realismo de Sánchez, esfuerzo de Ayuso
martes, 22 de septiembre de 2020.
 
¿La forma de Estado?: La democracia
miércoles, 16 de septiembre de 2020.
 
Nunca es nunca
miércoles, 9 de septiembre de 2020.
 
La suerte echada está
miércoles, 2 de septiembre de 2020.
 
Futuro con Cayetana o sin ella
miércoles, 26 de agosto de 2020.
 
Mas allá de la infinita mala uva
miércoles, 24 de junio de 2020.
 
Se dice que les va bien...
miércoles, 17 de junio de 2020.
 
Quisiera que en un día pasara un año
miércoles, 10 de junio de 2020.
 
No es una paguita sino un derecho
miércoles, 3 de junio de 2020.
 
Remedio del examen de conciencia
miércoles, 27 de mayo de 2020.
 
Archivo
20/05/2020 Mientras el drama se suaviza
13/05/2020 De la guerra mundial al ejemplo portugués
06/05/2020 De los disparates a las cifras tremendas
29/04/2020 Mayo será decisivo... parece
22/04/2020 Suerte para todos
15/04/2020 ¿Grandeza, generosidad, unidad...?
08/04/2020 Unos pactos, de La Moncloa, como aquéllos
01/04/2020 La vida según Pepe Bono
25/03/2020 Ayudemos de verdad a salir de esta
18/03/2020 Cuando la pesadilla termine
11/03/2020 Por los próximos años
04/03/2020 Si el coronavirus no se desborda...
26/02/2020 ¿Sin vergüenza y sin pavor?
19/02/2020 Ni una sola broma más
12/02/2020 La bajada de tensión
04/02/2020 El error del Brexit
29/01/2020 Sánchez, entre Ábalos y Torra
22/01/2020 El mejor momento de Podemos
15/01/2020 Un desenlace inteligente
08/01/2020 Los peores días de la historia
01/01/2020 2020 como jardín de las delicias
24/12/2019 5 de enero, la fecha más importante
18/12/2019 ¿Qué quiere decir 'nación de naciones'?
11/12/2019 De Rufián a Greta
03/12/2019 La cruzada contra el cambio climático
27/11/2019 España federal, con Cataluña dentro
20/11/2019 Fragmentación española, S.A.
13/11/2019 Tras la gran sorpresa de Pedro y Pablo
06/11/2019 ¿Nos ayudará el Altísimo?
30/10/2019 En pleno desconcierto
23/10/2019 El sueño de la independencia
16/10/2019 El tardío adiós al Valle de los Caídos
09/10/2019 De Rivera al abismo
01/10/2019 Mi temor por el futuro
25/09/2019 Avisadme llegada
18/09/2019 ¿Tezanos se lo inventa todo?
11/09/2019 El hazmerreír y el hazmerrabiar
24/07/2019 No volver a los errores
17/07/2019 Un ejemplo lamentable para España entera
10/07/2019 "Manual de resistencia"
03/07/2019 Una llamada a los líderes
26/06/2019 Ciudadanos y su dinámica de perdición
19/06/2019 Hasta dónde llegará Ciudadanos
12/06/2019 El deterioro de Albert
05/06/2019 Panorama desde Ramón Espinar
29/05/2019 PSOE, gana, PP se salva, Podemos se nubla...
22/05/2019 Días de zozobra y penitencia
15/05/2019 Intereses, bienestar, felicidad...
08/05/2019 No hay tiempo que perder
01/05/2019 ¿Con Rivera, no?
29/04/2019 Triunfa el PSOE, se hunde la derecha
24/04/2019 Dudas, esperanzas, temores...
17/04/2019 El sueño de Pedro Sánchez
10/04/2019 Una derecha desesperada
02/04/2019 Ser Suárez no se hereda
27/03/2019 El regreso de ÉL
20/03/2019 Por un "encuentro de civilizaciones"
13/03/2019 El 8-M todo lo cambia... incluso a Ciudadanos
06/03/2019 La revolución del CIS y la desesperación de la derecha
27/02/2019 Inés, Pedro, Albert o tal vez Pablo, pero Casado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris