Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

El expresidente de Pescanova asegura que la empresa sería rentable gracias a la subida de salmón, rodaballo y langostinos

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 15 de octubre de 2013, 18:08 h (CET)
- Fernández de Sousa afirma que la banca y los auditores conocían la situación real de la empresa



MADRID, 15 (SERVIMEDIA)



El expresidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa aseguró hoy en su declaración como imputado ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que la empresa, con un agujero patrimonial de más de 900 millones de euros, en realidad sería rentable la actualidad gracias a la subida de los precios del salmón, el rodaballo y los langostinos.



Fernández de Sousa, al que se acusa de haber falseado las cuentas de la entidad para ocultar sus dificultades económicas y poder atraer así a los inversores, señaló ante el magistrado que la quiebra de la empresa, que tuvo lugar el pasado mes de marzo, se debió en parte a los bajos precios de los citados productos, según señalaron fuentes jurídicas. El imputado explicó en este sentido en su comparecencia que en la actualidad el salmón ha subido un 80 por ciento, el rodaballo un 120 y los langostinos un 90 por ciento, unas cifras que harían que Pescanova fuese rentable en la actualidad y que los accionistas pudiesen obtener beneficios. “Esto subirá y volverá a cotizar”, ha dicho ante el juez, según explicaron fuentes jurídicas, quienes destacaron el arte de Fernández Sousa para andarse por las ramas.

El expresidente de la entidad, en la extensa declaración que prestó hoy en la Audiencia Nacional, aseguró además que tanto la banca como la auditora BDO conocían la situación real de la empresa. Fernández de Sousa, que dimitió de su puesto en julio, aseguró que los bancos le seguían dando créditos sin pedirle ninguna garantía porque obtenían una rentabilidad alta. Dijo en este sentido que las entidades bancarias tan solo le pedía una “proforma” de factura para concederle créditos.

Al ser preguntado sobre las supuestas facturas falsas emitidas por Pescanova y detectadas por una auditora externa, el imputado dijo que había algunas ‘duplicadas’. Hizo referencia en este apartado al ‘factoraje’ o ‘factoring’, una práctica financiera con la que los bancos abonan a las empresas las facturas que todavía no han sido cobradas.

VENTA DE ACCIONES

El juez Ruz, además de por ocultar la quiebra de la empresa, acusa a Fernández de Sousa de haber vendido sus acciones antes de anunciar públicamente el pasado 28 de febrero los problemas financieros de Pescanova, que tuvo finalmente que recurrir al concurso de acreedores. El expresidente de la sociedad, en concreto, vendió entre el 7 y el 27 de febrero 1.688.518 acciones a precio medio de 16,26 euros, lo que le supuso un ingreso de 27.459.442 euros y con lo que evitó una pérdida 15,6 millones euros.

El imputado, ante las preguntas del fiscal Anticorrupción Juan Pavia, ha negado que la venta de acciones se debiese a una estrategia para deshacerse de sus activos antes de la quiebra y ha asegurado que no se ha tenido en cuenta las participaciones que compró en ese periodo.

Ha dicho en este sentido que compró sus acciones a crédito y a un precio muy alto y que decidió venderlas a partir de enero de 2012, un mes antes de reconocer el agujero de Pescanova, para poder hacer frente a las obligaciones de pago de la empresa y a deudas personales.

DINERO EN EL EXTRANJERO

Fernández de Sousa ha negado asimismo ante Ruz que haya intentado evadir dinero al extranjero. El magistrado le acusó en septiembre de haber abierto a través de su mujer una cuenta en Portugal tan sólo seis días después de su imputación en la Audiencia Nacional y de haber intentado utilizarla a finales de agosto para enviar a China un total de 5,2 millones de dólares (4 millones de euros), una operación que fue detectada y bloqueada por las autoridades financieras portugueses.

El expresidente explicó que cuando Pescanova le devolvió un préstamo de seis millones euros que le había otorgado, estudió la posibilidad de enviar su dinero a Hong Kong porque allí los bancos ofrecen hasta un 12 por ciento de interés para la renta fija. Aseguró además que fue él, y no la policía portuguesa, quien paralizó esta operación.

A Fernández de Sousa se le imputan delitos de falseamiento de información económica-financiera, falseamiento de cuentas anuales, uso de información relevante, estafa y falsedad en documento mercantil.

El juez había citado asimismo a declarar hoy en calidad de imputados a su hijo, Pablo Javier Fernández Andrade, y al exconsejero Jesús García García. Ruz impuso el pasado mes de septiembre a Fernández de Sousa una fianza de responsabilidad civil de 178.856.578 euros.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris