Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Ocho jugadores ciegos participan en el XXXIII Open Internacional de Ajedrez

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 4 de julio de 2013, 14:51 h (CET)
MADRID, 04 (SERVIMEDIA)



Ocho jugadores ciegos o con discapacidad visual grave participan en el XXXIII Open Internacional de Ajedrez de Benasque, que se disputa en esta localidad oscense hasta el próximo 13 de julio.

Según informó este jueves la ONCE, entre los participantes se encuentran dos de los jugadores del equipo español que se alzó con el bronce en el Campeonato del Mundo por Equipos, celebrado el pasado mes de junio en Zaragoza. En concreto, estos ajedrecistas son el tarraconense Gavril Draghici y el madrileño David Zanoletty.

Junto a ellos, estarán también en Benasque los jugadores David Fernández (Vigo), José Luis Ortiz (Cataluña), Roberto Enjuto (Madrid), Óscar Sáez y Nicola Lococo (País Vasco) y Vicente Monmeneu (Valencia).

El Open se disputará por sistema suizo a 10 rondas y el ritmo de juego será de 90 minutos de tiempo final más un incremento de 30 segundos por jugada. Los participantes con discapacidad visual se medirán en abierto, en igualdad de condiciones al resto de competidores sin discapacidad de países de todo el mundo.

El ajedrez es un deporte de larga tradición entre las personas con discapacidad visual, por su facilidad para practicarse de forma integrada en las competiciones con personas videntes.

Para su práctica, los jugadores ciegos necesitan solo algunas adaptaciones en el material de juego, como la del tablero, que tiene los cuadros negros ligeramente más altos que los blancos para hacerlos diferentes al tacto. Además, las piezas negras llevan, en su parte superior, una protuberancia que las distingue de las blancas.

Cada casilla del tablero tiene un orificio en el centro en el que se insertan las piezas a través de un pequeño vástago que llevan en su parte inferior. Mediante este sistema, las manos del jugador pueden tocar todas las piezas sin derribarlas.

Las partidas entre ajedrecistas ciegos se juegan en dos tableros y así, cada uno de los jugadores mueve las piezas en su tablero de modo que, al tocarlas, no moleste ni sea molestado por su contrario. Finalmente, los relojes de ajedrez disponen de un mecanismo de voz con auriculares para acceder al tiempo de juego.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris