Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

El calentamiento global puede afectar a la vida microbiana en los suelos

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 1 de julio de 2013, 16:47 h (CET)
MADRID, 01 (SERVIMEDIA)



Un equipo internacional que estudió costras biológicas de suelo en una amplia zona del suroeste norteamericano ha demostrado que el mantenimiento ecológico de éstas se fundamenta en dos especies de cianobacterias.

En su trabajo, que publica la revista 'Science', los investigadores argumentan que el calentamiento global está provocando una redistribución geográfica de los dos especies, lo que podría desencadenar efectos impredecibles relacionados con la fertilidad de los suelos y la erosión.

Según informa la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), las costras biológicas de suelos son comunidades microbianas especialmente importantes para las tierras áridas. Protegen el suelo de la erosión y contribuyen a la fertilidad de la tierra mediante la fijación de carbono y nitrógeno y la absorción de nutrientes.

El equipo de investigación, coordinado por la Arizona State University, analizó mediante secuenciación de ADN una gran cantidad de muestras de estas costras, recogidas en zonas desérticas de los estados de Oregón, Nuevo México, Utah y California (EEUU).

De este modo, los científicos, entre los que se encuentran Pilar Mateo y Virginia Loza, investigadoras del Departamento de Biología de la UAM, lograron revelar que los organismos más abundantes en las costras biológicas de suelo son dos especies de cianobacterias -microorganismos capaces de realizar fotosíntesis-.

"De estas dos especies depende la alimentación y la energía de las otras miles de especies de microorganismos que pueden llegar a coexistir en una sola pizca de las capas microbianas", apuntan los científicos.

Los investigadores encontraron que una de las dos especies, Microcoleus vaginatus, domina las costras en los desiertos más fríos de la zona estudiada, mientras que la otra, Microcoleus steenstrupii, prevalece en los más cálidos.

"Queríamos saber si habían patrones de distribución geográfica a escala continental", afirma Ferran García-Pichel, profesor de la Facultad de Ciencias de la Vida de la ASU y director de la investigación.

Y añade: "Para nuestra sorpresa, encontramos que dos especies distintas de estos organismos se habían dividido el territorio ordenadamente. Solíamos pensar que una, Microcoleus vaginatus, era la más importante y dominante, pero ahora sabemos que Microcoleus steenstrupii, la otra, es igual de importante, sobre todo en los climas más cálidos".

Tomando en cuenta datos sobre tipos de suelo, química, lluvia, clima y temperatura, los investigadores utilizaron un modelo matemático que mostró cómo la temperatura es la variable que mejor explica esta división geográfica de las dos cianobacterias.

"No sólo nos basamos en una correlación de datos. Además, estudiamos en el laboratorio cultivos de estas dos especies de cianobacterias, confirmando experimentalmente que la temperatura es lo que las mantiene separadas", explica Pilar Mateo, del Departamento de Biología de la UAM.

Según la investigadora, "esto es realmente importante si tenemos en cuenta que actualmente la temperatura en el planeta no es estable debido al calentamiento global. En el suroeste de Estados Unidos, donde realizamos el estudio, los modelos climáticos predicen cerca de un grado de calentamiento por década".

"Utilizando nuestros datos en modelos climáticos actuales, podemos predecir que, en 50 años, la cianobacteria que va mejor en temperaturas más cálidas se moverá hacia las regiones más frías de la zona estudiada. Para entonces, M. steenstrupii podría dominar por completo las cortezas en toda nuestra área de estudio", declara García-Pichel.

Y subraya que, "desafortunadamente, no sabemos mucho acerca de este microorganismo, ni sobre lo que puede pasar en el ecosistema con la ausencia de M. vaginatus".

En el trabajo, los investigadores advierten de que este patrón de segregación por temperatura detectado en Estados Unidos puede ser similar en todo el mundo. Además, consideran que para la especie M. vaginatus no será fácil evolucionar con la suficiente rapidez para tolerar temperaturas más altas.

El equipo hace, por tanto, un llamamiento a otros investigadores del clima para que consideren la variable de estos microorganismos en sus análisis sobre el calentamiento global.

"Nuestro estudio es relevante más allá de la ecología del desierto. Es un ejemplo de que las distribuciones microbianas y la distribución de sus hábitats pueden verse afectados por el cambio climático, algo que hemos sabido por mucho tiempo para las plantas y los animales. Ahora no podemos dejar de lado tampoco los microorganismos en nuestras consideraciones", enfatiza García-Pichel.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris