Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Wert reitera que "el 6,5 no es una exigencia exagerada" para una beca universitaria

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 24 de junio de 2013, 12:00 h (CET)
MADRID, 24 (SERVIMEDIA)



El ministro de Educación, José Ignacio Wert, defendió este lunes los nuevos requisitos académicos que su departamento quiere introducir de cara a la obtención de una beca universitaria el próximo curso, que supondrán que, además de cumplir con los umbrales de renta familiar, los estudiantes deberán acreditar una media de 6,5 en el acceso a la universidad. A la hora de renovarla habrán de aprobar el 100% de los créditos matriculados (un 85% en las carreras técnicas).





Durante una entrevista en TVE recogida por Servimedia, Wert subrayó que “el famoso 6,5 no es una exigencia exagerada”, en respuesta a quienes tachan de “elitista” al proyecto de este Real Decreto de Becas.

Según destacó, el 6,5 está por debajo del rendimiento medio de los universitarios españoles (próximo al 7), por lo que “en ningún momento estamos hablando de becas de excelencia”.

Este curso ya se introdujeron requisitos de rendimiento (un 5,5 en el acceso para las becas) y el resultado fue que estas se concedieron en mayor número en “las carreras más exigentes”, aseguró Wert.

Además, prosiguió, a muchos de estos becarios “se les paga por estudiar”, con lo que es lógico exigir cierto “rendimiento ante el esfuerzo tan grande que hace la sociedad”.

Sí reconoció Wert que los estudios universitarios están subvencionados en un 70% para el conjunto de la población, y que de ahí podría deducirse que esa ayuda beneficia a todos por igual mientras que a los becarios se les exige más.

Sin embargo, puntualizó, salvo a los perceptores por debajo del umbral más alto (38.000 euros anuales para una familia de cuatro miembros) y que están exentos de pagar las tasas de matrícula, los becarios en niveles inferiores reciben “una compensación económica por el coste de oportunidad de estudiar en lugar de trabajar”.

Dicha ayuda viene a compensar lo que el alumno y su propio entorno familiar dejan de percibir para que (el joven) estudie, subrayó Wert, quien se mostró favorable a esta medida.

No obstante, recalcó que las “becas “son parte fundamental de la política educativa y no de la política social”, esto es, que no se pueden equiparar a conceptos como la Renta Mínima de Inserción.

De ahí que desde el Ministerio se “intenten orientar para transmitir el mensaje y la señalización que nos interesa”, afirmó Wert, tras estimar que hasta este curso una beca salario sumada a las ayudas por movilidad, compra de material y otros conceptos podría ascender a casi 8.000 euros.

A su juicio, sí es posible que “algún alumno con pocos recursos y que se haya esforzado pierda la beca por estas nuevas exigencias, pero en tal caso “habría que preguntarse si ha escogido la vía adecuada”.

El ministro indicó además que, a diferencia de lo que ocurre con el abandono escolar temprano, la tasa de población en la universidad de España ya alcanza los objetivos marcados por la UE, por lo que la reconsideración que prometió para las becas de Bachillerato no “aplica al caso de la universidad”.

En su opinión, “existe una malformación en la pirámide demográfica” en cuanto a la composición del estudiantado en España, donde no faltan alumnos en Bachillerato y en la universidad, pero sí y muchos en Formación Profesional, y “es ahí donde debemos encaminarlos”.

SOBRAN TÍTULOS, NO UNIVERSIDADES

El titular de Educación resaltó que el principal problema de la universidad en España no es su número, sino “la dispersión y la falta de especialización”.

La media de alumnos por universidad está dentro de los parámetros europeos, pero “nuestras universidades tienen una vocacióng generalista que no es viable”, declaró.

De hecho, el 33% de los grados en España tienen una matrícula inferior a los 50 alumnos por curso, apuntó, por lo que además es muy difícil que una universidad en su conjunto destaque así en los ranking internacionales, que están muy centrados en investigación.

Hay más de 2.500 grados acreditados y lo mismo sucede con los másters y los doctorados”, y esto “no tiene ningún sentido”, concluyó.



Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris